Skip to main content

En un solo día, toda mi emoción por el Nothing Phone (1) se ha esfumado

Una imagen oficial del Nothing Phone (1) visto por detrás, con un loro posado encima.
(Crédito de imagen: Nothing)

En contra de mi propia mentalidad, me vi sintiéndome bastante optimista y emocionada de cara al lanzamiento del Nothing Phone (1) (opens in new tab), que es el primer móvil de una nueva marca de tecnología liderada por el cofundador de OnePlus (opens in new tab).

Si bien de primeras no me interesaba mucho, y más teniendo en cuenta que cuando la compañía lo anunció por primera vez (opens in new tab) hubo mucha palabrería pero poca cosa que sonara realmente rompedora, luego pudimos ver una muestra de prueba de su versión de Android, y parecía bastante impresionante, y después, se filtró el precio (opens in new tab) que podría tener el móvil, que sugería que podría tratarse de un Android de gama media... y eso ya llamó mi atención (opens in new tab) y despertó mi curiosidad. 

No suelo escribir artículos de opinión elogiando teléfonos que todavía no se han lanzado al mercado, pero el Nothing Phone (1) despierta algo en mí que me inspira y me hace sentir cosas.

Pero ahora que queda menos de un mes para que sea la presentación oficial del Nothing Phone (1), el 12 de julio (opens in new tab), las cosas han empezado a torcerse: nos han mostrado demasiadas cosas antes de tiempo, y francamente, ya no estoy segura de que me interese el teléfono.

Detalles del diseño oficiales y filtrados

En un solo día, han surgido dos informaciones sobre el diseño del Nothing Phone (1).

La primera noticia fue una imagen oficial que publicó Nothing (opens in new tab), que muestra la parte trasera del teléfono, y claro, previamente habíamos escuchado que este móvil tendría una parte trasera transparente, pero resulta que en esta imagen se aprecia que tampoco es que haya mucho que ver debajo de la tapa.

See more

También se parece asombrosamente al iPhone 12 (opens in new tab), sobre todo por cómo están colocadas las dos cámaras y la bobina redonda, que recuerda mucho al MagSafe para carga inalámbrica de Apple.

La imagen despertó mucho debate en la prensa y redes sociales, algo que Carl Pei, el fundador de Nothing, afirmó que era precisamente su intención.

See more

Poco después de la publicación de esas imágenes oficiales, pudimos conocer muchos más detalles sobre el Nothing Phone (1) gracias a numerosos YouTubers que tuvieron la oportunidad de ver el móvil de cerca en un evento celebrado en Suiza. Parece que fue como un especie de evento de lanzamiento, aunque el teléfono estaba dentro de una caja de cristal.

Esto nos permitió echar un buen vistazo al móvil y ver que muestra algunos paneles de luces LED alrededor de las dos cámaras y en diferentes puntos de la parte trasera. Y personalmente, cuanto más cosas veo del Nothing Phone (1), menos me gusta el teléfono.

¿Diseño malo o aburrido?

No me gusta el diseño del Nothing Phone (1), y supongo que cuando Carl Pei dijo que el aspecto del dispositivo sería cuestión de gustos, tenía razón. Pero lo cierto es que todavía no he hablado con nadie que me haya dicho que le haya gustado.

Tampoco termino de aclararme si es que me parece un mal diseño, o simplemente uno demasiado aburrido, o si es que acaso las dos cosas van de la mano.

Con ese marco plano y solo dos cámaras en su parte trasera, el Nothing Phone (1) parece que me recuerda a todas esas cosas que no me gustan de los móviles de gama media típicos, y eso me tira para atrás.

Pero en realidad, donde más falla este teléfono, es precisamente en aquello que pretende vender; la combinación de esas luces LED colocadas de forma tan rara y la parte trasera "transparente" que prácticamente no muestra nada, da como resultado un dispositivo caóticamente extraño.

Que quede claro: me gustan los móviles que cuentan con un diseño raro, especial o único... pero solo cuando lo hacen bien. Me gustaron el Vivo V23 (opens in new tab) y el Realme 9 Pro+ (opens in new tab) con sus partes traseras que cambian de color, y el Oppo Reno 10x Zoom (opens in new tab) y el Lenovo Legion Phone Duel (opens in new tab) con sus extrañas piezas que salen de la nada. Pero para saber si un diseño especial me gusta o no, tengo un pequeño truco; simplemente me planteo si me daría vergüenza que me vieran en público con el dispositivo en la mano, y en este caso, el Nothing Phone (1) no termina de pasar la prueba.

Invitación al evento de Nothing Phone (1)

(Image credit: Nothing)

La razón por la que esto ha hecho que mi emoción se esfume

En la tecnología, y en otros sectores de la industria, hay dos maneras de destacar: hacer algo mejor que los demás o hacer algo diferente.

Es difícil ser el mejor en el mercado de los smartphone ya que es muy competitivo. Hay que guiarse por las necesidades y los presupuestos de los compradores, y eso hace que muy pocos móviles puedan ponerse a la cabeza frente a sus múltiples rivales.

Es mucho más fácil lanzar un producto que sea diferente, que llame la atención por ser especial, y atraiga todas las miradas, tanto de los periodistas como de los amantes de la tecnología. Pero hay que hacerlo bien; tiene que haber cierta cordura en medio de la locura. Las nuevas características o diseños necesitan tener ciertas razones por las que están ahí, y a ser posible, que cambien la forma en la que la gente utiliza su teléfono.

Muy a menudo, cuando se lanza un móvil en el que simplemente se hace algo diferente por el mero hecho de ser único, al final tiene muy poco impacto en la "cultura tecnológica" y la gente los olvida tan pronto como aparece algo más nuevo y llamativo.

Y claro, "diferente" no es para nada lo mismo que ser "bueno", y rara vez vemos dispositivos que consigan ofrecer ambas cosas. Por lo general, cuando los teléfonos tienen características únicas, acaba siendo a costa de ser por lo demás dispositivos bastante pobres.

Parece que Nothing lo está apostando todo a conseguir lanzar un móvil que sea realmente memorable, pero no está siguiendo el camino adecuado para ello. Ese diseño tan extraño no conllevará una interfaz de usuario demasiado diferente, sino que más bien hace lo mismo que muchos otros teléfonos Android de gama media: pensar que con "parecer raro" es suficiente para ser atractivo.

Y si Nothing ha decidido que un diseño extravagante es todo lo que necesita para atraer las miradas, esto da a entender que el teléfono en sí no tiene especificaciones competitivas, tal vez esto signifique que tendrá un precio muy alto, o un chip poco potente, o que las cámaras no sean nada de otro mundo, o que se cargue de forma extremadamente lenta. Ya lo veremos.

Yo esperaré hasta el 12 de julio para formarme mi opinión definitiva sobre el Nothing Phone (1), pero lo que ya tengo claro, es que ya no me siento igual de emocionada como antes.

Soy ingeniera informática y editora del equipo de TechRadar España. Me gusta todo tipo de tecnología, pero los ordenadores son mis dispositivos preferidos. Además de escribir sobre ellos me encanta arreglarlos, al fin y al cabo, pueden llegar a estar tan locos como yo.

Aportaciones de