Por qué es improbable que la PS5 Pro llegue en el 2023

PS5 console
(Crédito de imagen: Sony)

Cada vez son más los rumores que apuntan a un posible lanzamiento de la PS5 Pro en el 2023. Sin embargo, dado que solo han pasado dos años desde la primera versión de la consola, es poco probable que veamos el lanzamiento de la actualización de la consola hasta dentro de un tiempo. 

Aunque estoy seguro de que no habrá una PS5 Pro en el 2023, eso no significa que no veamos un nuevo modelo de PlayStation en los próximos 12 meses. La PS5 Slim parece mucho más posible que un modelo actualizado. Una PS5 Pro, que sería más potente que la consola base, requeriría un nuevo hardware para funcionar, en lugar de la tarea comparativamente más sencilla de reducir los componentes de una consola de tres años de antigüedad. 

La PS5 salió a la venta por primera vez en noviembre del 2020 y vendió más de 25 millones de unidades, a pesar de que las reposiciones de PS5 han sido irregulares en los últimos dos años. El sistema sigue siendo increíblemente popular por sus juegos exclusivos y su hardware más que decente. En pocas palabras, los títulos se ven y se ejecutan muy bien en el sistema en la gran mayoría de los casos. 

Aunque la PS5 se lanzó en noviembre del 2020 y es probable que se produzca una actualización de hardware, no podemos mirar a las generaciones anteriores de consolas como un buen indicador de cuándo lanzará Sony la PS5 Pro. Aunque la brecha entre la PS4 y la PS4 Pro fue de unos tres años, la principal diferencia entre esas consolas se basaba en la resolución. Esto se debe a que el sistema anterior estaba bloqueado en 1080p, mientras que la Pro podía emitir en 4K con compatibilidad HDR.

Regreso al futuro

PS5

(Image credit: Future)

En el 2016, cuando se lanzó la PS4 Pro, WitsView (opens in new tab) predijo que casi una cuarta parte de los nuevos televisores vendidos eran 4K. Con el lanzamiento de la PS5 aún a cuatro años vista, tenía sentido que Sony lanzara una versión mejorada de su consola que atrajera a los propietarios de televisores 4K que buscan sacar el máximo partido a sus nuevas pantallas. Aunque los televisores 8K ya están disponibles y su cuota de mercado va en aumento, para Sony sigue siendo un grupo de personas relativamente pequeño. Un informe publicado por Omdia (opens in new tab) en abril predice que solo 2,7 millones de personas poseerán un televisor 8K a finales del 2026.

Aunque una PS5 Pro podría disponer de más potencia para alcanzar el 4K nativo y mejores frecuencias de fotograma, no existe una necesidad tangible de un modelo actualizado hasta que crezca el mercado de los televisores 8K, especialmente cuando Sony sigue luchando por satisfacer la demanda actual de la PS5 estándar.

Sin embargo, viendo la tecnología de la PS5 y la evolución del mercado, podemos predecir qué habrá en una futura PS5 Pro.

PS5 Pro feature

(Image credit: Sony)

¿Cómo podría ser el hardware de PS5 Pro?

El hardware actual de la PS5 es una CPU SoC AMD Zen 2 personalizada con una GPU AMD RDNA 2 'Oberon' que utiliza 16GB de memoria GDDR6 en un bus de memoria de 256 bits a 2233MHz. El siguiente paso para una evolución tecnológica sería que Sony utilizara el procesador AMD Zen 4 y una GPU AMD RDNA 3 en tándem, ya que ambos componentes se lanzaron a finales del 2022. Pero utilizar una tecnología tan reciente supondría un precio elevado. 

Por eso, una PS5 Slim es una revisión de hardware mucho más probable. Sony utilizaría la actual GPU RDNA 2 Oberon y la CPU AMD Zen 2, que ya tienen más de tres años, lo que las convierte en componentes mucho más baratos que en el 2020. Ahora sería más fácil para los equipos de ingeniería de Sony y AMD producir los componentes a menor escala, lo que permitiría un chasis más pequeño. Hace poco informamos sobre la posibilidad de una unidad de disco extraíble para PS5, y este tipo de factor de forma acortaría la distancia entre PS5 y PS5 Digital Edition. 

Si se eliminara la unidad de disco UHD y se redujera el tamaño de la placa base para que cupieran componentes más pequeños, la PS5 sería mucho más elegante y no perdería potencia. Además, si es compatible con una PS5 Digital Edition, una unidad de disco extraíble significaría que los propietarios podrían comprar juegos físicos. Sony lanzó la PS4 Slim tres años después de la consola original a un precio reducido y con el mismo disco duro de 500GB. Y, aunque puede que no haya mercado para una PS5 con capacidad 8K, una PS5 más pequeña y barata es otra historia.

Eso también sería coherente con el historial de hardware de Sony. Ya lo vimos con la PS3: Sony lanzó el modelo original en el 2006 y la PS3 Slim en el 2009. Además del chasis rediseñado, esta nueva versión de la consola era mucho más barata que la original, con un precio a partir de 299€ por el modelo de 120GB. De hecho, sustituía a las anteriores consolas PS3 del mercado, que oscilaban entre los 450€ y 600€ para las versiones de 20 y 60GB. 

Aunque puede que en el futuro haya más mercado para una PS5 Pro, sobre todo a medida que se disponga de tecnología de televisión más avanzada, es mucho más probable que primero llegue una PS5 Slim. Eso no quiere decir que no quiera ver lo que una PS5 Pro podría aportar, pero viendo el historial de hardware de Sony, yo no pondría mis esperanzas en que llegue pronto.

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de