Skip to main content

Yo no uso ni la mitad de las funciones que tiene mi smartwatch, y sabes que tú tampoco

Garmin Forerunner 955 y 255
(Crédito de imagen: Matt Evans)

Soy una persona con suerte, porque tengo la oportunidad de probar la última tecnología y ganar suficiente dinero con ello como para poder vivir. Ahora mismo acabo de probar el Garmin Forerunner 955 Solar, uno de los mejores relojes deportivos que he tenido el placer de analizar. Está plagado de nuevas funciones, mejores aún que las que tenía el ya bien equipado Forerunner 945, considerado un gigante del deporte. 

Durante estas últimas dos semanas, me he dado cuenta de que podía escribir un análisis del smartwatch que se pudiera entender y que fuera extremadamente positivo, pero no sería capaz por sí mismo de mostrar el hecho de que era una herramienta demasiado potente para mí, y la mayoría de relojes premium siempre son 'demasiado' para las personas que los compran.

En una buena semana, hago alguna carrera de 8 o 10km los fines de semana, a no ser que esté entrenando para alguna en concreto; voy al gimnasio dos veces a la semana y pruebo alguna cosa nueva (normalmente yoga o algo que no requiera demasiado esfuerzo). Creo que soy la representación perfecta de una persona que hace el ejercicio justo para mantenerse sano, pero me ha dado la sensación de que el Forerunner no estaba hecho para mí. Para que me entiendas, tampoco lo estaban el Garmin Enduro, el Polar Vantage V2 o incluso el Apple Watch, a veces.

No quiero decir que sean malos dispositivos, ni por asomo. El Garmin Forerunner 955 Solar, por ejemplo, puede calcular tu estado de variabilidad del ritmo cardíaco,  es resistente al agua hasta 50m, tiene mensajería para espectadores, de forma que tus seguidores pueden enviarte mensajes de audio y texto animándote mientras estás en una carrera... tiene también una nueva notificación 'Más Adelante' te notifica sobre dónde hay ayuda o lugares de dificultad durante carreras en montaña;  las zonas de entrenamiento ahora se pueden dividir en fuerza necesaria, así como en ritmo cardíaco, y las pistas de esquí se han añadido a los mapas, además de nuevas opciones para natación y golf.

Garmin Forerunner 955

(Image credit: Matt Evans)

¿Quieres saber qué tienen en común esas funciones de arriba? Si no tuviera que hacer un análisis para TechRadar, probablemente no habría usado ninguna de ellas. Las he probado en muchos relojes deportivos y pulseras, y he llegado a la conclusión de que la mayoría son demasiado específicas para las necesidades de una persona activa, sin más.

Cuando se lanzó la penúltima tanda de dispositivos Fitbit en 2020, casi todo lo que giraba en torno al Fitbit Sense, el Versa 3 o la Charge 5 era la habilidad de poder hacer un electrocardiograma desde donde quieras. Pero si tienes uno de estos dispositivos, dime... ¿cuándo ha sido la última vez que te has sentado a hacerte uno? Y si lo has usado, ¿cómo has reflejado esos datos de forma constructiva en tu vida diaria?

Si eres triatleta, ciclista, aventurero o corredor de fondo, probablemente le saques mucho partido a las funciones que tiene tu smartwatch, pero muchas de esas funciones se quedan en el olvido, y creo que muchos usuarios pagan demasiado por sus productos de fitness, y los relojes llegan al final de su vida útil sin que nadie haya usado ni un cuarto de sus características.

He escrito sobre pulseras de actividad y análisis del sueño, y muchos de esos datos no sirven para nada a no ser que quieras mejorar tu sueño de forma extremadamente específica. De igual manera, creo que a menos que entrenes para algo en concreto, casi todas las funciones que tiene un smartwatch o una pulsera quedan totalmente en desuso.

Como con casi cualquier cosa estos días, todo se reduce a cuánto quieres pagar por tu dispositivo, y cuánto investigas antes de comprarlo. Como entusiastas de la tecnología y deportistas habituales, estamos condicionados a querer lo mejor. Necesitamos los mejores datos, todas las funciones, la batería que más dure, la imagen más completa sobre nuestro estado de salud, e infinitas posibilidades para futuras actividades, todo ello guardado en la muñeca. Pero... ¿por qué comprar un reloj con 150 tipos de deportes si solo vas a usar dos de ellos la mayoría del tiempo?

Si tienes ya uno de estos relojes o quieres comprar tu primera pulsera de actividad, piensa primero en qué te falta en tus entrenamientos y qué tecnología vas a usar realmente para mejorar tu salud, y luego compra el dispositivo que se ajuste a tus necesidades. Ignora la tentación de comprar la última tecnología al precio más caro, a menos que estés seguro de que vas a usar un montón de funciones que solo encontrarás en un gama alta. Si no, te estás arriesgando a pagar más sin motivo alguno.

Carlos Pedrós
Carlos Pedrós

Avgeek.
Pruebo toda la tecnología que puedo para decirte si vale la pena o no, pero lo que más me gusta analizar son los móviles.
Siempre estoy en Twitter (opens in new tab) o Instagram (opens in new tab), si necesitas cualquier cosa o tienes alguna duda tecnológica, ¡mándame un mensaje, no te cortes!

Aportaciones de