El nuevo sistema envolvente de Sennheiser me ha hecho replantarme si sigo con mi equipo Sonos

Sennheiser
(Crédito de imagen: Future/TechRadar)

Es posible que Sennheiser me haya hecho cambiar de idea respecto a mi sistema de cine en casa Sonos. Qué mala es Sennheiser. Hace poco probamos la barra de sonido Sennheiser Ambeo Plus y es un equipo impresionante. Y lo que es aún más impresionante, se puede vincular con varios subwoofers, una característica que hace sombra incluso a las mejores configuraciones de sonido envolvente de Sonos.

En este aspecto, mi sistema de cine en casa Sonos parece poca cosa. Por supuesto, es un set impresionante de tecnología que vale un pico (tengo un Sonos Arc emparejado con un Sonos Sub 2 y dos altavoces inteligentes Sonos One), pero sigo buscando soluciones de audio alternativas.

En un momento estoy suspirando por el nuevo y flamante Sonos Era 300, al siguiente, estoy desesperado por tener un altavoz inteligente Sonos, y al siguiente, estoy desesperado por experimentar la configuración de subwoofer múltiple que el Sennheiser Ambeo compatible con Atmos puede darme cuando se empareja de forma inalámbrica con hasta cuatro Ambeo Subs.

En la imagen, el Sonos Arc en blanco fijado a una pared bajo un televisor con un Sonos Sub en blanco en el suelo a un lado.

El Sonos Arc y el Sonos Sub funcionan bien juntos, pero nos hemos dado cuenta de que el Sub debe colocarse en un lugar muy específico para experimentar todo el efecto de sus graves que hacen temblar el suelo. (Image credit: Sonos)

El 'subtexto'

Respecto a los subwoofers, parece que a Sonos se le ha escapado algo con el Sub Mini, que es directamente comparable al subwoofer Ambeo, pero incapaz de hacer equipo con otros Sub Minis en un sistema.

Con la llegada de los altavoces Sonos Era 100 y Sonos Era 300, de repente hay todo tipo de nuevos sistemas de cine en casa Sonos que se pueden montar. Sin embargo, incluso el sistema de gama más alta que se puede montar (una configuración compuesta por un Sonos Arc, un par de altavoces Sonos Era 300 y dos Sonos Sub Gen 3) no permite añadir varios Sub Minis a la mezcla. 

Durante nuestras pruebas con los Sonos Era 300, descubrimos que estas bestias Dolby Atmos ofrecían resultados revolucionarios cuando se colocaban en una configuración de cine en casa Sonos. A diferencia del Sonos One y el Sonos Era 100, el Era 300 funciona en modo estéreo (no mono) cuando se empareja con una barra de sonido Sonos, lo que añade una mayor direccionalidad al paisaje sonoro de un sistema envolvente.

Una configuración de sonido envolvente Sonos en negro, que incluye un Sonos Sub y un Sonos Arc, así como dos altavoces Sonos era 300.

La última configuración del sistema de cine en casa de Sonos (un Arc, un Sub y dos altavoces Era 300) es un conjunto impresionante, pero ¿puede Sennheiser ofrecer una experiencia mejor? (Image credit: Sonos)

Lamentablemente, la falta de direccionalidad es un problema con las limitaciones actuales de las configuraciones de subwoofer de Sonos. Con incluso los mejores sistemas de sonido envolvente Sonos limitados a dos Sonos Subs (o un Sonos Sub Mini), los graves de estas configuraciones van a ser... un poco más limitados.

Durante el tiempo que pasamos con la Sennheiser Ambeo Soundbar Plus y tres Ambeo Subs, descubrimos que la adición de varios subwoofers creaba reverberaciones verdaderamente tridimensionales que podían llenar toda una habitación. Este efecto fue especialmente emocionante durante el visionado de la reciente película épica de guerra ganadora de un Oscar, Sin novedad en el frente.

Y ahí está de nuevo mi envidia por los subwoofers. Aunque estoy bastante contento con mi Sonos Sub, tengo que sentarme en un punto óptimo específico (al puro estilo Sheldon Cooper) si quiero disfrutar de todo el efecto de sus graves que hacen temblar el suelo. Si me siento unos metros en la dirección equivocada, esas ráfagas de graves se disipan rápidamente, en parte porque los sonidos de baja frecuencia disminuyen más rápidamente con la distancia que las frecuencias más altas.

La barra de sonido Ambeo Plus de Sennheiser y los tres subwoofers Ambeo proporcionaron reverberaciones tridimensionales que llenaron la sala.

La barra de sonido Ambeo Plus de Sennheiser y los tres subwoofers Ambeo proporcionaron reverberaciones tridimensionales que llenaron la sala. (Image credit: Future/TechRadar)

Aun así, aunque pudiera colocar varios Sonos Subs en mi sistema de cine en casa, no lo haría. El abultado modelo estándar ocupa bastante espacio en el suelo, y tendría que ampliar mi salón si quisiera colocar tres de ellos (cosa que no se puede hacer) en una configuración de sonido envolvente.

El Sonos Sub Mini, más barato y considerablemente más pequeño, es una perspectiva totalmente distinta. El Sonos Sub puede tener dos unidades conectadas. La oportunidad perdida es el Sub Mini, que no puede tener más de una. 

Sin embargo, este bebé tiene el factor de forma ideal para una configuración multisub, y me encantaría colocar tres o cuatro de ellos alrededor de mi habitación delantera... si vendiera un riñón para recaudar los 1.500€, más o menos, que costaría una configuración tan especial 

Creemos que el Sonos Sub Mini tiene el factor de forma ideal para una configuración multisub.

Creemos que el Sonos Sub Mini tiene el factor de forma ideal para una configuración multisub. (Image credit: Sonos)

Aunque sigo pensando que la Sonos Arc es una de las mejores barras de sonido del mercado, me encantaría poder combinarla con un trío de Sonos Sub Minis. Como cinéfilo que disfruta de los graves profundos que pegan hasta en la columna vertebral (mis vecinos van a llamar a la Guardia Civil la próxima vez que ponga a todo volumen el ataque del T-Rex de Parque Jurásico), espero que Sonos admita configuraciones multisub en un futuro próximo.

Por ahora, voy a tener que seguir sentándome en ese lugar tan concreto del sofá para sacar el máximo partido a mi Sonos Sub. Y ahora, si me disculpáis, me voy a soñar despierto otra vez con mis amores platónicos... ese trío de Ambeo Subs.  

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?

Aportaciones de