Skip to main content

La estrategia de Microsoft con Activision demuestra que la competencia ya no es Sony, sino algo mucho más grande

Xbox Series X
(Crédito de imagen: Microsoft)

La compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft es actualmente el agujero negro que está, si no absorbiendo todo, al menos alterando la realidad de otras noticias en el espacio del gaming. Estos sucesos están afectando a todo lo demás. Incluso si una noticia no está relacionada, su aura la acaba influenciando.

Parece que algo ha cambiado. El funcionamiento de la industria, el tamaño de las compañías, las divisiones, la interacción entre los grandes editores y los fabricantes de consolas, todo era fiable. Previsible. 

Las conversaciones que se mantenían eran cíclicas, porque por mucho que pasara el tiempo y los lanzamientos fueran y vinieran, los participantes de este juego se habían mantenido en sus posiciones relativas de un tiempo a esta parte.

Después del martes, ya nada parece igual. La conversación se ha hecho mucho más grande. No se trata solo de consideraciones sobre consolas o lanzamientos de juegos, sino más bien de empresas que intentan dar forma a la manera en que experimentamos nuestro mundo. 

Como una mala metáfora de Pokemon, en el espacio de un par de días, parece que la escala del mundo gaming ha evolucionado.

Sin embargo, a pesar de la magnitud de este cambio de paradigma, gran parte de la conversación sobre los primeros consumidores sigue estancada en lo antiguo. En ningún otro lugar se siente eso más que en las trincheras de la "guerra de las consolas". 

Basta con un vistazo a los comentarios de uno de los tuits de los grandes editores para ver las puyas que aún se lanzan entre los devotos de Xbox y PlayStation.

El juego ha cambiado

Microsoft compra Activision Blizzard

La propuesta de compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft cambia más cosas de las que parece posible comprender. (Image credit: Microsoft)

Sin embargo, el zoom de nuestro alcance parece mucho más amplio que antes. Antiguamente, quién vendía más consolas era lo importante en una discusión sobre el tema. 

Es una métrica a la que Sony parece dar mucha importancia, ya que su mercado gaming está totalmente ligado a su hardware. Últimamente han experimentado con la publicación de versiones más antiguas en el PC, pero la adopción de PlayStation ha sido muy lenta, pues se ha ampliado más allá de la consola. 

Dicho esto, el enfoque de Sony en el hardware de PlayStation parecía que se trataba de ganar en el presente, dentro del conjunto de reglas actuales.

En el otro lado de la moneda, parece que Xbox ha estado construyendo para el futuro. Game Pass se ha hecho cada vez más grande. Es un modelo que no solo ha llegado para quedarse, sino que probablemente influirá en la forma de lanzar los juegos, incluso de hacerlos.

Antes de esta semana, Microsoft sentía que estaba construyendo para el futuro. Iba a ser importante en algún momento, pero no era en el aquí y ahora. Siempre se sentía como algo prospectivo.

Esta adquisición parece un gran cambio entre los dos enfoques. Ese futuro que Microsoft estaba construyendo se siente como el ahora. Parece que la conversación se aleja cada vez más de quién vende más hardware y de quién tiene más cuota de mercado y miembros en su ecosistema. Parece mucho menos definido, mucho más difícil de analizar, o incluso de reconocer a los actores de esta obra. 

Da la sensación de que la competencia no es tanto una batalla de marcas, sino una megacorporaciones

Da la sensación de que la competencia no es tanto una batalla de marcas, sino una megacorporaciones. Microsoft se enfrenta ahora a Tencent, Amazon, Google y Facebook. No es la serie X/S de Xbox la que se enfrenta a la PS5 y la Nintendo Switch. Es un sentimiento del que se hizo eco el jefe de Xbox, Phil Spencer, en una reciente entrevista con el Washington Post. Hablando de Sony y Nintendo, dijo:

"Tienen una larga historia en los videojuegos. Nintendo no va a hacer nada que perjudique al gaming a largo plazo porque ese es el negocio en el que están. Sony es igual y confío en ellos. Valve es igual".

