Pulsera de actividad VS smartwatch: Comparativa - ¿Cuál es la diferencia, y qué tipo de reloj es mejor para ti?

Fitbit Inspire 2, Apple Watch 7
(Crédito de imagen: Shutterstock, Apple, Fitbit)

Con tantos modelos en el mercado, puede llegar a ser muy difícil decidir si deberías comprar una pulsera de actividad o un smartwatch. No se trata de que los dispositivos más baratos sean una mala copia de sus rivales más caros: dependiendo de lo que necesites, un tipo será mejor para ti que el otro. Hay desde versiones voluminosas y potentes de los mejores smartwatches (opens in new tab), con todos los extras que puedas imaginar, capaces de recopilar montones de datos especializados, hasta elegantes (y sobre todo baratas) pulseras de actividad (opens in new tab) que te ayudan a llevar hábitos más saludables.

Tanto si quieres controlar tu salud y tu forma física para perder peso, entrenar para un objetivo concreto o una competición, o simplemente quieres un reloj inteligente para no tener que sacar tu móvil tan a menudo, hay muchas cosas que una pulsera de actividad o un smartwatch pueden hacer por ti, pero ¿cuál es la diferencia entre estos dos tipos de dispositivos? 

Los smartwatches por lo general son más caros, pero normalmente hacen más cosas que las pulseras de actividad, por lo que es importante que te informes bien antes de comprarte uno u otro.

Pulsera de actividad vs Smartwatch: Precio

Tal y como ya hemos comentado, las pulseras de actividad son bastante más baratas que los smartwatches. Puedes comprar pulseras económicas fantásticas como la Huawei Band 7 (opens in new tab) por un precio que ronda los 60€, que harán un seguimiento de tus métricas y te ayudarán con tu objetivo de ponerte en forma, adoptar unos hábitos más saludables y, con un poco de suerte, que seas más feliz.

Dicho eso, hay pulseras con pantallas más grandes como la Fitbit Versa que se acercan más al territorio de los smartwatch en lo que respecta al precio, aunque no tanto en funcionalidad.

Por otro lado, los smartwatches pueden abarcar toda la gama. Puedes comprar modelos como el Samsung Galaxy Watch 5 (opens in new tab) por unos 250€-300€, mientras que el smartwatch más popular es el Apple Watch, y parte de un precio similar si optas por su modelo asequible llamado Apple Watch SE (opens in new tab) (no te recomendamos comprar modelos más antiguos como el Apple Watch 3 ya que aunque te costarán menos, podrían discontinuarlos dentro de poco), o puedes gastarte mucho más si optas por el Apple Watch 7 (opens in new tab), que es el último modelo.

Huawei Band 6

(Image credit: Future)

Pulsera de actividad vs Smartwatch: Diseño

Los smartwatches y las pulseras de actividad están disponibles en un amplio abanico de formas, y aunque hay dispositivos de seguimiento de actividad física que puedes ponerte en el pecho o incluso colgar de cualquier sitio, aquí los que nos ocupan son los que llevas en la muñeca.

Tal y como sugiere su nombre, los smartwatches imitan a los relojes tradicionales. Suelen tener una pantalla de forma cuadrada con las esquinas redondeadas, como el Apple Watch, o circulares, como los dispositivos de Samsung, Garmin o Amazfit. Igualmente encontrarás modelos hechos de diferentes materiales. Si bien Apple ya no vende un Apple Watch de oro macizo, estos productos se consideran tanto un accesorio de moda como una herramienta de fitness para hacer deporte.

Pasando a hablar de las pulseras de actividad, estas suelen ser más sutiles, hasta el punto que se te puede incluso olvidar que las llevas puestas. Las pulseras clásicas como la Fitbit Inspire 2 son delgadas, con pantallas más pequeñitas y los mínimos controles, a excepción de su interfaz táctil.

