Skip to main content

Nintendo Switch OLED vs Nintendo Switch: ¿cuál es la diferencia?

Nintendo Switch OLED vs Nintendo Switch
(Crédito de imagen: Future)

La Nintendo Switch OLED ha sido anunciada, convirtiéndose en el cuarto gran lanzamiento de esta serie.

Primero llegó la Switch original en 2017, luego la Switch Lite con los Joy-Con integrados (no se pueden extraer los mandos) en 2019; y poco más tarde, también en 2019, llegó un modelo renovado de la Nintendo Switch original con mayor duración de batería y una nueva CPU.

La Nintendo Switch OLED supone la actualización más emocionante de esta serie de dispositivos portátiles hasta la fecha. ¿Por qué? Pues la pista está en el nombre: esta nueva versión cuenta con una pantalla OLED, similar a las pantallas de los mejores smartphones como el Samsung Galaxy S21.

En este artículo, veremos por qué la pantalla OLED de la Switch es mejor que la pantalla LCD original, además de comentar todas las demás actualizaciones que obtienes pasándote a la Nintendo Switch OLED.

Nintendo Switch OLED vs Nintendo Switch: precio

De momento, Nintendo solo ha anunciado el precio de la nueva consola OLED en Estados Unidos y Australia. Sin embargo, según podemos ver en la página web de GAME, en España se venderá por 349.95€.

La Nintendo Switch original tiene un precio de venta de 319€, por lo tanto es de esperar que el nuevo modelo sea más caro.

Nintendo también ha confirmado que la Switch OLED estará disponible a partir del 8 de octubre. Es probable que el stock sea limitado, sobre todo teniendo en cuenta la situación actual con las consolas PS5 y Xbox Series X. Prepárate para hacer clic en "pagar" antes de que sea demasiado tarde.

Nintendo Switch OLED vs Nintendo Switch: diseño

La Nintendo Switch OLED se parece a la Switch original, así como a su versión de 2019. Los Joy-Con se pueden extraer, cuenta con el mismo diseño de botones e incluso está disponible en la misma combinación de colores: azul brillante y rojo.

Sin embargo, la versión que verás más a menudo en redes antes del lanzamiento de la Switch OLED es el nuevo modelo de color blanco. Este diseño más serio y elegante es exactamente lo que esperábamos ver en la rumoreada Nintendo Switch Pro. Y puede que al final no se trate de la Switch Pro, pero esto es lo más cerca que vamos a estar por ahora.

Hay otros cambios de diseño importantes, como por ejemplo que los bordes gruesos de la pantalla, en el diseño original del Switch, se han estrechado bastante.

Nintendo Switch OLED blanca en modo manual

La Nintendo Switch OLED tiene bordes más finos (Image credit: Nintendo)

Esto le da a la Switch OLED un aspecto menos anticuado y además hace posible que no haya una gran diferencia de tamaño en el nuevo modelo a pesar de utilizar una pantalla más grande. La Switch original cuanta con una pantalla de 6,2 pulgadas (15,75cm), mientras que la nueva versión presenta una pantalla OLED de 7 pulgadas (17,78cm).

No obstante, puedes estar tranquilo, porque aquellos Joy-Con tan caros que compraste de repuesto funcionarán también en la Nintendo Switch OLED, puesto que ambas consolas utilizan el mismo sistema y por lo tanto los mandos se acoplan del mismo modo.

Nintendo también ha rediseñado el soporte de la Switch para hacerlo mucho menos frágil. Ahora, este soporte se extiende en la parte posterior de la consola, lo cual debería mantenerla en posición vertical de forma más segura. Además, se trata de un 'soporte ancho ajustable', y esto significa que permite diferentes ángulos de visualización.

Quizás no lo sabías, pero Nintendo también ha rediseñado los altavoces de la Switch OLED. Siguen estando en la parte inferior de la consola, uno a cada lado, pero Nintendo ha prometido una calidad de audio "mejorada".

