Skip to main content

Cambiaré mis AirPods por los Nothing Ear (2) si mejoran en estos 4 aspectos

Nothing Ear 1
(Crédito de imagen: Carlos Pedrós)

Los primeros auriculares de Nothing, los Ear (1) eran puro estilo.

Las primeras imágenes de los cascos, mitad transparentes, mitad futurísticos, con una mariquita enganchada en el estuche de carga, demostraban calidad y un trabajo muy detallado, y no se puede negar que toda la atención que se puso en ellos les hizo quedar en muy buen lugar después de su lanzamiento.

Más adelante, junto a la aplicación de Nothing, todo subía de categoría, y los Nothing Ear (1) Black Edition venían con Bluetooth 5.2 y una cancelación de ruido mejorada, y en ese precio no había nada igual.

La certificación IPX4 contra salpicaduras también era de agradecer, y el punto rojo en el auricular derecho hacía que me preguntara por qué otros fabricantes no ofrecían esta simplicidad tan bonita. Pero la calidad del sonido es lo que más puede sorprender y aquí, los Nothing Ear (1) están entre los mejores auriculares en términos de neutralidad en todas las frecuencias, así como en la potencia de los bajos y su precisión.

Tengo los Nothing Ear (1) y creo que el sonido es espectacular. Pero si paso a los Melomania 1+, de Cambridge Audio (que actualmente están mucho más baratos), el bajo es más impactante, sí, lo que hace que los Ear (1) parezcan bastante apagados en cuanto a la sincronización. Aunque sean muy potentes, los Ear (1) sufren de palidez en los bajos y carece de precisión si los comparamos directamente con los Melomania 1+.

A pesar de ello, creo firmemente que Carl Pei, CEO de Nothing, está preparando algo en Nothing, y si los recientemente filtrados auriculares Ear (1) Stick, los próximos auriculares de la compañía británica, que saldrían después del esperadísimo Nothing Phone (1), son ciertos, la nueva empresa de Pei podría acercarse a los AirPods de Apple si consigue mejorar estas áreas clave.

Y voy a dejar la calidad del sonido a un lado, que ya he dicho lo que tenía que decir sobre ella. Vamos a empezar:

Nothing Ear 1 en una mesa blanca

La funda transparente de los Nothing Ear (1) y el hueco para el pulgar son muy populares, aunque su calidad de sonido no fuera perfecta. (Image credit: TechRadar)

1. Soporte multipunto

Aunque la conectividad se ha mejorado en la actualización más reciente de la Black Edition gracias al uso del Bluetooth 5.2, todavía no contamos con conexión multipunto. Esta tecnología es la que permite cambiar automáticamente de un dispositivo u otro a los auriculares, y muchos de los que están en nuestro ranking de los mejores cascos la tienen, incluidos los Airpods.

Seguramente, a medida que crezca el ecosistema de Nothing, pasar de escuchar música en el Nothing Phone (1) a una posible y futura Nothing Tablet será lo más normal que haga un usuario, sea o no profesional.

Además, tampoco hay actualmente soporte aptX o LDAC para mejorar la calidad del streaming por Bluetooth, algo que esperemos que llegue con los próximos auriculares de la compañía.

2. Un mejor modo de transparencia

La cancelación de ruido en los auriculares más recientes de Nothing ha mejorado mucho, aunque hacer uso de ella suponga un gran detrimento de la batería, ya que solo aguantan 4 horas con una sola carga si tienes la cancelación de ruido activada y el volumen un poco por encima de la media.

Pero lo que sí que requiere un poco más de trabajo es el perfil de transparencia, porque puede ser mucho mejor de lo que es actualmente. Sí, los coches y las voces de las personas que pasan cerca de ti por la calle se pueden escuchar cuando se tiene activado este modo (y sin el desconcertante efecto de túnel de viento, que otras marcas baratas sí que tienen), pero hay espacio para convertirlos en unos auriculares muy competentes en este aspecto, y aquí apuntamos hacia los Sony WF-SP800N. De nada.

Nothing Ear 1 sobre una mesa

Ese punto rojo para el derecho y el blanco para el izquierdo, un pequeño detalle con una gran utilidad. (Image credit: TechRadar)

3. Ir más allá con el EQ

Actualmente, la app de Nothing solo ofrece tres configuraciones de ecualizador: 'equilibrado', 'más agudos' o 'más bajos', y durante mi análisis, cambiar entre estos modos hacía que se perdiera la conexión Bluetooth de uno de ellos (aunque hay que decir que la conectividad se ha mejorado a través de actualizaciones de software).

Además, y aunque se hayan actualizado los Nothing Ear (1), estos perfiles no se pueden modificar manualmente.

La opción de ajustar el sonido a tu gusto usando un ecualizador de tres o cinco bandas podría aumentar el rendimiento del sonido a nivel personal considerablemente.

4. Mejores controles táctiles  

Los controles táctiles de los Ear (1) se pueden configurar en la app para iOS y Android, que tiene la misma interfaz retro-digital que está impresa en los auriculares y en el tallo de los mismos, pero que después de tanto tiempo sigue sin estar en español.

Junto a los dos temas visuales, la opción de apagar la detección de oreja y la función de encontrarlos (que emite un sonido desde los auriculares para que sea más fácil localizarlo si se te ha caído en el sofá), verás una imagen de los Ear (1) sobre dos burbujas: 'escuchar' y 'tocar', y es esta última en la que me quiero centrar, ya que aquí puedes cambiar qué pasa cuando haces dos toques, tres toques o una pulsación larga mientras llevas los auriculares puestos.

Me gusta configurarlo para que los tres toques en el auricular izquierdo salten una canción y en el derecho la pongan más avanzada, y la pulsación larga la tengo para cambiar entre los perfiles de cancelación de ruido. Aunque parezca raro, no se puede hacer un solo toque, probablemente para evitar pausar una canción. Es una pena, porque usar dos toques para pausar la canción suele funcionar una vez sí, una no.

Además, los ajustes de volumen se pueden hacer deslizando el dedo hacia arriba y abajo del tallo de los auriculares pero, de nuevo, es difícil conseguir que funcione bien, sobre todo sin lanzar un auricular fuera de la oreja.

Bueno, llegados a este punto, usar el móvil para controlar el volumen y demás es ya prácticamente innecesario, pero espero que la próxima vez funcionen mucho mejor.

Si estás ahí, Nothing, estoy deseando probar los nuevos Ear (2), o como quiera que los vayáis a llamar, pero creo que podrían ser algo espectacular, ¿no?

Carlos Pedrós
Carlos Pedrós

Avgeek.
Pruebo toda la tecnología que puedo para decirte si vale la pena o no, pero lo que más me gusta analizar son los móviles.
Siempre estoy en Twitter (opens in new tab) o Instagram (opens in new tab), si necesitas cualquier cosa o tienes alguna duda tecnológica, ¡mándame un mensaje, no te cortes!

Aportaciones de