Skip to main content

La individualidad de Caballero Luna augura un nuevo y brillante futuro para Marvel

El Caballero Luna se queda solo tras golpear a algunos enemigos en su serie de Marvel
El Caballero Luna se queda solo tras golpear a algunos enemigos en su serie de Marvel (Crédito de imagen: Marvel Studios)

A continuación, muchos spoilers de los episodios 1 a 4 de Caballero Luna.

Las primeras 22 películas del Universo Cinematográfico Marvel se encuentran entre los logros más impresionantes del cine del siglo XXI. Hubo altibajos en el camino, por supuesto, nadie pone a Capitana Marvel o Thor: El mundo oscuro en sus listas de mejores películas de la historia. Pero la forma en que el jefe de la franquicia, Kevin Feige, reunió a todos esos superhéroes en una continuidad coherente fue una clase magistral de planificación y ejecución.

Por desgracia, las cosas no han sido lo mismo desde que los héroes más poderosos de la Tierra frustraron a Thanos y resucitaron a las víctimas de ese infame chasquido de dedos. Con la desaparición de Iron Man y el Capitán América (el original), las Gemas del Infinito relegadas a la historia y la sensación de que la Fase 4 se está preparando para otro final épico (sabíamos que Infinity War iba a llegar media década antes del estreno de esa película), la interconectividad que una vez fue el punto de venta único de la franquicia estaba empezando a sentirse como una piedra de molino alrededor de su cuello.

Entonces entró en escena Caballero Luna. Puede que la última aventura de Marvel Studios en Disney+ no sea la mejor de sus propuestas televisivas en opinión de todo el mundo (aunque a nosotros nos ha gustado mucho), pero la voluntad de la serie de subvertir la fórmula establecida del UCM desde hace tiempo sugiere un futuro brillante para la longeva saga. Al igual que Bruja Escarlata y Visión, Caballero Luna ha tomado algunas decisiones narrativas realmente atrevidas, pero también cuenta con un elenco de personajes totalmente desconocido, un tono propio y (hasta el episodio 4, al menos) un aislamiento casi total del UCM más amplio. Así que, ¿podría ser esta la próxima fórmula de Marvel?

Superando los límites

Steven Grant es un protagonista de Marvel diferente a todos los que hemos visto antes.

Steven Grant es un protagonista de Marvel diferente a todos los que hemos visto antes. (Image credit: Marvel Studios/Disney Plus)

Cuando Marvel Studios empezó a hacer sus propias películas en el 2008, algunos expresaron su preocupación por el hecho de que Iron Man fuera un personaje de serie B de los cómics para encabezar una franquicia de éxito. Eso a pesar de que debutó a principios de los años 60, cuando Stan Lee, Jack Kirby y Steve Ditko creaban iconos de superhéroes por diversión.

Cientos de millones de dólares en taquilla demostraron rápidamente que esa suposición era errónea, y Marvel ha convertido posteriormente a personajes menos conocidos como los Guardianes de la Galaxia en superestrellas. Sin embargo, pocos titulares posteriores de Marvel han sido tan oscuros como Caballero Luna, un vigilante enmascarado con trastorno de identidad disociativo, que obtiene sus habilidades sobrehumanas directamente de un dios egipcio.

Si Marvel hubiera optado por un enfoque más seguro, habría dado a Caballero Luna su primera aparición en la película o serie de televisión de otro personaje, al igual que Eco tuvo su debut en la pantalla en Ojo de Halcón antes de su propio spin-off de Disney+. En lugar de eso, han lanzado a Marc Spector/Steven Grant (interpretado de forma brillante por Oscar Isaac) en el por la vía difícil, sin ninguna cara conocida de Marvel para ayudar con las introducciones.

Caballero Luna ni siquiera nos ofrece la cómoda manta (también conocida como el último cliché de los superhéroes) de una historia de origen. De hecho, el primer episodio acepta el hecho de que está abriendo nuevos caminos para Marvel, dejando intencionadamente enormes agujeros en la narrativa donde la personalidad del tímido trabajador de la tienda de regalos del museo Steven Grant deja paso a la del mercenario Marc Spector. Se trata de una narración original y enérgica, que deja que tanto los personajes como el público descubran las cosas juntos.

Sí, el esquema de vigilante enmascarado de Caballero Luna se ha visto en las historias de superhéroes desde siempre, pero los héroes de Marvel (con la excepción de Hulk) suelen ser la misma persona tanto si llevan traje como si no. Sin embargo, Caballero Luna da un giro a las convenciones al ofrecernos cuatro personajes distintos (Marc, Steven, Moon Knight y Mr Knight), que discuten y no comparten necesariamente los mismos objetivos. Si a esto le añadimos la presencia del dios de la luna Khonshu, las reglas tradicionales de los superhéroes dejan de ser válidas.

