God of War Ragnarok: análisis

La guerra de los reinos

God of War Ragnarok
Editor's Choice
(Image: © Sony)

TechRadar Veredicto

Basándose en la temática de su predecesor, la emotiva narrativa de God of War Ragnarok brilla en sus momentos más sutiles, mientras que las inteligentes evoluciones del combate introducen cambios bienvenidos que mejoran la jugabilidad sin saturarla. Es una secuela tan brutal como conmovedora, y un capítulo muy disfrutable en el viaje de Kratos y Atreus.

Pros

  • +

    Una ambición perfecta

  • +

    Mucho que explorar y coleccionar

  • +

    Inteligentes desarrollos para el combate

  • +

    Narración matizada y emotiva

Cons

  • -

    El viaje entre reinos es lento

¿Por qué puedes confiar en TechRadar? Nuestros revisores expertos pasan horas probando y comparando productos y servicios para que pueda elegir el mejor para usted. Obtenga más información sobre cómo probamos.

God of War Ragnarok es una clase magistral de ambición perfectamente ajustada. La esperada secuela del God of War del 2018 recoge los hilos de su predecesor y los teje en un tapiz de capas de narración emotiva y brutalidad, acorde con el siguiente capítulo del viaje de Kratos y Atreus. 

Pero es en sus sutilezas donde Ragnarok brilla de verdad. Ya sea por el subtexto que se extiende cuidadosamente a lo largo de la narrativa o por los discretos, pero bienvenidos, avances en el combate y la jugabilidad, Ragnarok demuestra que una secuela no necesita pasarse de la raya para ser convincente.

God of War Ragnarok me enganchó totalmente, dejándome embelesado de principio a fin y desesperado por hablar de la experiencia vivida, y probablemente seguiré cautivado un tiempo.

Hielo y fuego

Kratos

(Image credit: Sony)

God of War Ragnarok comienza varios años después de los acontecimientos de su predecesor. Mientras que al final de God of War 2018 el hielo se apoderaba de Fimbulwinter, ahora se ha apoderado firmemente de Midgard, dejando un manto de nieve sobre el reino de Kratos y Atreus. Este duro invierno presagia la llegada del Ragnarok, una gran batalla que, según la profecía, provocará la destrucción de los Nueve Reinos.

Pero no sólo Midgard ha cambiado desde God of War. Atreus es ahora un adolescente, más autosuficiente y seguro de sí mismo que el niño que conocimos. Kratos también confía más en su hijo medio-gigante, aunque ha endurecido el entrenamiento de Atreus en los últimos años como preparación para la profetizada guerra de los reinos. Sin embargo, como todos los adolescentes, Atreus tiene la misión de explorar su identidad. En particular, cómo encaja en ella su papel de Loki de los Gigantes. En su búsqueda, se encuentra con una profecía que podría inclinar el resultado del inminente Ragnarok a su favor. Con el sabio Mimir en la cadera de Kratos, y la recién descubierta confianza de su padre, que da valor y fuerza a Atreus, comienzan un viaje que pondrá su relación a prueba.

Ragnarok se basa en los cimientos narrativos establecidos por God of War con delicadeza, capturando las complejidades de las relaciones (a menudo turbulentas) entre padres e hijos y la lucha por encontrar su propio lugar en el mundo. Sin embargo, no es pesado con sus temas, sino que les da espacio para respirar a lo largo de las más de 25 horas de historia principal del juego, antes de llegar a una conclusión épica que es la culminación de todas las experiencias vividas por el camino. 

El dúo demoledor de draugrs

God of War Ragnarok

(Image credit: Sony)

La relación entre Kratos y Atreus no sólo se refleja en la narrativa, sino también en la jugabilidad y el combate. En Ragnarok, padre e hijo son compañeros. A lo largo de su viaje, la aportación de Atreus es fundamental. Kratos le pedirá que dispare una flecha rúnica a un arbusto especialmente denso que oculta un cofre, por ejemplo, para que el espartano pueda hundir sus Cuchillas del Caos en el anillo púrpura rúnico que deja, quemando el molesto follaje. 