Lo cierto es que esperamos una salida de baja frecuencia mejorada y más volumen máximo, lo cual comprobaremos más de cerca cuando tengamos una Nintendo Switch OLED en nuestras manos para su análisis.

Nintendo Switch clásica en modo manual

La Nintendo Switch clásica tiene un tamaño similar, pero los bordes de la pantalla son más gruesos (Image credit: Future)

Como antes, la Switch OLED cuenta con una base para que puedas jugar en la TV. Sin embargo, no ofrece la salida 4K que muchos esperaban en una Nintendo Switch Pro. La resolución de salida máxima sigue siendo de 1080p.

El puerto Ethernet (LAN) es la gran novedad. Si coges un cable del router de Internet de tu casa y lo conectas a la base, obtendrás una señal mucho más segura que mediante la conexión Wi-Fi de la Switch.

Nintendo también ha duplicado el almacenamiento interno en la Nintendo Switch OLED, pasando de 32GB a 64GB. Además, tienes la opción de añadir una tarjeta microSD si necesitas más espacio.

La duración de la batería sigue siendo la misma que la de la Nintendo Switch de 2019, es decir, de 4,5 a 9 horas; mucho mejor que el promedio de 2,5 a 6,5 horas de la Switch original de 2017, pero la mala noticia es que la Switch OLED no aporta ninguna mejora en este aspecto.

Imagen 1 de 2

Nintendo Switch (OLED)

La Switch OLED tiene un soporte mejorado y más ancho (Image credit: Nintendo)
Imagen 2 de 2

Nintendo Switch kickstand

El soporte de la Switch es más pequeño, más frágil y, en resumen, no es muy útil (Image credit: Future)

Nintendo Switch OLED vs Nintendo Switch: pantalla

Aquí hemos llegado a la parte interesante: la nueva Nintendo Switch cuenta con una pantalla OLED.

Estos paneles de visualización tienen píxeles emisores, lo cual significa que las partes negras de la imagen de la pantalla se verán perfectamente negras incluso si juegas en la oscuridad absoluta.

En la Nintendo Switch estándar, los tonos negros terminan pareciendo más bien grises bajo estas condiciones. Así que la Switch OLED será mucho mejor para jugar a la hora de dormir que la consola anterior.

La intensidad de color también mejora bastante. La pantalla LCD de la Switch clásica ofrece colores de grado sRGB, un estándar de color ideado a mediados de los 90 para estandarizar el aspecto de las cosas en las impresoras, monitores e Internet.

Es probable que una pantalla OLED permita a Nintendo ampliar su gama de colores a un estándar más amplio como DCI P3, el cual es el objetivo que persiguen ahora los iPhones de Apple. Esto se traduce en colores más intensos y profundos en los juegos y una apariencia más vívida en las películas.

También se trata de la pantalla más grande colocada hasta ahora en una consola Switch. Mide 7 pulgadas de ancho, mientras que el diseño original de la Nintendo Switch es de 6,2 pulgadas y la Switch Lite mide 5,5 pulgadas.

Sin embargo, no hay cambios en la resolución. La Nintendo Switch OLED sigue siendo una pantalla de 1280x720 píxeles, a pesar de que muchos esperaban un salto a 1080p (e incluso hubo rumores sobre resolución 4K) en este diseño de "próxima generación".

La Nintendo Switch original con un juego de Zelda

La Nintendo Switch utiliza una pantalla LCD, que no es tan vibrante como la OLED de la nueva consola (Image credit: TechRadar)

Por otro lado, también es cierto que tenemos ciertas preocupaciones sobre esta pantalla. En marzo informamos de que Nintendo planeaba usar 'Samsung Display' para una versión actualizada de la Switch.

Casi todas las pantallas OLED de Samsung utilizan una tecnología de pantalla llamada 'PenTile'. Aquí es donde los píxeles de la pantalla comparten sub-píxeles, los pequeños puntos de luz rojos, verdes y azules que componen cada color.

Las pantallas PenTile ofrecen una nitidez reducida en comparación con las pantallas LCD de la misma resolución gracias al uso compartido de sub-píxeles, generalmente enturbiando un poco el texto y otros objetos de alto contraste.

