Skip to main content

iPhone XS: análisis

El iPhone XS sigue valiendo la pena

iPhone XS

Ya hemos cubierto el tema de los colores en el iPhone XS, con el oro/cobre como principal novedad en el dispositivo. Se parece más al oro rosa que otra cosa, pero tiene un toque color café que no nos acaba de convencer del todo.

A parte de eso, el diseño del iPhone XS es familiar porque es exactamente igual que el iPhone X del año pasado. La misma forma, marcos y tamaño de 143.6 x 70.9 x 7.7mm, y las ganas de copiar y pegar la descripción del año pasado son altas.

Deberíamos de ser perseverantes, pues solo tiene sentido hablar de lo que tiene nuevo el iPhone y por qué, en sí mismo, sigue siendo uno de los teléfonos mejor diseñados del mercado ahora mismo (tanto que el iPhone 11 no ha cambiado mucho su diseño).

El iPhone XS Max es más grande, y el tramo en la palma de la mano lo hace enorme, pero el modelo más pequeño del XS se siente muy cómodo en la mano y la curvatura exterior hace el agarre fácil.

La banda de acero inoxidable del iPhone X se rayaba a las semanas de usarlo, pero no hemos notado nada en las primeras semanas con el iPhone XS, sin usar funda. Había, todo sea dicho, una pequeña marca (y nos sorprende, porque no se nos ha caído en ningún momento). 

Sigue sin haber jack de auriculares en el dispositivo, pero sabemos que va a ser una sorpresa para muy pocos. Aún así, lo que sí que va a sorprender es que no viene con un adaptador en el caja: si tienes auriculares con jack de 3.5mm, tienes que irte a una Apple Store y pagar por el conector.

El altavoz sigue estando al lado del puerto Lightning, emitiendo el sonido hacia abajo mientras que el auricular lo hace hacia arriba. Apple ha mejorado el sonido de los altavoces para ser más amplio, y funciona muy bien.

Nos ha impresionado cómo los altavoces manejan el sonido de izquierda a derecha en función de lo que suene. Además, el volumen y claridad de la música o la voz es muy bueno para poder usarse como altavoz en caso de emergencia.

(Categorizamos emergencia como necesidad de ponerle una canción a un amigo, o escuchar algo en el baño cuando no tienes un altavoz a mano. Si no es así, nunca seas ese tipo de persona que reproduce música a través del móvil cuando estás con amigos, o con quien sea.)

Apple también ha mejorado la dureza del iPhone XS, con la 'fórmula especial' para el cristal dándole la mayor protección que un smartphone podría tener. No hemos visto ralladuras el tiempo que lo hemos tenido, pero también es verdad que hemos tirado el iPhone X unas cuantas veces y tampoco hemos tenido problema (sorprendentemente).

Apple también ha verificado al iPhone XS con IP68, lo que significa que puedes meterlo al agua más y durante más tiempo si eres así de arriesgado. No es mucho si te gusta simplemente escuchar música en la ducha, pero Apple ha hecho que sea más fácil tocarlo con los dedos mojados.

iPhone XS

Pantalla

  • Un poco más de calidad frente al iPhone X
  • Buen tamaño para llegar a todo con una sola mano

La pantalla del iPhone XS lleva el panel OLED del iPhone X del año pasado, con la misma resolución (2436 x 1125) y la misma densidad de píxeles (458ppi) que el iPhone X.

De todas formas, las cosas se han mejorado en cuanto al rango dinámico de la pantalla (el espectro de color que emite), en un 60% para hacer que el HDR10 y Dolby Vision se vean más increíbles.

En el uso real, no podemos decir que hayamos visto las cosas muchísimo mejor. Lo que no quiere decir que las películas no se vean impresionantes con un mejor formato, pero la nueva manera que tiene Apple de hacer sus pantallas significa que el efecto general no se sienta tan rico como debiera.

La calidad general de la pantalla es diferente a lo anterior. Hay un tono mucho más amarillo que en el iPhone X, aunque la pantalla parece un poco más brillante (lo cual tiene sentido, según lo que hemos dicho anteriormente).

El matiz no se ve por sí solo, sólo cuando lo comparamos al lado de otro teléfono, y la calidad general no se ve disminuida.

Hablando de verlo de lado a lado: hemos visto que ciertos teléfonos comparados con el iPhone XS muestran menos información, debido a que tienen menos píxeles que la competencia.

Tampoco tiene el nivel de calidad de otros dispositivos. Por ejemplo, el panel OLED del Sony Xperia XZ3 es un poco más natural y con colores más vivos, pero no quita que el iPhone XS sea uno de los mejores teléfonos del mercado.

iPhone XS

Dicho esto, Apple indica que su pantalla ofrece 'el color más exacto del mercado', así que realmente depende de qué preferencia tengas (parece que perdemos algo de vitalidad en el teléfono).

La pantalla viene con 120Hz, lo que significa que es el doble de rápido detectando tu dedo en la pantalla o seleccionando algo.

Aunque los iPhones recientes han sido bastante rápidos, el iPhone XS lo lleva un paso más allá. La combinación de esta tecnología, mejorada en iOS 12 y con el procesador haciendo todo el trabajo, no ha mostrado ser menos en términos de pantalla.

Jugar a juegos también es mejor. Hay muy poco que el iPhone XS no pueda manejar, y aunque se nota algo de vibración en la pantalla cuando vemos películas, el iPhone XS es sin duda muy potente en sí mismo.