Me encanta AMD, pero tiene que dejar de lanzar productos que nadie necesita

Una imagen de un hombre haciendo el gesto de "no, gracias" a una caja con el logo de AMD Ryzen
(Crédito de imagen: Shutterstock, AMD)

Hace poco estaba hablando con un familiar sobre mi trabajo, y terminamos hablando de AMD. Es una gran compañía, que parece ser siempre el segundón, ya sea en el área de las CPU o en el de las GPU, por detrás de Intel y NVIDIA, respectivamente. Pero no por ello deja de gustarme AMD, soy amante de la relación calidad-precio, y esta compañía siempre suele cumplir en este aspecto. Y sí, lo sé, NVIDIA RTX 4090 (opens in new tab) es más potente, pero no me importa. 

A ver, la mayoría de mi familia no es tengan mucha idea sobre tecnologías. A menudo, tengo que explicarles a qué me dedico de forma muy simplificada, y me encanta que me sigan escuchando incluso cuando empiezo a hablar sobre la importancia de la VRAM, o en cómo funcionan los nuevos procesadores de Intel. Como imaginaréis, es a mí a quien recurren todos mis conocidos cuando necesitan consejos sobré qué ordenador, móvil, o dispositivo deben comprarse, y me gusta ayudarles todo lo que puedo. Ahora bien, lo que no me parece bien es que los fabricantes de tecnología no se esfuercen un poco más en simplificar las cosas para no confundir a los consumidores.

A principios de este mes, en el CES 2023 (opens in new tab), la CEO de AMD, Lisa Su, desveló tres nuevos procesadores Ryzen de 7ª generación: el Ryzen 5 7600, el Ryzen 7 7700 y el Ryzen 9 7900. Estas CPUs vienen con una frecuencia base reducida y una reducción correspondiente del TDP (consumo) a 65W. Como podrás deducir, cada uno de ellos se alinea con un procesador Ryzen de la serie X ya existente, como el excelente Ryzen 5 7600X.

Entiendo por qué existen estas CPU. Su mayor eficiencia energética viene acompañada de un precio más bajo, lo que convierte a estos chips en una alternativa sensata a los nuevos procesadores Ryzen existentes para cualquiera con un presupuesto más ajustado. Pero cuando intenté explicárselo a mi familiar, no sabía ni por dónde empezar... Me preguntó: "Espera, ¿pero por qué esos tienen una X?", y yo: "Bueno, pues...".

Procesador AMD Ryzen 5 7600X

(Image credit: Future)

Resulta muy confuso

Y así, empecé mi larga explicación. Mientras hablaba, me di cuenta de lo inaccesible y complicado que es el sector del hardware de PC para quienes no están acostumbrados a todos esos tecnicismos y a su amplísima selección de componentes. Cabe señalar que este es sólo el último ejemplo, pero este es un problema que afecta a todo el sector y del que AMD es especialmente culpable.

A ver, hablemos un momento de la oferta de tarjetas gráficas de AMD. Y no, no estoy hablando de las últimas y fantásticas GPUs Radeon de la serie 7000, que por cierto, me parece bastante ridículo que AMD haya lanzando dos gráficas distintas que se llaman RX 7900 XTX y RX 7900 XT... en serio... ¿cómo va a notar la diferencia una persona normal, que no sea experta en tecnología? 

Pero no, estoy hablando de la generación anterior de GPUs de AMD. En este caso, no usaron eso de "XTX", pero sí que había versiones con sufijo XT y sin XT para cada gráfica (por ejemplo, la RX 6600 y la RX 6600 XT), por lo que ya empezamos con mal pie. Pero espera, ¡que hay más! Algunas de estas tarjetas también tienen variantes xx50, como la RX 6750 XT, una versión mejorada de la RX 6700 XT, pero eso no lo ve tan claro un consumidor medio.

Más allá de confundir a los clientes con menos conocimientos tecnológicos, esta masificación de cada generación de productos causa un grave problema: cuando componentes similares tienen precios muy parecidos, algunos de ellos se vuelven inevitablemente redundantes muy rápido.