En la batalla, si bien Atreus atacará a Draugrs y Caminantes del Hielo por sí mismo, también puedes ordenarle que dispare flechas a enemigos específicos e incluso hacer que desate habilidades especiales relacionadas con los animales, como invocar a un carnero desbocado para que se ensañe con los enemigos. Si tienes suerte, la cabra de cuernos largos aturdirá a un enemigo, permitiéndote desatar un ataque devastador que te permita arrancarle una de sus extremidades. 

Tanto Atreus como Kratos cuentan con una serie de nuevas habilidades, y sus árboles de destrezas se sienten completamente desarrollados. El adolescente semidiós ya no se siente como un complemento, sino que tiene una amplia gama de habilidades a su disposición. Asimismo, los árboles de habilidades de Kratos para sus Cuchillas del Caos y su Hacha del Leviatán se han ampliado, aunque ya no hay un árbol de habilidades para el escudo.

Evolución

God of War Ragnarok

(Image credit: Sony)

La eliminación del árbol de habilidades del escudo es un ejemplo de la inteligente adaptación de los sistemas de God of War por parte de Sony Santa Monica. Las secuelas pueden resultar a menudo abrumadoras con nuevos sistemas y características, pero God of War Ragnarok parece una evolución natural de lo anterior.

Por ejemplo, Ragnarok introduce el Amuleto de Yggdrasil en el arsenal de Kratos, que puede contener hasta nueve encantamientos diferentes, cada uno de los cuales ofrece un tipo distinto de mejora. Mientras que algunos mejoran las habilidades rúnicas del espartano, otros pueden mejorar estadísticas como la vitalidad, depende de lo que introduzcas. Con tantas ranuras, puedes construir estrategias muy diferentes que se adapten a tu estilo de combate. Esto parece sustituir a la función de runas de armadura del juego anterior, que ya no está disponible, pero que se olvida rápidamente gracias al nuevo sistema.

Esto no significa que se hayan eliminado las runas de las armas. Todas las armas y armaduras pueden seguir siendo mejoradas por los enanos Brok y Sindri, y puedes añadir un accesorio a cada arma, así como runas separadas para un ataque rúnico ligero y otro pesado, todos ellos mejorables también. Atreus no tiene acceso a estas runas, y su elección de armadura es únicamente cosmética, pero tiene sus propias mejoras en forma de accesorios, que te permiten afinar su estilo de juego más a tu gusto.

Ese parece ser el objetivo de estas evoluciones: crear tu Kratos y tu Atreus. Todos los jugadores reciben las mismas armas, pero son los encantos, las runas y los accesorios los que aportan los matices. Ojalá se hubiera dado el mismo tratamiento a los viajes entre reinos. Por desgracia, correr por el camino entre los reinos sigue siendo lento y aburrido, ya que ralentiza el ritmo del juego y parece una pantalla de carga oculta; ni siquiera las charlas entre los personajes lo hacen más llevadero.

La Casa del Hacha

Kratos

(Image credit: Sony)

God of War Ragnarok me hizo sonreír, soltar carcajadas y llorar, y esto último fue especialmente cierto cuando me encontré con dos bugs que congelaron el juego durante mi partida (que Sony ha solucionado desde entonces en un enorme parche previo al lanzamiento). 

Ragnarok no habría tenido este efecto en mí si no hubiera sido por la forma en que su predecesor dibujó la relación entre Kratos y Atreus. Después de viajar al punto más alto de los Nueve Reinos con estos dos, me absorbieron, reconociendo a menudo mis propias frustraciones adolescentes en Atreus, pero siendo lo suficientemente mayor como para relacionarme con los temores de Kratos por su hijo.

Sony Santa Monica tuvo que escalar su propia cima al hacer la secuela de uno de los lanzamientos más venerados de PlayStation. Afortunadamente, las decisiones bien pensadas, los personajes fascinantes y las mejoras sutiles pero perceptibles hacen que la secuela sea casi perfecta. 

Con God of War Ragnarok, Sony Santa Monica entrelaza a la perfección la brutalidad de la serie original con los hilos emotivos de su propio renacimiento. Y lo hace con gran acierto, sin dejar que la ambición supere las necesidades de su historia, ¡y vaya historia! God of War Ragnarok es un gran final para la saga nórdica de la serie y una historia en la que pensaré durante algún tiempo.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de
  • Associate Editor, TechRadar Gaming