Skip to main content

¿Estás pensando en comprarte el MacBook Pro con M2? Deberías tener en cuenta que su SSD es más lento

MacBook Pro 13 pulgadas con M2 encima de un escritorio
(Crédito de imagen: Future)

Que quede claro: estamos entusiasmados con el nuevo MacBook Pro (opens in new tab), que equipa la segunda generación del chip de Apple. El chip M2 (opens in new tab)ofrece mucha potencia, un gran rendimiento y una eficiencia excelente, y supera con creces al M1 de la generación anterior en casi todas las áreas (aunque no al M1 Max y al M1 Ultra (opens in new tab)).

Pero si estás pensando en comprar la configuración básica del MacBook Pro M2 de 13 pulgadas, que viene con 256GB de almacenamiento SSD, tal vez quieras pensártelo dos veces.

Los YouTubers Max Tech (opens in new tab) y Created Tech (opens in new tab) han realizado unas pruebas para los modelos básicos del MacBook Pro M2 y del M1, y han descubierto que la unidad SSD de la versión M2 es más lenta; de hecho, mucho más lenta, según parece.

Max Tech puso a prueba los portátiles con el Test de Velocidad de discos de Blackmagic, un típico benchmark (programa de análisis) que sirve para evaluar la velocidad del almacenamiento en dispositivos que ejecutan macOS. Y los resultados fueron bastante alarmantes: resulta que el SSD de 256GB del MacBook Pro con M2 es mucho más lento que en la versión anterior del portátil con M1, y cuando decimos más lento, nos referimos tanto a la velocidad de lectura como a la de escritura. 

Concretamente, la velocidad de lectura alcanzada por el SSD del MacBook Pro M2 resultó ser hasta un increíble 50% más lenta, y la velocidad de escritura alrededor de un 30% menor. Aquí tienes un listado con las velocidades exactas de la prueba:

  • MacBook Pro con M1 y SSD de 256GB - Velocidad de lectura: 2,900 MB/s
  • MacBook Pro con M2 y SSD de 256GB - Velocidad de lectura: 1,446 MB/s
  • MacBook Pro con M1 y SSD de 256GB - Velocidad de escritura: 2,215 MB/s
  • MacBook Pro con M2 y SSD de 256GB - Velocidad de escritura: 1,463 MB/s

Entonces, ¿cómo puede ser que el SSD de 256GB del nuevo MacBook Pro con M2 sea tanto lento en comparación con el del MacBook Pro con M1? La respuesta se encuentra al abrir el chasis del nuevo portátil y mirar los componentes: resulta que si bien en la versión con M1 se usan dos chips NAND de 128GB que se ejecutan en paralelo, en la nueva versión se usa un solo chip de 256GB.

El formato dual-NAND permite alcanzar mayores velocidades a los chips, y de ahí la diferencia en el rendimiento de los dos modelos. No está muy claro por qué Apple ha tomado la decisión de cambiar este aspecto del diseño, pero la explicación más plausible es que al usar un solo chip NAND, ahorren costes de producción. También es importante señalar que parece que las configuraciones con más almacenamiento del nuevo MacBook Pro con M2 no parecen verse afectadas por ese problema, por lo que en esos, la velocidad no se ha reducido.


¿Es esto un problema real para el MacBook Pro con M2?

Antes que nada, que quede clara una cosa: aunque sean más lentas que en el otro modelo, las velocidades alcanzadas por el SSD de 256GB del MacBook Pro con M2 siguen siendo tremendamente rápidas, y superan con creces a lo que puede alcanzar un disco HDD (o un SSD SATA de 2.5 pulgadas). Para cualquiera que no pretenda pasarse el día transfiriendo archivos enormes, esta reducción en la velocidad no debería suponer un problema.

Aun así, hay algo que hay que tener en cuenta. Los MacBooks pueden usar el disco SSD como una "RAM virtual", para ayudar en el rendimiento cuando la propia RAM está rindiendo ya al 100% y no dé para más. En este caso, el disco de 256GB del MacBook Pro con M2 limitará un poco más la velocidad de esa RAM virtual, que los discos de más capacidad de otras configuraciones del MacBook Pro con M2.

Esto quiere decir que si ejecutas programas muy exigentes a nivel de memoria, esto podría suponer una caída notable del rendimiento. Nos parece un poco mal que Apple haya hecho este cambio de forma tan silenciosa, sin comentarlo abiertamente, y más teniendo en cuenta que las unidades del nuevo MacBook Pro con M2 que han enviado a los medios para los análisis es el que cuenta con el SSD de 1TB, el cual no se ve afectado por este problema.

La configuración del MacBook Pro de 13 pulgadas con M2 que cuenta con 256GB de SSD tiene un precio de 1.619€, mientras que la siguiente, que cuenta con 512GB, ya pasa a costar 1.849€, lo cual son 230€ de diferencia, que no es poco. Pero si pagando eso te aseguras de que las menores velocidades del disco no te afecten, pues tal vez sea la opción más inteligente.

Ahora solo nos queda la duda de si el modelo con 256GB del nuevo MacBook Air (opens in new tab)presenta el mismo problema, habrá que comprobarlo.

Anastasia Lazaridis
Anastasia Lazaridis

Soy ingeniera informática y editora del equipo de TechRadar España. Me gusta todo tipo de tecnología, pero los ordenadores son mis dispositivos preferidos. Además de escribir sobre ellos me encanta arreglarlos, al fin y al cabo, pueden llegar a estar tan locos como yo.

Aportaciones de