¿Tienes un nuevo móvil Android? Comprueba estas dos configuraciones de inmediato

Google Pixel 8 Pro
(Crédito de imagen: Future / Philip Berne)

Si bien he sido usuario de iPhone durante los últimos dos años, nunca estoy lejos de un teléfono Android y, a temporadas, uso algunos de los mejores teléfonos con Android que puedes conseguir hoy junto con mi iPhone 13 Pro. 

Los teléfonos Android todavía me atraen gracias a su variación, la falta de compromiso de especificaciones en los modelos emblemáticos y características interesantes: los modelos más destacados son el Samsung Galaxy S23 Ultra, OnePlus Open y Google Pixel 8 Pro. 

Pero hay al menos una cosa que hago primero cuando configuro un nuevo teléfono Android, independientemente de la marca del teléfono: verificar la configuración de pantalla.

Calibrado de color, rampa de resolución

Google Pixel 8 Pro AI wallpaper bicycle

(Image credit: Future / Philip Berne)

Una buena cantidad de teléfonos Android ahora vienen con pantallas OLED capaces de ofrecer una gran cantidad de colores y resolución QHD+. Pero desde el primer momento, estas pantallas se pueden configurar en una configuración de color mediocre y solo usan resoluciones FHD+ para mantener bajo el consumo de energía.

Sin embargo, me gusta una pantalla atrevida, brillante y colorida. Y en tamaños más grandes aprecio una resolución QHD+ (o al menos si está en oferta, la quiero encendida, incluso si a veces puede ser difícil saberlo). 

Así que tengo que ir a la configuración de pantalla, aumentar la resolución, a menos que tenga un modo adaptativo, y asegurarme de que el perfil de color que se ofrece funcione para mí. 

Para los teléfonos OnePlus, esto a menudo me ha llevado a seleccionar modos que ofrecen o se acercan a la gama de colores DCI-P3 de nivel cinematográfico. Los teléfonos Samsung me hacen elegir el modo Vivid, ya que me gustan los colores atrevidos, aunque ocasionalmente exagerados, de sus pantallas AMOLED.

(Image credit: Future)

Y en los teléfonos Pixel de Google tiendo a preferir el modo Natural predeterminado que complementa las fotos HDR-y que la fotografía computacional de Google tiende a escupir independientemente de los objetivos o especificaciones de la cámara.

Una tasa de refresco adecuada

Samsung Galaxy S23 Ultra

(Image credit: Future | Alex Walker-Todd)

Gracias a la evolución de la tecnología de paneles, muchos teléfonos Android vienen ahora con pantallas de alta frecuencia de refresco, que suelen ofrecer frecuencias de refresco de 90Hz o 120Hz. Pero a menudo no están activadas por defecto o utilizan modos adaptativos que pueden ser bastante temperamentales, lo que significa que el teléfono se carga con un refresco de 60Hz desde el principio.

Así que hay que ir a la configuración de la pantalla para asegurarse de que el modo de alta frecuencia de actualización está activado o que el modo adaptativo funciona como debería. Puede parecer un cambio pequeño y tiende a provocar un mayor consumo de batería, pero una vez que te acostumbras a 120Hz duele volver a 60Hz. Sin embargo, me gusta la opción de desactivarlo cuando el móvil tiene poca batería y no estoy cerca de un enchufe.

(Image credit: Future)

Si no has comprobado estos ajustes, es realmente fácil. 

Solo tienes que abrir la aplicación de ajustes en tu teléfono Android o utilizar el menú desplegable rápido en las versiones recientes de Android para acceder al icono de ajustes, a continuación, desplázate hasta el menú de pantalla y tócalo para acceder a una serie de opciones de pantalla

La opción de resolución de pantalla probablemente se llamará así, mientras que los colores estarán en opciones como "Colores" o "Modo de pantalla". En cuanto a la frecuencia de actualización, se puede encontrar en opciones con nombres como "Pantalla suave" y "Suavidad de movimiento", normalmente acompañadas de una palanca para activar o desactivar, o adaptable o estándar.

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de