Skip to main content

Xbox One X: análisis

Xbox One X es una consola premium 4K HDR con problemas de almacenamiento

Análisis: Xbox One X
Imagen: Microsoft

Nuestro veredicto

La Xbox One X te permite hacer lo que ninguna consola ha podido antes: jugar a títulos creados en 4K HDR. Sin embargo, si bien los juegos tienen una pinta impresionante, con un fantástico nivel de detalle acentuado por la compatibilidad HDR de la consola, sus archivos más grandes significan que el disco duro de 1TB se llena rápidamente. Dejando a un lado los problemas de memoria, la Xbox One X cumple la promesa de los juegos 4K HDR y ofrece la experiencia de juego más premium en una consola, sin excepción.

Pros

  • Juegos creados en 4K HDR
  • Reproductor de Blu-ray 4K integrado
  • Mejora la experiencia de 1080p

Contras

  • El disco duro de 1 TB se llena rápidamente
  • Los juegos no son siempre de 60 fps
  • Desajustada relación precio-rendimiento

La Xbox One X no se va a seguir fabricando, como anunció Microsoft a principios de este año. Por ello, la compañía centró sus esfuerzos de producción en la Xbox Series X, la consola de próxima generación que se lanzó en todo el mundo el 10 de noviembre.

A pesar del anuncio del fin de vida de la Xbox One X, probablemente podrás encontrar la consola en los estantes de las tiendas durante algún tiempo más, mientras los minoristas agotan existencias (en caso de que les quede alguna). Realmente no hay razón para comprarte esta Xbox en lugar de la Xbox Series S o X en este momento, pero si tienes curiosidad, se están acabando las oportunidades de conseguir una nueva.

  • ¿Prefieres una consola de última generación? Aquí puedes leer nuestra comparativa de X Box Series X vs PS5

Con Xbox Series X a la vuelta de la esquina, ¿vale la pena comprar una Xbox One X ahora?

Bueno, en realidad no, pero eso no quiere decir que sea una mala consola. De momento, sigue siendo la consola más potente del mundo. Y toda esta potencia vale la pena porque permite que la Xbox One X reproduzca algunos títulos en resolución nativa 4K, a veces incluso a 60 fotogramas por segundo. La consola es capaz de reproducir HDR para juegos en formato HDR10 y también es compatible con la transmisión de video Dolby Vision. Para los fanáticos de AV, esta es la única plataforma donde encontrarás un reproductor de Blu-ray 4K integrado en la caja y soporte para Dolby Atmos, un formato de audio más envolvente que el surround 7.1.

Y sin embargo, a pesar de todo esto, la Xbox One X no es perfecta.

El disco duro de la consola, que actualmente está bloqueado en 1TB, se llena más rápido ahora que la mayoría de los juegos requieren paquetes de texturas 4K. Y a pesar de que Xbox Game Pass es un muy buen servicio, Xbox todavía no destaca en lo que respecta a exclusivas. Y lo mejor/peor de todo, obtienes muchas de las mismas funciones en la Xbox One S que encontrarás a un precio mucho más bajo (repetimos, es mejor que mires las consolas más nuevas si quieres comprar una máquina preparada para el futuro).


¿Aún quieres comprar una de las antiguas Xbox? Sigue leyendo para conocer todo lo que necesitas saber para hacer tu elección.

Diseño de Xbox One X

Si has visto una Xbox One S alguna vez, deberías ser capaz de imaginar la Xbox One X. Si no fuera por la diferencia en las combinaciones de color, las dos consolas serían casi idénticas. Es un estilo de diseño que Microsoft ha dejado atrás para los modelos más "bloque", Xbox Serie X y la Series S.

Si nunca has visto una One S antes, la Xbox One X es una caja rectangular del tamaño de un reproductor de Blu-ray, cubierto de un color gris espacial mate. Está muy lejos del voluminoso estilo VHS de la Xbox One original, y el diseño se vuelve más impresionante si tenemos en cuenta lo que hay debajo del capó.

Las notables diferencias aquí entre la última consola de Microsoft y la más reciente (si es que se pueden apreciar) son el cambio de color del blanco brillo de la Xbox One S al gris espacio de Xbox One X, y el desplazamiento de la bandeja del disco de la parte superior izquierda de la cara de la consola para ubicarse discretamente más abajo en la parte delantera.

Pero estos cambios son sólo estéticos y ni suman ni restan ninguna funcionalidad al sistema (que no es malo del todo teniendo en cuenta lo bien equipada que estaba la Xbox One S).

Análisis: Xbox One X

Un pequeño cambio en la ubicación de la unidad de disco es la mayor diferencia de diseño entre la X y la S.