De hecho, aunque Caballero Luna tiene el brillo de una superproducción de gran presupuesto que tradicionalmente se asocia con Marvel, también está expandiendo los límites narrativos más allá de cualquiera de sus predecesores (con la posible excepción de Bruja Escarlata y Visión). El final del episodio 4, en el que Marc y Steven son sacados de su realidad para encontrarse cara a cara en un hospital psiquiátrico, es un giro realmente impactante, que comparte más ADN con el desafiante y extraño spin-off de los X-Men, Legión, que con un cómic de acción estándar. Y, aunque los primeros pasos de Marvel en el multiverso con WandaVision, Loki y Spider-Man: No Way Home marcaron un territorio nuevo y atrevido para la franquicia, ninguno de ellos está tan fuera de lugar como el último giro de "¿qué es la realidad?" de la serie que nos ocupa.

En solitario

Marc y Steven

Dos Oscar Isaacs por el precio de uno en el gran giro del episodio 4. (Image credit: Marvel Studios/Disney Plus)

Es más fácil ser radical, por supuesto, cuando tus guionistas y directores no se ven desviados por la continuidad más amplia del UCM. Caballero Luna es, sin duda, la primera historia independiente de Marvel desde Ant-Man, y hasta ahora se ha beneficiado del hecho de que el arco argumental de Spector y Grant tiene un principio, un nudo y (esperamos) un desenlace definitivos.

Y con toda la brillantez de Marvel en los últimos 14 años, eso tiene que ser un desarrollo bienvenido. Pocos podrían argumentar que la fórmula del UCM está rota: una de las razones por las que es la franquicia cinematográfica más exitosa de la historia es que sabes, más o menos, lo que te va a dar. Pero toda receta segura para el éxito tiene una fecha de caducidad, un punto en el que algo que antes era fresco y nuevo se vuelve cansado y repetitivo.

Marvel aún no ha llegado a ese punto, pero, con la Fase 4 luchando por alcanzar las cotas de su predecesora, este es el momento perfecto para experimentar y probar algo nuevo. A pesar de sus escarceos con otros géneros (la ópera espacial de Guardianes de la Galaxia, el thriller político de Capitán América, la trama de atracos de Ant-Man), las 27 películas y las cuatro series de televisión anteriores del UCM han tenido una notable consistencia de tono, una mezcla de acción, trama inteligente e ingenio que se originó en la primera película de Iron Man. Pero a medida que pasa el tiempo, esa uniformidad es cada vez menos deseable.

Resulta irónico, por tanto, que tras una década en la que todas las compañías cinematográficas han intentado imitar el exitoso modelo de universo compartido de Marvel, Caballero Luna insinúe que el UCM podría tomar notas de DC, donde se permite a los superhéroes actuar con un poco más de independencia.

A Feige y compañía no se les escapa que la calidad de la producción de la Distinguida Competencia subió de nivel cuando Wonder Woman, Aquaman y Shazam abrazaron sus propias fortalezas individuales, en lugar de intentar encajar en el oscuro y lúgubre modelo que habían establecido Man of Steel y Batman v Superman: Dawn of Justice.

Este enfoque más libre también ha permitido a DC dirigirse a diferentes públicos, ya que el Joker y el Escuadrón Suicida, centrados en los adultos, se han sentado cómodamente junto a sus compañeros más aptos para los niños. La clasificación por edades de "Moon Knight" deja claro el hecho de que no es necesariamente adecuada para un fan de Spiderman de 10 años, al tiempo que prepara el camino para que el malhablado de Deadpool haga su tan esperada entrada en el UCM (¡eso va a ser la h*****!).

A través del multiverso

Tawaret

¿Un dios hipopótamo que habla? Eso no lo viste en Iron Man, ¿eh? (Image credit: Marvel Studios/Disney Plus)

Y quizás nosotros, el público, necesitamos más historias independientes como Caballero Luna. A medida que el universo de Feige se expande a su mayor ritmo (en los 16 meses transcurridos desde el debut de Bruja Escarlata y Visión hemos tenido más minutos de la Fase 4 que de la Fase 3 en su totalidad), el mero hecho de mantenerse al día con todas las películas y series de televisión de Marvel se está convirtiendo en una tarea cada vez más compleja. Si añadimos el naciente multiverso (que está a punto de hacerse aún más grande en la próxima Doctor Strange 2), nos encontramos con niveles de complejidad narrativa raramente vistos en una franquicia de entretenimiento masivo. Incluso la laberíntica trama de Juego de Tronos no tiene nada que ver con el UCM.

Por suerte, Caballero Luna ha demostrado que Marvel puede seguir siendo Marvel sin depender de su vasta e interconectada continuidad. El UCM puede ser una hazaña de ingeniosa complejidad, pero a veces es mejor dejar que un héroe encuentre su propio camino. Aunque, si la serie acaba creando un spin-off de Hijos de la Medianoche, por supuesto, no nos vamos a quejar.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de