Skip to main content

Apple, me has roto el corazón con el rediseño del MacBook Air

A line of Apple MacBook Air laptops
(Crédito de imagen: Apple)

El Apple MacBook Air 2022 ya está aquí, por fin, y decir que tengo sentimientos encontrados al respecto es quedarse corto.

El ordenador es bonito en muchos aspectos, especialmente si nos fijamos en esos bordes más cuadrados y las esquinas redondeadas del MacBook Pro de 14 pulgadas (2021), aunque en un formato más delgado y un chasis más ligero totalmente de aluminio (pesa solo 1,22kg).

La nueva pantalla Liquid Retina Display del MacBook Air tiene un aspecto impresionante, y creo que alejarse de las curvas tipo concha del chasis fue sin duda una buena decisión, y honestamente ni siquiera me molesta el notch, especialmente si tenemos una importante actualización de la cámara como resultado.

Pero, Dios mío, vamos a tener que vivir con estos colores durante años, y me deprime un poco pensar que este es el futuro del MacBook Air.

MacBook Air (M2, 2022)

(Image credit: Future)

¿Dónde está el colorido futuro que nos prometieron?

Durante casi un año, los rumores han girado en torno al posible nuevo diseño del MacBook Air con la introducción del chip M2. Resulta que esos rumores no estaban equivocados, pero tampoco tenían razón.

Tras el lanzamiento del iMac de 24 pulgadas en el 2021 con su caleidoscopio de colores, realmente pensé que Apple había dado un giro en su diseño. Adoptaría una visión más vibrante de lo que podrían ser sus portátiles más vendidos, y realmente encontraría una manera de diferenciarse de su competencia, como siempre hace.

Ahora, de alguna manera, ha conseguido hacer lo que nunca creí que Apple haría: está siguiendo una tendencia de diseño en lugar de crearla. La tendencia a los colores neutros y apagados ha sido durante mucho tiempo un pilar del mercado de los portátiles, en el que todos, desde Lenovo hasta Asus, han adoptado una paleta de colores que va del gris al negro y que solo se sale de este patrón en contadas ocasiones.

En muchos sentidos, Apple definió este movimiento cuando lanzó sus primeros portátiles MacBook Air y MacBook Pro, introduciendo la losa gris de potencia informática con el icónico logotipo LED en la tapa. Sin embargo, mientras que otros fabricantes se han movido en direcciones ligeramente nuevas, aunque conservadoras, Apple se ha mantenido en el gris espacial y en el plateado, y únicamente parece haber introducido a regañadientes una opción en oro rosa (pero solo para el MacBook Air). Empezamos a ver Ultrabooks con Windows que lucían diseños de color azul, blanco y caqui, algunos de ellos incluso con detalles de tela como la tapicería de un viejo sedán Ford de los años 70 o con acabados de cerámica. Incluso entonces, no había nada realmente atrevido en nada de esto, por lo que todo ha seguido siendo sencillo, y los portátiles de todo el mundo tienen el mismo aspecto que los de los demás, incluso cuando son diferentes.

Apple solía tener la capacidad de hacer que los demás ordenadores parecieran fuera de estilo y anticuados, lo que en realidad es totalmente absurdo cuando se piensa en ello, pero es la verdad.

En lugar de continuar esta tradición de diseño atrevido con portátiles de color verde lima, rojo coral, mandarina o lila (como ya hizo Apple con su iMac de 24 pulgadas todo en uno), que podría haber abierto un camino completamente nuevo en el diseño de portátiles para la próxima década, Apple decidió que su opción de diseño más atrevida iba a ser la introducción del azul marino y el color estaño.

Ah, y seguir con los aburridos colores Gris Espacial y Plata que han sido sus principales opciones de color desde que se tiene memoria. Nunca creí que vería el día en que mirara un producto de Apple y pensara "qué aburrido", pero aquí estamos.

MacBook Air (M2, 2022) in Apple Park, Cupertino

(Image credit: Future)

Pasarán años antes de otro rediseño

Lo peor de todo es que este tipo de decisiones de diseño son difíciles de cambiar. Siendo las cadenas de suministro lo que son, las empresas como Apple tienen que ser predecibles y fiables para obtener el tipo de beneficios que Apple ha estado consiguiendo, y parece que Apple ha decidido que le gustaría mucho seguir ingresando todo ese dinero.

Hacer grandes rediseños requiere tiempo, dinero y, sobre todo, riesgo. El riesgo puede recompensarte con creces, pero también puede arruinarte, por lo que las empresas persiguen el camino del menor riesgo hacia la tierra prometida de los beneficios, incluso si esa tierra prometida es tan aburrida como el desierto. Bueno, para ser justos, hasta el desierto tiene más personalidad. 

Aunque la gente sin duda se entusiasmará con el nuevo MacBook Air (que, en serio, tiene algunos elementos de diseño excelentes que merecen ser celebrados), nunca podré mirar un MacBook Air y no pensar en la increíble oportunidad que Apple vio claramente en sus propios iMacs, pero se volvió hacia su nuevo MacBook Air y dijo: "No, mejor azul marino. Y mantengamos el gris y el plata, esos se venden muy bien". 

Por supuesto que sí. Nadie compró el Ford Ts porque le gustara el color negro, lo compraron porque no tenían otras opciones. Apple decidió, con este último rediseño en el que se montará durante otros cinco o diez años para vender una millonada sin duda, que no valía la pena ir con algo atrevido, abandonar lo que llevaban haciendo desde hace demasiado tiempo, y confiar en sí misma para ofrecer a sus clientes lo que ni siquiera se habían dado cuenta de que querían todo el tiempo. 

Nunca me había planteado comprar un portátil de color púrpura porque no existe, pero Apple me indicó el camino con el iMac y me demostró que ese mundo era posible, y una vez que lo vi no pude dejar de verlo. Es casi criminal que Apple haya optado por ir a lo seguro y dejar pasar la ocasión.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de