La bandeja de disco que hemos mencionado no sólo reproduce juegos de Xbox One, sino también Blu-rays 4K. Esto puede sonar un poco mundano si no estás totalmente actualizado sobre lo que son los Blu-rays 4K, pero considerando que las consolas 4K de Microsoft son las únicas en el mercado con esa capacidad, se puede entender por qué vale la pena señalarlo.

En la parte trasera continúan los parecidos razonables con la One S. De izquierda a derecha, tiene un conector de alimentación, salida HDMI, entrada HDMI, dos puertos USB, una salida de infrarrojos, un puerto de audio óptico y un puerto Ethernet. Para sorpresa de nadie, la consola no contempla el regreso del puerto Kinect original de Xbox One. Por si no has oído hablar de ello, la Kinect (la cámara de detección de movimiento de Microsoft) ha estado oficialmente muerta durante mucho tiempo, y Microsoft incluso dejó de vender los adaptadores para que funcione en consolas modernas.

En cuanto al mando, la nueva máquina incluye un gamepad más oscuro que, a todos los efectos, es exactamente el mismo mecánicamente que el que viene actualmente con la Xbox One S. Parece ser que no se puede arreglar lo que no está roto.

Si esos gatillos son demasiado imprecisos para tu gusto, Xbox One X admite controles de teclado y ratón para algunos juegos (Gears 5, Los Sims 4 y Metro Exodus son algunos ejemplos). No es la primera consola en hacerlo (ese premio es para Dreamcast, e incluso SNES tenía su propio ratón), pero la función será bienvenida por los jugadores que prefieren este esquema de control más preciso y receptivo.

Análisis: Xbox One X

Mecánicamente, es el mismo viejo controlador ergonómico de Xbox One: pero si no está roto, no lo arregles.

Especificaciones de hardware de la Xbox One X

Si buscas conocer las diferencias reales entre la Xbox One X y todas las demás consolas anteriores, todo lo que debes hacer es abrir la tapa. Pero no hará falta decir que esta ya no es la consola que quieres si estás buscando una máquina de primera línea en 2020.

La consola viene equipada con una CPU de ocho núcleos a 2,3 GHz, junto con 12 GB de RAM GDDR5. Cuenta con una GPU con una frecuencia de 1172MHz que deja la consola con 6 teraflops de potencia informática gráfica. Las especificaciones de la Xbox One X son bastante extensas y ayudaron a marcar el comienzo de una nueva era de juegos 4K HDR en tu salón que continuarán las Series S y X.

A diferencia de la VRAM dedicada de una tarjeta de video, los 12 GB de RAM de la Xbox One X se dividen entre el sistema y la GPU (es decir, no comparas manzanas con manzanas). Así que definitivamente puedes comprar un PC para jugar que sea mejor que esta consola, especialmente en 2020.

En el lado de la CPU, la Xbox One X ejecuta un chip personalizado con ocho núcleos de CPU Jaguar sincronizados a 2.3GHz. Eso es un aumento del 76% en comparación con la CPU de la Xbox One y Xbox One S originales, pero probablemente sólo lo pone en la misma liga que un procesador Intel Core i3 de generación actual (pero recuerda que estos números no se traducen a PC muy bien).

Especificaciones de la Xbox One X

Los puertos traseros de la Xbox One X son idénticos a los de la Xbox One S.

La comparación más importante para las especificaciones de Xbox One X, y en la que Microsoft prefiere que te centres, es la de la PS4 Pro. Ambas se lanzaron a mediados de la generación anterior, y ambas apuntan a juegos 4K, por lo que son directamente comparables.

El sistema de Sony ofrece una competencia realmente seria: su GPU tiene 36 procesadores a 911Mhz que funcionan en conjunto con una CPU de 2.1GHz y 8GB de memoria GDDR5. Esa memoria tiene un pequeño cuello de botella en el búfer, que está limitado a 218 GB/s, pero aún genera alrededor de 4 Tflops de rendimiento. Punto para Microsoft.

Donde las especificaciones de la Xbox One X fallan es con el disco duro, un pequeño disco de 1TB que viene de serie en todos los sistemas. Tampoco es negociable, ya que la Xbox One está desapareciendo gradualmente y no ha salido ningún modelo de 2TB.

Este no sería un gran problema si supiéramos que Microsoft no es capaz de instalar discos duros más grandes en sus sistemas, pero la existencia de la Xbox One S de 2TB demuestra que de hecho es posible y Microsoft decidió voluntariamente no incluir uno en esta consola. 

Rendimiento y biblioteca de juegos de Xbox One X

Por supuesto, ¿cuál es el objetivo final de toda esta potencia extra si no es una mejor experiencia de juego? Afortunadamente, aquí nos complace informar que la Xbox One X funciona exactamente como se anuncia: los juegos están geniales en todos los ámbitos. Tanto si estás usando un televisor 1080p como jugando en 4K HDR con la Xbox One X, los juegos tienen una pinta fantástica en la consola con más potencial de la última generación.