"Cuando miramos a los otros grandes competidores tecnológicos de Microsoft: Google tiene la búsqueda y Chrome, Amazon tiene las compras, Facebook tiene las redes sociales, todos estos negocios de consumo a gran escala. La discusión que hemos tenido internamente, donde esas cosas son importantes para esas otras compañías tecnológicas por la cantidad de consumidores a los que llegan, el juego puede ser eso para nosotros."

Esto tampoco es una gran sorpresa. Spencer se hizo cargo de la marca Xbox cuando estaba maltrecha tras un conflicto directo con Sony en el espacio del hardware. Sin embargo, desde el inicio de su mandato, esa comunicación se volvió mucho más amistosa. 

Empezando por los buenos deseos a PlayStation y Nintendo al comienzo de las conferencias de prensa del E3, y yendo a más como uno de los principales impulsores del gaming cruzado entre todas las consolas, que en un momento dado habría parecido imposible. Ahora, es extraño que un título no ofrezca a los gamers la posibilidad de jugar con amigos en otras plataformas. 

De hecho, aunque obviamente siguen siendo competidores, la lucha por el espacio bien puede convertirse en una de marcas. Las que llevan décadas instaladas contra las que podrían intentar comprar su entrada en un espacio que luego abandonan cuando las cosas no funcionan. 

Existe la posibilidad de que las megacorporaciones de fuera hagan un daño duradero con actitudes menos firmes. Es muy posible que Microsoft, Nintendo, Valve y Sony se encuentren más a menudo en el mismo bando que no en las futuras luchas por el espacio. 

Todas ellas son empresas que tienen una fuerte historia y grandes divisiones en los juegos, por lo que tienen un gran interés en proteger lo que ya existe. Si la marca PlayStation se viniera abajo mañana, sería catastrófico para Sony. Sin embargo, una empresa como Amazon podría comprar un editor importante para tener un asiento en la mesa, pero disolverlo si las cosas no funcionan, ya que solo es una pequeña parte de todo su negocio.

Mantener la perspectiva como consumidor

Phil Spencer

El papel de Phil Spencer en la industria de los videojuegos no hace más que crecer (Image credit: Christian Petersen (Getty Images))

Ahora bien, es importante tener en cuenta que ninguna de estas empresas es realmente amiga de los consumidores a pesar de todas las palmaditas en la espalda. Hay muchas preocupaciones sobre lo que la propuesta de compra de Activision por parte de Microsoft significará para la cultura de consolidación corporativa. 

¿Abrirá esto más puertas? ¿Seguirá la industria pareciendo cada vez más oligárquica? 

Aunque a corto plazo, Spencer se presenta anecdótica y públicamente como una fuerza positiva para la industria, e incluso si sucede todo lo que dicen los fans, ¿qué pasará dentro de veinte años cuando ya no esté? Microsoft es enorme, y ¿debería cualquier consumidor confiar en que a largo plazo seguirán cuidando de él? 

La respuesta a esto es un 'no'. 

Eso llega al corazón de lo que hizo que la "guerra de las consolas" fuera siempre desconcertante y lamentable. Grupos de comentaristas de Internet, lanzándose al cuello de las empresas. Absorbiendo las marcas tecnológicas en su identidad hasta el punto de que el tribalismo se disparó contra otros que hacían lo mismo pero para la competencia. 

Incluso para los que todavía libran esa lucha, la idea de que haya gente peleando por Amazon/Google/Tencent/Facebook es probablemente extraña. Con suerte, proporciona una perspectiva propia de por qué su lucha ha parecido tan extraña a cualquiera que no llame a la gente "Ponis" o "Xbots" en Twitter todo el día.

Sin embargo, a estas alturas parece que cualquier discusión sobre la "guerra de las consolas" está pasada de moda, además de ser tan tonta como siempre. Siempre ha sido una tontería, pero ahora parece anticuada, sobre todo porque las empresas en las que se centraba se encontrarán más bien en el mismo lado de los futuros cambios de la industria.

Patrick Dane
Patrick Dane

Patrick Dane is TechRadar Gaming's Guides Editor. With nearly a decade in the games press, he's been a consistent voice in the industry. He's written for a plethora of major publications and travelled the world doing it. He also has a deep passion for games as a service and their potential to tell evolving stories. To wit, he has over 2000 hours in Destiny 2, over 1000 in Overwatch and is now deeply into Valorant.