Tarjeta gráfica AMD Radeon RX 7900 XT

(Image credit: Future)

Componentes de PC sin sentido

Comparando las dos GPU que he mencionado antes, la RX 6750 XT ofrece un rendimiento ligeramente superior al de la RX 6700 XT estándar, y cuesta un poco más. Lo cierto es que la 6700 XT ofrece una relación calidad-precio algo superior y, siendo la diferencia de rendimiento tan pequeña como es, cuesta entender por qué tenían que existir estas dos tarjetas.

AMD no es el único fabricante que hace esto. Prácticamente todos los grandes de la industria del hardware para PC han sustituido sus propios productos con modelos ligeramente mejores o peores demasiado pronto después del lanzamiento original, haciendo sólo cambios sutiles en los nombres. Incluso NVIDIA se ha visto obligada a cambiar el nombre (opens in new tab)de una de sus nuevas GPU. Las propias convenciones de nomenclatura pueden ser bastante confusas, pero no voy a enredarme demasiado hablando de las diferencias entre los chips de la serie P y la serie N de Intel.

En este artículo estamos hablando de AMD, y me preocupa que Lisa Su y sus equipos, que tan duro trabajan, estén a punto de cometer el mismo error con sus nuevas líneas de productos de CPU y GPU. La introducción de "XTX" como modificador de la nomenclatura de las tarjetas gráficas Radeon añade otro nivel de complejidad al asunto; ¿veremos una RX 7950 XT y una 7950 XTX? ¿Habrá una Radeon RX 7900 que no sea XT? Siento que me va a explotar el cerebro solo de pensarlo.

Las CPU no salen mucho mejor paradas. Echemos un vistazo al desglose de precios de los nuevos modelos sin X presentados en CES. Según los precios recomendados por AMD (de momento solo los conocemos en dólares, por lo que compararemos usando esa moneda), cada nuevo chip cuesta treinta dólares más que la CPU de la serie X de menor especificación; así, el Ryzen 9 7900 cuesta 429 dólares, solo treinta dólares más que el Ryzen 7 7700X, cuyo precio de catálogo es de 399 dólares. Por dar algo de referencia, 30 dólares son unos 27,63€.

Procesador AMD Ryzen 5 7600X

(Image credit: Future)

Basta ya, hombre

Ahora bien, todavía no disponemos de cifras exactas sobre el rendimiento del 7900 (estamos poniéndolo a prueba todavía), pero sus 12 núcleos, comparados con los ocho del 7700X, significan que está prácticamente garantizado que ofrecerá un rendimiento medio superior. Llegados a este punto, es difícil afirmar que ambos chips necesitaban realmente salir al mercado tan cerca en precio, rendimiento y fecha de lanzamiento.

De momento no hay noticias de ningún chip Ryzen 3, ni de un posible Ryzen 7 7800X (o no X), y aún podemos esperar variantes xx50 de algunas de las CPU existentes; y eso incluso antes de llegar a los chips de la serie X3D que esperamos una vez que AMD introduzca su impresionante tecnología de caché 3D V en sus procesadores de próxima generación.

En definitiva, lo siento, pero esto tiene que acabar. Llenar el mercado de productos con diferencias mínimas es una tontería; al fin y al cabo, la gente con conocimientos técnicos se dará cuenta de cuál es el mejor producto y sólo comprará ese, y los menos expertos acabarán comprando productos con una peor relación calidad-precio.

Para ser sincera, me resulta desconcertante. Si hay un producto perfectamente bueno que se sitúa más o menos dentro de su propia gama de precios, no hay que meter otros productos en esa franja de precios por puro afán de variedad. Eso dificulta la elección del consumidor y diluye el potencial de cada producto. Llevo mucho tiempo animando a AMD en su continua batalla contra sus rivales NVIDIA e Intel, pero esto no me gusta, y los consumidores tampoco deberían tener que soportarlo.

Anastasia Lazaridis
Editora

Soy ingeniera informática y editora del equipo de TechRadar España. Me gusta todo tipo de tecnología, pero los ordenadores son mis dispositivos preferidos. Además de escribir sobre ellos me encanta arreglarlos, al fin y al cabo, pueden llegar a estar tan locos como yo.

Aportaciones de