Pero analicemos cada caso individualmente.

Si tienes un televisor de 1080p, la Xbox One X hará algo llamado supermuestreo para crear imágenes más atractivas. El supermuestreo es un término complejo, pero la idea básica es que el juego se renderiza en 4K pensando que está conectado a una pantalla 4K, lo que significa que los objetos se renderizan con cuatro veces el detalle original. Toda esta calidad no puede mostrarse porque, al final, todavía estás usando un televisor de 1080p con una cantidad determinada de píxeles en la pantalla, pero la imagen resultante es más rica en detalles.

En la práctica, eso significa que las imágenes se verán un poco más nítidas. Los árboles, las ramas y el follaje en general no se verán tan irregulares, por ejemplo, y la niebla básica en una Xbox One podría volverse más espesa y más realista al usar una Xbox One X.

Una vez que ves un juego que se ejecuta en 1080p con supermuestreo, es muy obvio que se ve mejor que un juego que se ejecuta en 1080p estándar. Pero si no eres el tipo de persona que se toma unos minutos para oler las rosas en los juegos, el tipo que puede apreciar un borde fino en un arbusto o una niebla rica y densa por la mañana, entonces Xbox One X no te va a impresionar mucho.

A menos que, claro está, consigas una tele 4K HDR.

Análisis: Xbox One X

¿La Xbox One X es compatible con tu TV?

En un televisor 4K HDR, la Xbox One X libera toda su potencia. Los juegos se renderizan hasta en 4K original, lo que ofrece un detalle cuatro veces mayor que el 1080p normal. Mejor aún, algunos de esos juegos tendrán una gama más amplia de opciones de color gracias a la tecnología de alto rango dinámico o HDR. Los cielos se ven más azules, la hierba se ve más verde y los colores afloran en cada escena. Los resultados hablan por si mismos.

Pero las actualizaciones visuales no son las únicas que ofrece Xbox One X. Otra de ellas es el rendimiento, es decir, los fotogramas por segundo a los que se ejecuta un juego.

Te ahorraremos otra explicación larga sobre el tema, pero la idea básica aquí es que cuando las escenas se vuelven realmente ricas en detalles y se llenan con una gran cantidad de objetos, la consola se satura. En lugar de poder generar, digamos, 60 cuadros por segundo, se reduce a 55 o incluso menos. Era un gran problema en la Xbox One original, pero la Xbox One S parecía sobrellevarlo bien en todas las circunstancias, excepto en las más extremas.

Xbox One X hace todo lo posible para generar juegos a 60 cuadros por segundo, una especie de número de oro para la industria que coincide con la frecuencia de actualización original de la mayoría de los televisores y monitores convencionales. Y aunque los resultados son notablemente mejores en Xbox One X, los juegos aún no siempre llegan a ese número de 60 cuadros por segundo; hay cuadros caídos y ralentizaciones ocasionales.

Entonces, ¿qué hacemos con toda esta información? Bueno, los juegos "mejorados" para Xbox tienen mejor visualización en una consola Xbox One X, ya esté conectada a un televisor de 1080p o no. El rendimiento también es por lo general excelente en la consola. Los juegos no se ejecutan a una velocidad perfecta de 60 fotogramas por segundo como los que encontrarás en juegos de PC de gama media y alta, pero la mayoría de las veces es genial.

Es por eso que, realmente, deberías considerar una consola más nueva como la Xbox Series S y la Serie X en 2020.

Análisis: Xbox One X

Los gráficos de Gears of War 4 son mejores en el 4K de Xbox One X.

De acuerdo, los juegos mejorados para Xbox One X se ven geniales y tienen una jugabildad estupenda. Pero, ¿qué hace que un juego sea mejor en Xbox One X? ¿Cuántos de estos juegos hay?

La propia Microsoft no ha establecido un estándar mínimo para lo que define un título "mejorado" para Xbox One X, pero hay tres categorías amplias que los desarrolladores están utilizando: gráficos 4K mejorados, procesamiento visual HDR o mayor velocidad de fotogramas. Y sólo uno de tres es suficiente.

Hasta ese punto, es posible que un juego ofrezca HDR o una velocidad de cuadros de 60 cuadros por segundo, pero no 4K original y viceversa. Los desarrolladores pueden elegir qué mejoras tienen sentido para sus juegos y trabajar en base a ellas.

Para complicar aún más las cosas, el director de Xbox en Microsoft, Phil Spencer, ha dejado constancia de que a los juegos nuevos no se les exigía que admitieran el nuevo hardware, es decir, no había ningún mandato para que los desarrolladores aprovecharan las capacidades de Xbox One X.