Normalmente, ambos tipos de dispositivos cuentan con correas que se pueden quitar y cambiar, lo que significa que los usuarios pueden cambiar su aspecto según sus gustos, eligiendo distintos colores y materiales para las correas, cosa que también afecta a la comodidad. La mayoría de los smartwatches y las pulseras de actividad modernos te permiten también personalizar las esferas, por lo que pueden imitar a un reloj tradicional.

Pulsera de actividad vs Smartwatch: Funciones y seguimiento

Llegamos a la sección donde encontraremos las mayores diferencias entre unos dispositivos y otros, tal y como esperarías debido a la diferencia entre los precios de ambos tipos de productos.

Las pulseras de actividad están enfocadas a hacer un seguimiento de tu actividad física, y a veces, mental. A la hora de elegir una, tendrás que fijarte en las funciones que ofrece y los sensores que tenga, pero todas las que merecen la pena son capaces de rastrear tu frecuencia cardiaca, los pasos que andes y las calorías que quemes.

Toda esta información es enviada a tu móvil a través de una aplicación. Y a día de hoy, incluso los modelos más económicos cuentan con cosas como la monitorización de oxígeno en sangre y temperatura corporal, que son métricas que antes eran exclusivas de los dispositivos más caros.

Sin embargo, el hecho de que las pulseras de actividad cada vez cuenten con más tecnología, no ha borrado del mapa a los smartwatches. El sistema watchOS del Apple Watch y el Wear OS de Google, por ejemplo, son plataformas completamente nuevas. Esto significa que pueden hacer más cosas, como descargar aplicaciones en el propio reloj o transmitir música para que no tengas que llevarte el móvil cuando salgas a correr.

De forma adicional, los smartwatches también ofrecen muchas de las mismas funciones que las pulseras de actividad, pero claro, toda esta potencia tiene un precio (aparte del precio real), y es la duración de la batería.

Al Apple Watch Series 7 le cuesta aguantar dos día enteros sin que tengas que cargarlo. Por otro lado, la pulsera Huawei Band 7, que cuesta una octava parte que el smartwatch de Apple, lo supera con creces, ya que te aguanta sin problemas dos increíbles semanas más.

Esto es especialmente importante si quieres hacer un seguimiento de tu sueño. Aunque el Apple Watch y otros dispositivos similares pueden realizar un seguimiento del sueño, la menor duración de la batería significa que tendrás que cargarlo antes de acostarte para poder utilizarlo, mientras que la pulsera te la puedes dejar puesta durante muchos días sin tener que preocuparte por cargar su batería.

En resumen, un smartwatch es mucho más parecido a tener un ordenador en tu muñeca, mientras que una pulsera de actividad está mucho más centrada en ser un dispositivo de seguimiento de tu actividad.

Polar M200 en una muñeca

(Image credit: Future)

Deberías comprar una pulsera de actividad si:

Quieres hacer un seguimiento de tu sueño

Hasta el día en el que la duración de la batería de los smartwatches pueda igualar a las pulseras de actividad, una pulsera es la mejor opción para poder hacer un seguimiento de tus horas de sueño.

Eres nuevo en el mundo del fitness y el ejercicio

La gran diferencia en el precio hace que las pulseras de actividad resulten más atractivas para los principiantes.

Deberías comprar un smartwatch si:

Quieres algo con mucho estilo 

Es justo decir que los smartwatches, por lo general, son más bonitos que las pulseras de actividad, que están más enfocadas en ser más funcionales. Eso los convierte en una elección obvia en cuanto a estilo.

Quieres dejarte el móvil en casa más a menudo

Los smartwatches siguen dependiendo de su conexión a un teléfono en gran parte, pero son más independientes que las pulseras de actividad. Si te compras un reloj inteligente que cuente con conexion de datos, podrás escuchar música, leer y enviar mensajes, e incluso atender llamadas sin necesidad de tener el móvil a mano.

Soy ingeniera informática y editora del equipo de TechRadar España. Me gusta todo tipo de tecnología, pero los ordenadores son mis dispositivos preferidos. Además de escribir sobre ellos me encanta arreglarlos, al fin y al cabo, pueden llegar a estar tan locos como yo.

Aportaciones de