5 señales de que tu móvil podría tener malware

app security
(Crédito de imagen: Shutterstock.com)

Antes era seguro utilizar el dispositivo móvil sin preocuparse por los virus, el spyware u otras infecciones de malware (opens in new tab). Pero a medida que la sociedad ha pasado a utilizar el móvil como su principal fuente de acceso a Internet, los ciberdelincuentes también han cambiado su enfoque.

La mayoría del software antivirus está ahora formateado para funcionar tanto en dispositivos Android como iOS y a menudo viene con la opción de proteger tanto el móvil como el ordenador con una única suscripción. Pero incluso las mejores soluciones antivirus (opens in new tab) no pueden ser 100% infalibles, por lo que es importante saber cómo detectar un posible ataque en el móvil.

A continuación te presentamos cinco de las formas más comunes en que el malware afecta a tus dispositivos móviles, junto con algunos consejos sobre cómo proteger tu información personal y eliminar el malware de forma segura.


1.  Alteración del funcionamiento normal

Una de las principales señales de que su dispositivo móvil está infectado con malware es su funcionamiento. Los usuarios pueden asociar algunos de ellos, como la ralentización o el rápido agotamiento de la batería, a la necesidad de actualizar el programa de software del teléfono, a la edad del dispositivo o a un exceso de almacenamiento ocupado por muchas aplicaciones o fotos. Pero si tu teléfono sigue actuando de forma errática después de solucionar estos problemas, podría tratarse de un malware.

Otros problemas de uso que puedes experimentar debido al malware son las malas conexiones o las llamadas que se caen con frecuencia, especialmente si estás con una red que es fiable o si ocurre en zonas con buena cobertura. El malware también puede hacer que tu teléfono se caliente porque se ejecuta silenciosamente en segundo plano.

2.  Programas desconocidos

Algunos programas maliciosos descargan aplicaciones en tu dispositivo móvil sin que lo sepas. Algunos de estos programas pueden ser inofensivos, mientras que otros podrían ser programas espía para rastrear lo que haces, recopilar información de contacto y otros datos personales o vigilar tu ubicación. Por supuesto, las aplicaciones añadidas en tu dispositivo ocupan espacio y pueden hacer que tu móvil vaya más lento.

Es una buena idea revisar periódicamente tus aplicaciones para ver si hay algo nuevo que no reconozcas. Además, comprueba los datos de uso de cada app. Por ejemplo, cuánto tiempo ha estado funcionando el programa cada mes o incluso cada día. Fíjate especialmente en las aplicaciones que no sueles utilizar. 

3.  Cobros inexplicables

Como el malware es realmente sigiloso, una señal de que estás infectado puede encontrarse en la factura de tu teléfono móvil. Si tu factura mensual ha subido, aunque sea un poco, revísala para ver si hay nuevos cargos por compras dentro de la aplicación o por nuevas descargas de apps que no has autorizado. 

Además, busca cualquier cargo de prima, roaming o sms internacional. Estos podrían ser causados por un malware que está aprovechando esas funciones. Por lo general, los ciberdelincuentes utilizan estas funciones para enviar la información recopilada sobre ti a una fuente desconocida.

(Image credit: Shutterstock)

4.  Anuncios molestos

El malware en teléfonos móviles y tablets funciona de forma muy parecida a las infecciones en un ordenador. Es posible que empieces a ver un número inusual de anuncios emergentes donde normalmente no los verías. Por ejemplo, muchas aplicaciones gratuitas utilizan anuncios para pagar sus programas, pero normalmente no aparecen durante momentos específicos de uso o juego. Si ves demasiadas de estas molestas ventanas emergentes, empieza a buscar malware.

Algunas ventanas emergentes de malware no se pueden cerrar. ¡NO HAGAS CLIC EN ELLAS! De hecho, es una buena idea no hacer nunca clic en ninguna ventana emergente, aunque sea "legítima". Muchos anuncios están diseñados para redirigirte a un sitio web malicioso o podrían ser el primer paso para descargar una amenaza, y es muy difícil identificar un anuncio bueno de uno malo sin hacer clic en él.

La mejor manera de manejar un anuncio, especialmente uno que no te da la opción de cerrarlo, es simplemente apagar el teléfono. Esto suele eliminar el anuncio y cerrar la aplicación que estás utilizando para que puedas navegar por tu teléfono con normalidad. Una vez que tengas el control de tu dispositivo móvil, es el momento de hacer un barrido antivirus (opens in new tab).

5.  Archivos bloqueados

Aunque no es muy común, el ransomware puede dirigirse a los teléfonos móviles. El ransomware bloqueará tus archivos, o en algunos casos todo tu teléfono, y te exigirá que pagues dinero para desbloquearlos. Sin embargo, cada vez es más frecuente que los ciberdelincuentes huyan con tu dinero y no desbloqueen nunca tus archivos. ¿Qué esperabas?

Te recomendamos que hagas una copia de seguridad de tu dispositivo móvil, especialmente de los archivos e imágenes importantes, por si te hackean. Así te aseguras de poder restablecer tu teléfono al estado anterior a la infección y seguir teniendo toda la información que necesitas.

 Cómo eliminar el malware de los dispositivos móviles

Por lo general, restablecer el dispositivo móvil a la configuración de fábrica eliminará el malware. Pero esto borra todas tus fotos y archivos guardados. Si no se ha hecho una copia de seguridad de ellos, es difícil hacerlo con el malware, y es probable que los pierdas todos durante el restablecimiento.

Aunque es raro, el almacenamiento de tu móvil puede infectarse con malware. Esto significa que aunque restablezcas de fábrica tu teléfono, el malware puede seguir estando presente. 

Existen herramientas contra el malware, como Malwarebytes (opens in new tab), que están diseñadas para ayudar a eliminar las amenazas más persistentes.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de