Skip to main content

Por qué deberías jugar a Valheim

Valheim
(Crédito de imagen: Coffee Stain Studios)

¡Cuatro millones de vikingos! Es el último comunicado del equipo de Iron Gate, un pequeño grupo de desarrolladores suecos que están detrás del lanzamiento del juego indie más asombroso en lo que va de año. Valheim es un título de supervivencia de acceso anticipado que ha entrado en Steam al asalto, contando más de 500,000 jugadores simultáneos el 21 de febrero, solo 19 días después de que saliera el juego. Con cuatro millones de jugadores y subiendo, y una calificación "Abrumadoramente positiva" después de 90.000 reseñas de gamers, no parece que vaya a deshincharse a corto plazo.

Es un juego bastante atípico para estar en un lugar tan alto en la lista de los más jugados de Steam, justo detrás de gigantes de los eSports como DOTA 2, Counter-Strike: Global Offensive y PlayerUnknown's Battlegrounds. En Valheim, eres un guerrero nórdico caído, atrapado en el purgatorio, que tiene que crear y explorar su camino a través del reino, mejorando el personaje según vas progresando.

No está tan pulido como otros de su generación. Valheim no cuenta con gráficos elegantes y de alta fidelidad, pero sigue siendo hermoso, con sus texturas retro de PS1 yuxtapuestas con magníficas vistas iluminadas por el sol. El sistema de combate tampoco es el más atractivo del mercado, pero tiene algo, una dificultad de manejo a lo Dark Souls que lo mantiene adictivo y difícil de dominar. 

Expectativas del destino

Valheim

(Image credit: Coffee Stain Studios)

Hay que tener en cuenta que Valheim es un trabajo en progreso, y no sería justo esperar en este punto una experiencia perfectamente pulida. En nuestras aventuras, nos hemos caído del mundo, hemos sufrido problemas con las bandas elásticas en el modo cooperativo, y hemos perdido nuestro progreso y los objetos importantes en las fauces del servidor. Ha sido frustrante, claro, pero no ha dejado de ser divertido. Para darte una idea de la profundidad que hay aquí, llevamos 25 horas de juego y acabamos de derrotar al tercer jefe.

Todavía hay muchos más entornos y funciones por descubrir, y muchas ideas locas para probar, inspiradas en los torpes sistemas de física de Valheim. Cualquier juego en el que puedas morir cortando un árbol que caiga sobre tu cabeza será una fuente inagotable para la imaginación humana. Recientemente, hemos estado provocando guerras civiles al enfrentar a los enemigos del juego entre ellos y usando árboles caídos en batallas contra jefes para mermar sus barras de salud minimizando el riesgo.

Es un juego muy refrescante en el que perderse porque está lleno de constantes sorpresas. No importa cuánto creas que lo comprendes, Valheim encontrará la manera de sorprenderte y divertirte. Anoche, estábamos catalogando nuestros hallazgos en cofres cuidadosamente etiquetados (una tarea no muy útil, no te molestes) cuando la cabeza de un jefe ciervo que matamos hace varias horas comenzó a hablar con nosotros. De manera similar, mientras trazábamos el mapa de la costa en un barco vikingo, nos topamos con una isla flotante cubierta de percebes del que descubrimos que podíamos extraer la preciada quitina. Todo iba genial hasta que nos dimos cuenta de que estábamos plantados sobre el lomo de un Leviatán no muy contento y... 

Cambiando la fórmula

Valheim

(Image credit: Coffee Stain Studios)

Sin duda, Valheim te resultará familiar si ya has jugado a otros survival como ARK y Rust, pero se diferencia de ellos al deformar algunos de los elementos más típicos del género. En lugar de administrar frenéticamente varios medidores de salud, resistencia, etc., lo único en lo que un jugador debe pensar en Valheim es en llevarse comida al estómago, lo que se hace de manera inteligente con dinámica de capas.

No te vas a morir de hambre si no comes, solo tendrás menos salud. Por ello, a medida que escalas a la mitad del juego, hay un énfasis en encontrar elementos que te nutran mejor, lo que te lleva a construir granjas en tus tierras y a embarcarte en expediciones en busca de recursos raros para fabricar, eeeh... salchichas de entrañas... En lugar de atiborrate con cualquier cosa que te puedas llevar a la boca.

En realidad, este es un resumen bastante claro del punto de fuerza clave de este juego. Como cualquier juego de supervivencia, se avecina un final que será el primer ajuste de cuentas real de Valheim, pero el enfoque general más atractivo es la exploración y la sensación de descubrimiento. En ese sentido, nos recuerda a Minecraft. El ritmo del juego es intencionadamente lento para que puedas oler las rosas, hacer capturas de pantalla y crear recuerdos mientras juegas. Aunbque esos plácidos momentos te pueden llevar sin querer a una cueva de trolls y a reclutar a todo el servidor para matarlos y recuperar tu botín.

No hay solo una manera de convertirse en un vikingo

Valheim

(Image credit: Coffee Stain Studios)

Su adaptabilidad es otra de sus mejores virtudes. Todos los estilos de juego son bienvenidos y premiados en Valheim. Un complejo sistema de construcción y una gran cantidad de items estéticos harán felices a los aspirantes a decoradores de interiores renegados de Los Sims. Los lobos solitarios pueden hincar sus dientes en las duras batallas contra jefes del juego y los fans de Dark Souls disfrutarán de las abrumadoras mazmorras subterráneas de Valheim que recompensan el pensamiento táctico, los bloqueos bien medidos, la elaboración de pociones y la elección adecuada de armas.

Pero si solo quieres arrasar e ignorar mecánicas como esquivar y parar, sigue siendo muy divertido armar escaramuzas con tus compañeros (y morir de formas cada vez más absurdas). No hay una forma incorrecta de jugar Valheim, lo cual es algo poco común en un survival moderno, ya que a menudo se canalizan hacia un estilo de juego aceptado que está regido por la comunidad. Tampoco hay prisa.

Algunas noches solo pasaremos unas horas agradables cultivando recursos, construyendo granjas y criando animales en lugar de avanzar hacia el contenido importante.

Soltad al Kraken

Valheim

(Image credit: Coffee Stain Studios)

De vez en cuando, tu base también será atacada por una horda random, lo que mantiene la frescura al generar un tremendo caos. Esto incentiva muy bien la construcción de trincheras, vallas y otras estructuras defensivas. Si cuidas de tu hogar, ¡él cuidará de ti!

La belleza del momento cultural actual de Valheim es que, como Minecraft en su apogeo, puedes entrar en la planta baja donde nadie tiene ni idea de lo que está haciendo. Si bien muchos lo están intentando, todavía no existe una Wikipedia completa que explique todas las complejidades y elementos del juego. Es pura experimentación y tontería, respaldada por sistemas dinámicos y originales. Puede que ya no lo estemos jugando a finales del año, pero no hay mejor momento para disfrutar de Valheim que el presente, antes de que todos sus sistemas hayan sido catalogados y comprendidos. El primer usuario promedio probablemente aún no ha llegado al final del juego. Nadie puede ver el bosque cubierto por esos bellos árboles.