Skip to main content

Un recorte concreto del Google Pixel 6a podría arruinar sus ventas

Google Pixel 6a
(Crédito de imagen: Google)

Está claro, a todos los móviles baratos (opens in new tab), o asequibles en este caso, les hacen algunos recortes para poder mantener un precio más bajo. El problema es que un recorte concreto que le han hecho al Google Pixel 6a (opens in new tab)respecto al Pixel 6 (opens in new tab) parece una mala elección, y podría hacer que la gente que quiera comprarse un teléfono a ese precio, prefiera optar por otro modelo del mercado.

Mientras que la nueva versión económica del popular móvil Android (opens in new tab) de Google presenta otros recortes, lo que incluye un sensor de cámara principal con una resolución más baja, un cuerpo más pequeño y una parte trasera de plástico, hay uno en concreto que llama demasiado la atención, y es la tasa de refresco de la pantalla.

Con una tasa de refresco de 60Hz, el Pixel 6a se queda simplemente anticuado, ya que ni llega a los 90Hz del Pixel 6, ni a los 120Hz, 144Hz o incluso 165Hz que tienen montones de teléfonos en todas los rangos de precios del mercado. En general, Google ha tardado en adoptar las altas tasas de refresco de pantalla, e irremediablemente eso significa que se está quedando atrás con respecto a la competencia.

Puede que para algunos pueda parecer un punto insignificante, pero la tasa de refresco de la pantalla es un gran punto de venta para mucha gente, ya que afecta a todo lo que se hace con el teléfono. Una mayor tasa de refresco significa que la pantalla se actualiza más veces por segundo, y en la práctica, esto hace que todo sea más fluido.

Y lo cierto, es que es un factor especialmente importante para los móviles baratos. El Moto G200, que cuesta más o menos lo mismo que el Pixel 6a, tiene una pantalla de 144Hz, y muchos otros teléfonos que cuestan menos que el Pixel 6a ofrecen pantallas de 120Hz... de hecho, incluso los súper baratos vienen con 90Hz.

En definitiva, es muy posible que los consumidores de móviles baratos que estén pensando en comprarse uno nuevo, descarten del tirón el Pixel 6a al ver que su tasa de refresco se queda en 60Hz.

Pero la cosa va más allá, porque tener una tasa de refresco baja es una pena especialmente para un teléfono Google Pixel, ya que una de las ventajas de la fluidez que te aporta una tasa alta, es poder navegar por los menús de forma rápida y sencilla. Por lo tanto, las pantallas con altas tasas de refresco van de la mano con la limpia y pura interfaz Android que utilizan los teléfonos Pixel.

Eso sí, es posible que el Pixel 6a sobreviva en el mercado, incluso con sus 60Hz, gracias a la enorme popularidad de la gama Google Pixel 6. Pero, teniendo en cuenta que el mercado de los teléfonos de gama media y económica es mucho más competitivo que en el caso de los dispositivos premium, esto podría resultar en un duro golpe para Google, que aprendería a la fuerza que hay aspectos en los que no se puede recortar.

Novedades y anuncios de la Google IO 2022:

Soy ingeniera informática y editora del equipo de TechRadar España. Me gusta todo tipo de tecnología, pero los ordenadores son mis dispositivos preferidos. Además de escribir sobre ellos me encanta arreglarlos, al fin y al cabo, pueden llegar a estar tan locos como yo.

Aportaciones de