Skip to main content

Xbox One S: análisis

Xbox One S equilibra potencia y precio

Análisis Xbox One S
Créditos de imagen: TechRadar
(Image: © Future)

La Xbox One S es una gran combinación para un televisor UltraHD, aunque no tiene una gran ventaja sobre la PS4 Pro de Sony.

La mayor actualización es gráfica: resolución 4K. La Xbox One S puede mejorar todo el contenido a 3840x2160 para ti, o puedes dejar que se encargue tu televisor de ello.

  • Mira nuestra lista de las mejores TVs en 4K si estás pensando en comprarte una nueva.

Nos preocupaba que la carga y el almacenamiento en búfer de este contenido tardara eones y, sin embargo, el contenido parece cargarse más rápido aquí con una resolución aún más alta que en la Xbox One original en alta definición normal.

Hasta ahora, Netflix, Amazon Video o YouTube tienen versiones 4K de sus aplicaciones disponibles en la Xbox One Store, que deberían cubrir la mayoría de tus necesidades de streaming.

Para las aplicaciones que aún no son compatibles, la Plataforma Universal de Windows de Microsoft promete llenar muchos de los espacios en blanco al facilitar que los desarrolladores admitan tanto la Xbox One S como Windows 10 con una sola aplicación.

De lo contrario, si no estás suscrito a un servicio de streaming en 4K, siempre existe la opción de colocar un Blu-ray 4K UltraHD en la Xbox One S.

Como reproductor de Blu-ray, la Xbox One S funciona tan bien como la mayoría de las otras consolas. Hay un control remoto multimedia opcional que se vende por separado si prefieres usar un mando más tradicional. De lo contrario, usarás el mando de la consola para controlar la reproducción de películas.

Quedamos impresionados cuando usamos la Xbox One S como reproductor de Blu-ray UHD. Las imágenes se ven impresionantes y la interfaz era simple y fácil de navegar.

Optar por un reproductor dedicado podría brindarte unas funciones más premium, como un segundo puerto HDMI para emitir audio separado del vídeo, pero la consola satisfizo nuestras necesidades.

Xbox One S

Créditos de imagen: Bethesda

Pero, ¿y los juegos?

Como puedes imaginar, los juegos se ven mejor en resolución 4K, incluso si se logra mediante conversión ascendente en lugar de a través de lectura 4K nativa.

En el tiempo asignado para este análisis, revisamos dos juegos: Fallout 4 y Rise of the Tomb Raider.

Empezar a jugar nos llevó los habituales 15-20 segundos de espera, pero una vez que arrancaron, en general parecían funcionar mejor (obviamente también se ven mejor) en la Xbox One S.

Al vagar por las calles de Diamond City en Fallout 4, por ejemplo, notamos los rayos del estadio por primera vez. Sus reflejos superficiales agregaron casi tanto a la escena como el modelado de los personajes en sí mismos.

O en Rise of the Tomb Raider, las secuencias de captura de movimiento completo tenían un brillo nítido. Era como ver una película en 4K en lugar de ver un juego renderizado en 1080p.

Rise of the Tomb Raider (Xbox One S)

Créditos de imagen: Crystal Dynamics

Estas fueron dos experiencias limitadas y pueden no ser indicativas de toda la experiencia. Pero de todo lo que hemos visto hasta ahora, los juegos son más fluidos, más rápidos y más atractivos aquí de lo que eran en la Xbox One original.

Dicho esto, es importante tener en cuenta que Microsoft no creará juegos específicamente para Xbox One S. Por supuesto, algunos juegos tendrán capacidades HDR adicionales en la última consola de Microsoft, pero los desarrolladores de 343 no harán un Halo exclusivo para Xbox One S por ningún motivo.

Pero para jugar, necesitarás un mando. Y con ese fin, Microsoft ha introducido un nuevo mando que se lanza junto con el nuevo sistema.

El mando Xbox One S es, en general, una copia casi exacta del mando de Xbox One original con pequeñas mejoras pero efectivas.

Análisis Xbox One S

Créditos de imagen: TechRadar

Lo primero es que el mando Xbox One S será el primero de Microsoft en admitir Bluetooth de forma nativa. Eso significa que si deseas usarlo como mando para tu PC, no necesitarás un receptor USB propio de Xbox One conectado.

Aunque son excelentes en teoría, las pruebas en el mundo real han sido menos positivas. Solo puedes conectar un mando a la vez a tu PC, no puedes obtener audio a través de tu conector de 3.5 mm mediante Bluetooth, e incluso entonces tendrás suerte si logras que el mando funcione.

Los otros dos cambios son un agarre texturizado que hace que el mando sea más fácil de sostener durante períodos de tiempo prolongados, y una antena inalámbrica extra potente que permite a los jugadores sentarse más lejos de la pantalla.

Si bien el cambio de Xbox One a Xbox One S hubiera sido un momento perfecto para reemplazar la fuente de alimentación del mando de pilas a una batería de iones de litio recargable, desafortunadamente eso no entraba en los planes de Microsoft.

Si ya tienes varios mandos originales de Xbox One, afortunadamente no tendrás que reemplazarlos por unos nuevos: funcionarán bien con la nueva consola.

Xbox como plataforma

Si acabas de unirte al equipo de Xbox desde la Nación PlayStation o desde los confines de los juegos casuales, estás de suerte. Xbox, como plataforma, es la mejor que ha existido. La App Store sigue siendo básica en comparación con los propios dispositivos Windows 10, pero en general ha mejorado enormemente desde lo que era cuando se lanzó la plataforma hace tres años. El servicio de juegos por suscripción de Microsoft, Xbox Game Pass, es una gran parte de este hecho, ya que permite a los suscriptores acceder a una gran cantidad de títulos de Xbox pasados y presentes por una tarifa mensual.

De manera similar, la navegación está mejorando con pequeños toques, como mover 'Mis aplicaciones' y 'Juegos' a la parte superior derecha de la pantalla de inicio, que hacen que en la interfaz sea exponencialmente más fácil ir de un lugar a otro sin perderse.

Análisis Xbox One S

Créditos de imagen: TechRadar

Xbox Live todavía se siente como un servicio premium, especialmente gracias al programa en constante mejora Xbox Live Gold, lo que te permite conservar tus juegos incluso una vez que expire tu suscripción Live (a diferencia de PS Plus).

Sin embargo, 60€ al año puede parecer un poco caro si no sueles jugar online con un grupo de amigos todos los días.

La última característica que vale la pena mencionar aquí es Cortana, una característica que funciona de manera similar a Siri en iOS, tvOS y macOS, o al Asistente de Google en dispositivos Android. Cortana puede enviar comandos como "Invitar a mi amigo David a una fiesta" o "Sacar mis logros".

El uso de Cortana es una forma más intuitiva de controlar y navegar en Xbox One, y es un gran paso adelante con respecto a los anteriores comandos de voz exclusivos de Kinect.

Pero esos son solo los principales sistemas en juego en Xbox One S.

Detrás de ellos, está GameDVR, streaming en directo, la funcionalidad SmartGlass, EA Access, Xbox OneGuide, Snap, Game Streaming en Windows 10, compatibilidad con versiones anteriores de Xbox 360 y la propia tienda de películas de Microsoft que merecen ser analizados en mayor profundidad y que puedes comprobar en detalle en nuestro análisis original de Xbox One.