Skip to main content

Apple por fin lo ha conseguido: los fabricantes de portátiles Windows tiemblan ante la llegada de los MacBook con M2

Un MacBook Pro de 13 pulgadas con la tapa cerrada
(Crédito de imagen: Future)

Nosotros estamos emocionados y tenemos grandes esperanzas en el recién estrenado chip M2 (opens in new tab)de Apple, que es el que llevan los nuevos MacBooks, pero parece que para las empresas rivales es un motivo de preocupación, ya que se ven venir que los nuevos portátiles de Apple van hacer que se reduzcan los beneficios del mercado de los portátiles con Windows (opens in new tab) que equipan procesadores Intel.

Según ha informado MacRumors (opens in new tab), esta información procede de fuentes de la industria citadas por Digitimes (opens in new tab), que afirman que la actual generación de MacBooks  ha llegado al punto que los fabricantes de portátiles Windows mas temían: finalmente, el precio que tienen, y el rendimiento que ofrecen, los portátiles de Apple es el ideal para atraer a todos esos consumidores que hasta ahora se sentían reacios a comprarse un Mac.

Según afirma el informe: "Un vendedor de portátiles Windows con procesadores Intel ha dicho que el precio que se vende el MacBook Air hará que destaque por encima de otros portátiles de gama alta. Las mejoras del procesador M2, las cámaras y el chasis renovado, sitúan el ligero aumento de precio del nuevo MacBook Air dentro de un rango aceptable para los consumidores".

La comparación de precios es algo que aquí en TechRadar ya hemos estado comentando desde que el anterior MacBook Air (opens in new tab) y el MacBook Pro de 13 pulgadas (opens in new tab) salieron al mercado con chip M1 en 2020. Por ejemplo, el Dell XPS 13 de 2020 (opens in new tab), que es un portátil Windows de gama alta, se puso a la venta por un precio que partía de 1.499€, y contaba con procesador Intel Core i5 de 10ª generación, 8GB de RAM y una 256GB de almacenamiento SSD.

Y claro, el MacBook Air con M1 se lanzó en su momento por 1.129€, y encima ahora el precio bajará más todavía por el lanzamiento del nuevo MacBook Air con M2 (opens in new tab). Esto significa que las alternativas de Windows a precios similares están en peligro si no son capaces de competir con lo que ofrece Apple. 

Por otro lado, también hay cierta preocupación ya que es muy posible que la crisis económica haga que las cifras de ventas caigan en picado, ya que la inflación y el coste de la vida no paran de aumentar. Sin embargo, esto no algo que vaya a afectar solo a los fabricantes de portátiles Windows, ya que es poco probable que la gente se gaste el dinero en tecnología cara en los difíciles tiempos que corren.


El éxito también dependerá de la disponibilidad

El Apple MacBook Pro de 13 pulgadas (2022) visto por delante

(Image credit: Apple)

No hay que olvidar que Apple todavía se enfrenta a un gran problema debido a la crisis en la cadena de suministros que surgió a raíz de que las fábricas en China cerraran por el Covid, lo que obligó a parar las líneas de producción. 

Ya hemos visto que algunos modelos del MacBook Pro de 14 pulgadas (2021) (opens in new tab) y del MacBook Pro de 16 pulgadas (2021) sufren de problemas de disponibilidad y se han vuelto difíciles de comprar. Ahora mismo, las estimaciones son que los envíos de nuevos pedidos no se completarán hasta bien entrado el mes de agosto. Por otro lado, también hay rumores de que el recién lanzado MacBook Pro de 13 pulgadas (opens in new tab)con chip M2 también se verá afectado por los retrasos de producción.

Esto hace que el MacBook Air M2 se vea en un pequeño aprieto. Hay dos situaciones posibles: o bien el suministro del resto de Macs se ha limitado para reservar todas las fuerzas para hacer frente a la esperada popularidad y demanda del MacBook Air (al fin y al cabo, es el portátil de Apple más asequible), o bien el MacBook Air con M2 se enfrentará a los mismos problemas de suministro limitando su disponibilidad.

Apple también ha expresado su propia preocupación de que los problemas de suministro sigan afectando a sus productos a lo largo de todo lo que queda de 2022, y por lo tanto, que prácticamente todos sus modelos de Macs se sigan viendo afectados por retrasos en los envíos. Esto podría costarle a la compañía ni más ni menos que entre 4.000 y 8.000 millones de dólares. Está claro: Apple no puede suponer una gran amenaza para los portátiles con Windows si no tienen unidades suficientes para vender.

A Apple no le queda otra que enfocar todos sus esfuerzos en arreglar su cadena de suministros, y no solo nos referimos a que sean capaces de enviar los Macs que compre la gente, sino también deberán esforzarse en tranquilizar a su base de fans y dejarles claro que podrán seguir recibiendo los productos de la compañía, incluso ahora que la cantidad de consumidores interesados podría aumentarse por incorporar a compradores que hasta ahora optaban por portátiles con Windows. 

De lo contrario, Apple podría perder ventas, que se irían a empresas de la competencia que no tienen lista de espera.

Anastasia Lazaridis
Anastasia Lazaridis

Soy ingeniera informática y editora del equipo de TechRadar España. Me gusta todo tipo de tecnología, pero los ordenadores son mis dispositivos preferidos. Además de escribir sobre ellos me encanta arreglarlos, al fin y al cabo, pueden llegar a estar tan locos como yo.

Aportaciones de