Garmin podría por fin ponerse al día con esta función clave de salud cardiaca del Apple Watch

Garmin Forerunner 255S Music
(Crédito de imagen: Future)

Se rumorea con fuerza que Garmin está trabajando en su propia versión de un sensor de electrocardiograma, un dispositivo que podría ayudar a mejorar sus métricas de salud cardiaca mediante la identificación de ritmos irregulares del ritmo cardiaco.

Los sensores de electrocardiograma no miden el flujo sanguíneo, sino que detectan signos de fibrilación auricular, una de las causas de accidentes cerebrovasculares y problemas cardiacos, y pueden alertar al usuario si detectan indicadores de esta afección. 

Ninguno de los smartwatches con sensores de ECG es de "grado médico" ni está certificado para su uso en un entorno clínico -ni siquiera el mejor Apple Watch (opens in new tab)o el mejor Fitbit (opens in new tab)-, pero las lecturas de ECG pueden ser una indicación útil para que un profesional médico te examine. Teniendo en cuenta lo avanzado que está Garmin en el ámbito de los smartwatches, resulta curioso que la empresa haya tardado tanto en llegar hasta aquí y que no haya considerado la función una prioridad del mismo modo que sus competidores. 

Según The5KRunner (opens in new tab), que tiene un buen historial de predicción de futuras funciones de Garmin, una fuente fiable ha indicado que la función llegará con una nueva serie de relojes Forerunner, el 265 y el 965. La filtración, descubierta por nuestros colegas de Advnture (opens in new tab), revela que se podrán colocar dos dedos en el bisel metálico situado delante del reloj, lo que creará un circuito con el sensor metálico situado en la muñeca. El Apple Watch utiliza la corona digital para lograr el mismo resultado. 

El ECG está disponible en el Fitbit Sense 2 y el Fitbit Charge 5, y en el Apple Watch desde el Series 4. Entonces, ¿por qué Garmin ha tardado tanto en incorporar esta función a sus relojes?

Garmin Fenix 7 vs Apple Watch Ultra

(Image credit: Andrew Williams)

La web de Garmin nos informa de que los relojes más nuevos pueden identificar picos "anormales" de la frecuencia cardiaca después de un entrenamiento. Dice que "si estás inactivo durante 10 minutos o más y tu frecuencia cardiaca se mantiene por encima del umbral establecido, recibirás una alerta en el reloj. Este ajuste se encuentra en los ajustes de Frecuencia Cardíaca, a los que normalmente se accede desde el widget de Frecuencia Cardíaca del reloj". Sin embargo, esto es diferente de una verdadera aplicación de ECG, que puede buscar irregularidades en su ritmo cardíaco en el comando, no sólo inmediatamente después de un entrenamiento.

En un recuadro de la misma página también se subraya que "los relojes Garmin no son dispositivos médicos. Los datos del monitor de frecuencia cardiaca no deben utilizarse con fines médicos ni para diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad o afección". Dicho esto, las aplicaciones de ECG tampoco están autorizadas para su uso en entornos clínicos, y sólo se supone que proporcionan una indicación de que algo podría estar mal. 

La respuesta más sencilla es que Garmin nunca ha necesitado los ECG para venderse, ya que sólo se preocupa por la precisión de su sensor de frecuencia cardiaca durante los entrenamientos y el seguimiento del sueño. A los usuarios de relojes Garmin, que a menudo buscan dispositivos especializados, probablemente les preocupe menos tener un sensor de ECG que a los aficionados a los relojes "de estilo de vida" que llevan el Sense 2 o el Apple Watch, ambos dispositivos de salud que sirven para todo.

Sin embargo, es de esperar que Garmin anuncie su debut en el campo de los ECG con un poco de ceremonia cuando el primer reloj con capacidad para ECG llegue a finales de este año.  

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de