Samsung ha fabricado muchas pantallas OLED RGB que no utilizan PenTile. Las utilizó en sus televisores OLED durante mucho tiempo, y en algunos smartphones de 2011-2012 bajo el título de "Super AMOLED Plus".

Las OLED RGB de Samsung han ido desapareciendo durante estos últimos años. Pero desde entonces, la tecnología PenTile OLED nunca ha parecido ser un gran problema, ya que la mayoría de los dispositivos OLED hoy en día cuentan con una densidad de píxeles excepcionalmente alta, así que una ligera "pérdida" de nitidez es casi imperceptible.

Alguien jugando a Pokemon en la Nintendo Switch OLED

La pantalla de la Switch OLED es más grande, más brillante y más colorida (Image credit: Nintendo)

Pero la Nintendo Switch OLED, con 209 píxeles por pulgada, en realidad no ofrece una alta densidad de píxeles. Por lo tanto, concluimos que la nueva pantalla de la Switch puede llegar a verse borrosa. Aunque de todas formas, esto es algo que analizaremos cuando tengamos la consola delante.

La pantalla OLED Vita original de Sony utilizaba una matriz de subpíxeles RGB, no una de PenTile. Esperemos que la Switch OLED también lo haga.

De cualquier manera, es probable que la nueva pantalla también sea capaz de alcanzar un brillo máximo mucho mayor que los 320 nits de la Switch LCD estándar. Incluso las pantallas OLED de menor coste en los smartphones de la actualidad tienden a alcanzar las 500-650 nits, e incluso algunos son capaces de alcanzar un brillo más allá de las 1000 nits.

Sin embargo, es probable que Nintendo mantenga un control bastante estricto sobre el brillo, ya que, cuanta más potencia de la pantalla, más consumo de energía, y sabemos que a la compañía le interesa mantener la misma duración de la batería que la versión Switch de 2019.

No obstante, una pantalla OLED con brillo al máximo podría abrir la puerta para vídeo en HDR. Esto no es posible en la Switch actual, ya que no tiene la pantalla adecuada, y el conector HDMI 1.4 no está preparado para HDR.

De todas formas, no te hagas demasiadas ilusiones con esto. Profundizar en cosas tecnológicas como el HDR no es muy típico de Nintendo.

Nintendo Switch OLED vs Nintendo Switch: potencia

Si bien la pantalla OLED de la nueva Switch significa que los juegos se verán más vivos, con colores más intensos y envolventes que antes, es poco probable que la consola haga grandes cambios respecto a la forma en la que juegas.

Nintendo ha confirmado que la Switch OLED tiene el mismo procesador Nvidia Tegra y la misma RAM que la Switch de 2019, lo cual significa que no obtendremos una mejora de potencia bajo el capó.

Esto también significa que los desarrolladores no se verán con la posibilidad de traer juegos más completos a la nueva consola.

Sin embargo, lo que sí significa es que la Switch OLED servirá para jugar a todos los títulos de la Switch clásica, y viceversa.

Nintendo Switch (OLED)

La Switch OLED es una versión mejorada, pero no es una consola revolucionaria, como muchos esperábamos (Image credit: Nintendo)

Primeras impresiones

Si estabas esperando una Nintendo Switch Pro con una pantalla de 1080p y salida de 4K a la TV de tu salón, la llegada de la Nintendo Switch OLED seguramente sea una pequeña decepción.

Los juegos serán iguales, pero no se verán igual. Un aumento en el tamaño de la pantalla sin un aumento significativo del volumen de la consola casi nos hace agradecer que la Switch original tuviera bordes de pantalla sacados directamente de 2012.

Sin embargo, el puerto Ethernet en la base es bienvenido, al igual que el aumento de almacenamiento a 64GB. Esperamos que la nueva Nintendo Switch tenga una pantalla OLED RGB, porque la consecuencia de que se vea borroso si se trata de PenTile con esta densidad de píxeles es algo real, amigos.