Skip to main content

iPhone XS: análisis

El iPhone XS sigue valiendo la pena

iPhone XS

La cámara del iPhone XS ha sido difícil de comparar con la del iPhone X del año pasado, pues son bastante similares. Ambas ofrecen dos sensores de 12MP atrás, uno con telefoto para zoom sin pérdidas y el otro gran angular 'estándar'.

El estabilizador óptico de imagen se ha incluido también aquí para mejorar el vídeo, por lo que las especificaciones siguen siendo casi las mismas.

Bajo ellos es donde cambian las cosas. De hecho, el tamaño de los píxeles se ha incrementado para añadir más sensibilidad a la luz, lo que mejora la fotografía en condiciones de poca luz. Siguen teniendo una amplitud focal de f/1.8 y f/2.4 (gran angular y teleobjetivo, respectivamente) así que no podrás hacer zoom decentemente en lugares oscuros, pero los números son buenos (casi espectaculares) para un terminal de este calibre.

La profundidad de píxeles también ha aumentado mejorando el enfoque automático, aunque tampoco es que hayamos notado un resultado tan mejorado en las formas cuando miramos las fotos.

El Smart HDR también se ha añadido, lo que da un extra y explica la rapidez del enfoque y un mejor rendimiento en el procesamiento de imagen gracias a las mejoras en el algoritmo del A12 Bionic de Apple.

El trabajo que hace Apple por mejorar el apartado fotográfico es impresionante, sin sobreexponer o emborronar la imagen. En realidad, esto es una guerra que tiene Apple en cuanto a procesado de imagen contra el Google Pixel 2, el Huawei P20 Pro y el Samsung Galaxy S9, y de momento va ganando.

Imagen 1 de 4

Imagen 2 de 4

Imagen 3 de 4

Imagen 4 de 4

Así que, ¿cómo trabaja en general la cámara del iPhone XS, en condiciones normales con fotos normales en tu vida normal, sin viajes exóticos donde aparece un hombre sacando algas del fondo del mar?

En términos generales, muy bien. Algunas de las fotos que hemos hecho con el iPhone XS han salido con mucha forma y color, dejando a un lado la vibración de la pantalla.

Imagen 1 de 4

Muestra del iPhone X

Muestra del iPhone X
Imagen 2 de 4

Samsung Galaxy Note 9

Samsung Galaxy Note 9
Imagen 3 de 4

iPhone X (2017)

iPhone X (2017)
Imagen 4 de 4

Google Pixel 2 XL

Google Pixel 2 XL

Se han sacado en situaciones normales, con una variedad de colores para mostrar. Aunque una de las cosas que hemos notado es que con mucha luz, el resto de la foto no sorprende, mostrando que puede con diferentes tipos de exposición.

Mirando todas las imágenes, el iPhone XS y el X tienen mucho parecido. Manejan la temperatura de color de manera similar y el nivel de detalle es poco comparable.

Donde el iPhone XS da un paso adelante es en la tonalidad del color (produce tonos más ricos donde es muy complicado). Además, haciendo zoom vemos que hay menos proceso, especialmente en áreas oscuras donde el iPhone XS maneja bien lo destacado, las luces tenues y el detalle.

La imagen del Pixel 2 XL es más del estilo de Instagram: un poco más cálida, con contraste alto y menos nitidez. De hecho, es la menos nítida, aunque sigue manejando bien el retener el nivel de detalle en zonas de alto contraste.

El Samsung Galaxy Note 9 tiene la mejor nitidez y control de temperatura y lo situaríamos entre el oscuro Pixel 2 XL y los iPhones, siendo el que mejor detalle capta bajo el sol, con un mejor destello de lente.

Lo que esto significa para el iPhone XS es que está un escalón por encima en fotografía, con el Smart HDR como su mejor oferta sobre el X, específicamente cuando hacer la foto es complicado.

Comparando la misma foto hecha con el iPhone XS y con el iPhone X , está claro que el Smart HDR marca la diferencia. Mientras que la calidad general es más o menos la misma, el nivel de detalle y brillo se ha mejorado, lo cual viene bien cuando se te da un poco mal eso de hacer fotos pero sigues queriendo hacer una que parezca buena.

Apple se ha tomado en serio el modo retrato, que ahora tiene la habilidad tanto de mejorar las fotos de las personas (con una gran capacidad para diferenciar el contorno de la cabeza, así destaca frente a un fondo difuminado) y la habilidad de ajustar ese nivel de borrosidad detrás de ella.

Imagen 1 de 6

Imagen 2 de 6

Imagen 3 de 6

Imagen 4 de 6

Imagen 5 de 6

Imagen 6 de 6

Parece ser claramente más preciso, pero no demasiado si lo comparamos con el iPhone X del año pasado. De hecho, estando los dos juntos, es difícil apreciar la diferencia de las fotos, a parte del toque amarillento del que hemos hablado antes que tiene el iPhone XS y que aparenta tener más brillo.

La habilidad para cambiar los niveles de borrosidad es buena, pero nada que no hayamos visto antes (Apple dice que es la primera marca en hacerlo, pero la verdad es que hemos visto bastantes en la industria). La diferencia, según la compañía, es que ellos cambian la apertura focal después de que hayas hecho la foto, en lugar de añadir el emborronado, como hacen otros. Tenemos que investigar esto en profundidad.

Sea cual sea la razón, emborronar la foto después de hacerla es efectivo y parecen mejores, especialmente si hay mucha luz en el fondo. De todas formas, se centra mucho en la cara y difumina la ropa y hasta el pelo (un poco) lo que queda un poco raro a veces. 

Es genial ver un puntito aparecer en el slider que te deja cambiar cuánto se difumina. Aquí es donde el iPhone XS piensa que debe establecerlo, así que es bueno partir de ahí.

Cuando hablamos de hacer fotos con poca luz, el iPhone XS es muy hábil en condiciones mixtas (basándonos en nuestras pruebas iniciales). Cuando hay muy poca luz, le cuesta un poco comparado con otros modelos con mayor apertura, pero le añades un poco de luz, en seguida capta detalle y color .

Imagen 1 de 5

Imagen 2 de 5

Imagen 3 de 5

Imagen 4 de 5

Imagen 5 de 5

Comparado con el iPhone X, no podemos decir que haya mucha diferencia cuando hay poca luz. Uno podría decir que el XS tiene ventaja, pero con los dos teniendo la misma apertura es el procesado de la imagen la única diferencia real.

Esto es a priori discutible, teniendo en cuenta que ya no se puede comprar el iPhone X, pero es interesante ver que Apple se ha centrado en mejorar el resultado final cuando haces una foto.

El protagonista del nuevo iPhone XS es claramente el modo Smart HDR, que es imperceptible para el usuario medio porque trabaja en segundo plano, mejorando las fotos.

La cámara del iPhone XS no es la más nítida ni colorida del mercado, ni tampoco saca unas fotos que te dejen con la boca abierta, pero seguimos viendo qué se esconde tras ella.