Todo esto sería más amargo si los desarrolladores no hubieran arropado y mimado a la Xbox One X, pero así ha sido. Actualmente, la mayoría de los juegos que se lanzan tienen una versión mejorada asociada. Y eso significa que hay muchos juegos para elegir en tu Xbox One X.

Interfaz de la Xbox One X

Antes de cerrar este análisis, hemos pensado que sería una buena idea examinar la interfaz de Xbox One.

La interfaz de Xbox One era anteriormente una especie de combinación del diseño de espada de Xbox 360 y el diseño de bloqueo y pin de Windows 10. Este último aún se aplica a partir de su actualización de 2020, y hace que la navegación entre juegos y aplicaciones sea razonablemente sencilla.

Una de sus características más exclusivas es la idea de convertir los favoritos (juegos o aplicaciones que usas mucho más que la mayoría) en filas completas en la pantalla de inicio. Esta función puede avisarte cuando hay nuevo contenido descargable, notar cómo de cerca estás de un logro en particular o dar informaciones que sean relevantes para ti. Es una forma novedosa de mantenerte pensando en un juego mucho después de dejarlo y algo que nos gustó cada vez que lo vimos. 

Análisis: Xbox One X

El uso de la interfaz de usuario de Xbox One es fluido y está bien organizado.

Lo que nos gustó

For gamers who can afford it, the Xbox One X is the pinnacle of console gaming.

Llegando al final de este análisis teníamos algunas preocupaciones. Pensábamos que la consola más premium de Microsoft podría no tener nada que ofrecer a los propietarios de televisores de 1080p. Pensábamos que su rendimiento, por bueno que fuera, podría no justificar su precio. Y teníamos miedo de que los juegos no tuvieran parches durante largos períodos de tiempo, dejando a los propietarios de Xbox One X sin forma de presumir de su hardware. En todos los puntos nos equivocamos.

Resulta que la Xbox One X es una consola premium de principio a fin.

Claro, es posible que se necesite un ojo perspicaz para detectar las diferencias entre los juegos supermuestreados en 1080p y los juegos ejecutados en 1080p en la Xbox One original, pero sí hay una diferencia. Sin embargo, la prueba del algodón son los juegos 4K HDR, por así decirlo. Cuando se conecta a una pantalla 4K HDR decente, la consola reproduce juegos con un nivel de detalle asombrosamente alto. Pon un Blu-ray 4K con sonido Dolby Atmos y disfrutarás de la mejor experiencia que puedes tener en tu sala de cine en casa.

Para su época, la Xbox One X fue el cénit de las consolas de videojuegos. Ahora, con el lanzamiento de Xbox Series X, ese ya no es el caso, pero sigue sin quedarse atrás.

Lo que no nos gustó

Pero mientras que la Xbox One X se ha adjudicado el primer puesto de su generación, sus competidoras más cercanas, la PlayStation 4 Pro y la Xbox One S, no se quedan atrás.

A pesar de no poder ejecutar juegos en 4K original, estas consolas cuestan alrededor de la mitad y funcionan bastante bien. Su mejor relación calidad/precio las convertirá en una mejor elección para la gran mayoría de los jugadores, excepto para los pocos que ven y aprecian las pequeñas diferencias en la calidad de vídeo premium y la menor pero asombrosa de una adaptación a 4K.

Sin embargo, incluso si estas consolas no hubieran existido, la Xbox One X tampoco sería perfecta. Teóricamente, su disco duro de 1 TB podría llenarse casi de la noche a la mañana gracias a descargas de más de 100 GB para juegos como Gears of War 4, Forza Motorsport 7 y Quantum Break, si no fuera por el hecho de que estos enormes juegos tardarán varias horas en descargarse. Microsoft podría solucionar esto en el futuro con un disco duro de mayor tamaño, pero, tal y como están las cosas, la consola más premium del mundo solo puede almacenar alrededor de 10 juegos triple A a la vez.

Xbox One X: conclusión final

Al comienzo de este análisis, hemos dicho que había un tipo específico de jugador para el cual se diseñó la gran potencia de Xbox One X. Después de leer nuestra reseña, estás en la mejor posición para decidir si ese jugador eres tú o no, o para decirlo de otra manera, si crees que apreciarías y harías uso del procesamiento adicional y las mejoras gráficas que ofrece Xbox One X.

La Xbox One X es una buena máquina por derecho propio, pero no hay una razón real para comprar una hoy en día en lugar de una Xbox Series X si lo que buscas es potencia, a menos que encuentres un gran descuento para una One X, pues las generaciones se van renovando.

En última instancia, la Xbox One X muestra que Microsoft había vuelto a la normalidad después del lanzamiento original de Xbox One. Pero ahora, con máquinas más potentes en el mercado, ha sido superada si quieres una consola que aguante el paso del tiempo.

Análisis original publicado a las 12:01 PM del 3 de noviembre de 2017. Jon Porter colaboró en este análisis.