De verdad que espero que este rumor sobre el iPhone 15 se equivoque - Nos merecemos algo mejor

Foto del iPhone 14 Pro Max
Una foto del iPhone 14 Pro Max que se enfoca en la Dynamic Island (Crédito de imagen: TechRadar)

Tanto si consideras que la nueva Dynamic Island (opens in new tab) es más bien un truco de marketing, como si crees que es pura innovación, esta isla en una de las novedades más importantes (opens in new tab) de los iPhone 14 Pro (opens in new tab) de Apple. Y a mí me gusta, no me entendáis mal, pero preferiría que la compañía se centrara en otras cosas que creo que son más importantes, y parece que seguirá sin hacerlo en su próximo iPhone 15.

Hace unos días hubo una filtración que hablaba de que la Dynamic Island llegaría el año que viene a todos los modelos de la gama iPhone 15 (incluidos los básicos), y eso está muy bien, pero la misma filtración también habló de otros aspectos de las pantallas que se esperan en la próxima generación, y hubo algo que tengo que decir que me frustró bastante.

See more

No es que esté frustrada con Ross Young, y digo esto porque él es el CEO de Display Supply Chain Consultants (que es una compañía experta en la cadena de suministros de pantallas), además de ser el autor del tuit que acabáis de ver, pero el tema es que si lo que dice es cierto, esto confirma que Apple seguirá una tendencia que francamente, ya ha sobrepasado el límite de lo tolerable en un iPhone. 

El tuit Ross Young afirma que seguiremos sin ver una tasa de refresco de 120Hz, ni tecnología LTPO, en la pantalla de los modelos básicos de iPhone 15. Esto me hace pensar que Apple no respeta lo suficiente a sus usuarios como para darles tecnología actualizada a un precio justo. Es decir, ¿es normal que no encontremos estas características en un móvil que ya cuesta más de 1.000€?

Una tasa de refresco... bien pasadita

El iPhone 13 Pro (opens in new tab) y el iPhone 13 Pro Max de 2021 supusieron el debut de la tasa de refresco ProMotion del iPhone, que se ha mejorado con las pantallas LTPO del iPhone 14 Pro (opens in new tab) y del iPhone 14 Pro Max. Esta tecnología significa que las pantallas de estos últimos móviles son capaces de bajar la tasa de refresco hasta 1Hz, lo cual supone un ahorro importante en el consumo energético, y además ha hecho posible que la función de pantalla Always-on (siempre encendida) por fin haya llegado a los iPhone. Por otro lado, para otros tipos de uso, los móviles pueden variar la tasa entre 10Hz y 120Hz para que puedan encontrar el equilibrio entre ahorro de energía y una experiencia fluida para el usuario.

Pero eso es solo en los modelos Pro... El iPhone 14 (opens in new tab) sigue estancado con prácticamente la misma pantalla OLED que hemos visto en las dos generaciones anteriores, que cuenta con una absurda tasa de refresco de 60Hz, que es la misma que llevamos viendo en los modelos estándar desde 2007.

La tasa de refresco es una de las características que Apple usa para diferenciar bien sus modelos Pro de los estándar, pero es que independientemente de lo que quiera hacer la compañía a nivel interno, si nos fijamos en el resto del mercado, hasta la mayoría de los móviles más baratos con Android tienen hoy en día una tasa de refresco superior a 60Hz. En otras palabras, independientemente del precio, una tasa de 60Hz simplemente ya no está a la altura hoy en día.

Como decimos, hay muchísimas alternativas Android de gama media y económica que ofrecen pantallas con tasas de refresco de 90Hz, y superiores, y además desde hace tiempo. Por lo tanto, si lo que ha dicho Young de que la tasa de refresco de 120Hz seguirá siendo exclusiva de los modelos iPhone Pro en 2023, esto sin dudas hará que uno de los mayores puntos flojos de los iPhone básicos se convierta ya más bien en un fracaso.

Tanta potencia, y nada que hacer con ella

Yo esperaba, como mucha gente, que Apple al menos se dignara a ofrecernos algún tipo de flexibilidad mejorada con la pantalla del iPhone 14. Apple podría haber utilizado un panel adaptativo, aunque se hubiera quedado con 60Hz, pero así ofrecería por lo menos una mayor eficiencia energética (y además hubiera podido habilitar la pantalla Always-On en los modelso básicos). O si no, Apple podría habernos ofrecido al menos un panel de 90Hz. Todo esto habría permitido a Apple mantener su clara y deseada diferenciación entre los modelos Pro y los estándar, ya que todavía serían mucho mejores las pantallas de los modelos superiores, pero al menos así nos hubiera dado algo con lo que calmar nuestras ansias. Pero no... nada.

Algo que siempre les sobra a los iPhone, y eso no lo puede negar nadie, es potencia, gracias a los excelentes chips Bionic de Apple. Pero para los que les guste jugar con el móvil, el iPhone 14 es un teléfono algo mediocre para los videojuegos, ya que aunque tiene potencia de sobra para que los juegos rindan genial, todo se ve limitado por esa pantalla anticuada.

Aunque los iPhones han tenido una tasa de entrada táctil de 120Hz desde hace unas cuantas generaciones (eso quiere decir la frecuencia a la que un teléfono registra la entrada táctil de un usuario), que el contenido se muestre a 60Hz es demasiado lento (en especial cuando se trata de buques insignia). Es demasiado lento tanto para mostrar las "órdenes" recibidas por el usuario, como para mostrar contenidos en movimiento. Y esto es peor todavía cuando se trata del gaming: no verás ningún modelo con una tasa de refresco menor a 120Hz en nuestro ranking de mejores móviles gaming (opens in new tab).

Y lo mismo pasa para ver vídeos en streaming. No solo los juegos en el móvil se benefician de una tasa de refresco alta que permite pantallas más fluidas, sino que plataformas como YouTube están empezando a ofrecer cada vez más contenidos que se muestran por encima de los 60fps, y esa tendencia solo va a seguir creciendo con el paso del tiempo.

En definitiva, hay muchos motivos por lo que una buena tasa de refresco es importante, y no es justo que Apple le pida a sus compradores pagar tanto dinero por un móvil que no está a la altura y que no es capaz de mostrar los contenidos como se merecen. No olvidemos que el iPhone 14 parte de 1.009€, ni más ni menos, ¿es tanto pedir una tasa de refresco mayor que unos mediocres 60Hz?

Soy ingeniera informática y editora del equipo de TechRadar España. Me gusta todo tipo de tecnología, pero los ordenadores son mis dispositivos preferidos. Además de escribir sobre ellos me encanta arreglarlos, al fin y al cabo, pueden llegar a estar tan locos como yo.

Aportaciones de