Skip to main content

Creía haber dejado atrás las pulseras de actividad, pero la Garmin Vivosmart 5 me ha hecho cambiar de opinión

Garmin Vivosmart 5
(Crédito de imagen: Garmin)

Puede sonar tonto, pero soy un poco elitista con las pulseras de actividad. Aprecio el valor de las pulseras de fitness compactas como la Fitbit Luxe o la Huawei Band 3 Pro, pero nunca me he planteado llevar una a largo plazo. No ofrecen la profundidad de datos que me gustaría, y son más bien un empujón para que te pongas en marcha.

Aunque es muy voluminosa (y a veces incómoda), la Garmin Fenix 7 se ha convertido en mi dispositivo de uso cotidiano por el gran volumen de datos que recoge a lo largo del día. Niveles de estrés, variabilidad de la frecuencia cardíaca, estado de recuperación, fases del sueño, saturación de oxígeno en sangre, temperatura... Lo quiero todo, y una pulserita pequeña y fina no me lo va a dar. O eso pensaba.

La Garmin Vivosmart 5, que estoy probando actualmente, es un dispositivo de seguimiento de la actividad física diseñado para los fans de los datos, y cuanto más lo uso, más me gusta. 

La apariencia no lo es todo

Voy a ser sincero, en comparación con la Fitbit Luxe, la Vivosmart 5 no es particularmente atractiva. Aunque es pequeña y ligera (mi báscula de cocina dice que la Garmin pesa 24,5 g), está diseñada para ser práctica más que para quedar bonita. Por ejemplo, en lugar de instalar un discreto control táctil en un lado de la carcasa, Garmin ha colocado un botón físico justo en la esfera del reloj. No es muy elegante, pero sí es fácil de usar, sobre todo a mitad de una carrera.

La Vivosmart 5 cuenta con una brillante pantalla OLED de alta resolución, pero es monocromática en lugar de a todo color, y los diseñadores de la interfaz de Garmin no han perdido el tiempo con gráficos innecesarios o caras animadas. Los datos están comprimidos pero ordenados, con al menos tres estadísticas clave visibles en cualquier momento.

El Garmin Vivosmart 5 tiene una pantalla OLED monocromática y está disponible en tres colores: menta, blanco y negro

El Garmin Vivosmart 5 tiene una pantalla OLED monocromática y está disponible en tres colores: menta, blanco y negro (Image credit: Garmin / Lifestyle Travel Photo / Shutterstock)

Al tocar la parte frontal, puedes ver el recuento de pasos, la frecuencia cardíaca, el nivel de batería, el tiempo, los minutos de intensidad y la puntuación de la energía corporal de un vistazo, y al deslizar hacia abajo puedes profundizar para ver más datos sobre cada métrica. Es una cantidad asombrosa de información para meterla en una pantalla que mide solo 10,5 mm x 18,5 mm.

Todavía estoy probando el Vivosmart 5, pero el principal inconveniente que he encontrado hasta ahora es la duración de la batería. Garmin dice que el reloj durará una semana con una sola carga, pero solo si se desactiva el seguimiento de SpO2 y del sueño. Con estos dos elementos activados, la duración de la batería se acerca a los cuatro días. Sin embargo, la carga es rápida, y deberías poder tenerlo completamente cargado en unas tres horas.

Yo aún preferiría un reloj de running en toda regla para entrenar (la Vivosmart 5 carece de GPS integrado, además de herramientas como el estado del entrenamiento y la resistencia en pantalla), pero esta pequeña pulsera de fitness me ha conquistado, y puede que me acabe comprando una cuando haya devuelto a Garmin su unidad de prueba.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


With contributions from