Skip to main content

Llegan los televisores 4K de 100 pulgadas, pero no estamos preparados para ellos

El televisor LG G2 Gallery Series colgado en la pared.
(Crédito de imagen: LG)

Desde que, por nuestra profesión, prestamos más atención a los televisores modernos, los fabricantes de estos dispositivos han insistido en la idea de que a la gente le gustan las pantallas más grandes (algo bastante fácil de adivinar) y por eso han introducido continuamente tamaños de pantalla cada vez mayores para satisfacer esa demanda. 

Hace unos años, eso significó un gran impulso para los televisores de 75 pulgadas. Luego, 85 pulgadas. Este año nos encontramos con pantallas de 97 pulgadas de LG, TCL y Samsung, entre otros. 

¿Pero estamos preparados para pantallas tan grandes? ¿Tenemos el espacio y el presupuesto para ello, o estos televisores son simplemente para los más ricos? 

Aquí tienes los problemas que acarrea comprar una pantalla del tamaño de tu pared.

2022 es el año de la producción masiva de televisores de 100 pulgadas

El continuo despliegue de pantallas cada vez más grandes ha sido, hasta ahora, una verdadera bendición para los cinéfilos. En los últimos años, hemos podido conseguir televisores de 65 y 75 pulgadas por menos de mil euros, y ahora vemos televisores de 85 pulgadas también por debajo de ese precio.

Esto ha provocado que también se reduzca el coste de los televisores de 55 y 40 pulgadas.

Es muy razonable esperar que ocurra lo mismo cuando estos enormes televisores de 100 pulgadas lleguen al mercado: harán bajar el coste del resto de televisores de la gama, lo que es algo bueno, sin duda.

En el CES 2022 pudimos ver por primera vez algunas de estas nuevas hiperbestias. TCL presentó un televisor QLED de 98 pulgadas, mientras que LG presentó un OLED G2 de 97 pulgadas. Samsung dice que su televisor MicroLED estará ahora disponible en tres nuevos tamaños "aptos para el consumidor" de 110, 101 y 89 pulgadas.

Obviamente, estamos entusiasmados con estos televisores por varias razones (como que son el principio de algo que ayudará a desarrollar varias tecnologías nuevas como MicroLED), pero creemos que la mayor parte del mundo no está preparada para ellos, incluidos nosotros.

¿El TCL 98R754 es demasiado grande para tu salón?

(Image credit: TCL)

El coste real de tener un televisor de pared

¿Cuál es el problema de las teles de pantalla grande? Bueno, si te la pueden entregar e instalar en la sala de proyección de tu mansión de La Moraleja, entonces no tienes de qué preocuparte. 

Pero para la mayoría de nosotros, probablemente no sea así. En España, hay unos 4 millones de hogares que pagan un alquiler en lugar de tener una vivienda propia. En el Reino Unido, 9 de los 67 millones de habitantes del país viven dentro de los límites de Londres. Por lo general, no hay mucho espacio en ninguna de estas viviendas para una pantalla de 97 pulgadas que tenga que moverse cada vez que se acabe el contrato de alquiler.

También habría que suponer que muchos de nosotros podemos permitirnos estos televisores, lo que podría no ser el caso si tenemos en cuenta los precios de cinco dígitos que alcanzan estas teles. 

No tenemos detalles del precio exacto del LG G2 OLED de 97 pulgadas, pero lo más probable es que no sea asequible ni por asomo. El G1 OLED de 77 pulgadas del año pasado se vende actualmente por unos 3.000€, lo que significa que el de 97 pulgadas probablemente costará el triple, teniendo en cuenta lo difícil que es producir el OLED en el nuevo tamaño de pantalla más grande.

Incluso la serie XXL de TCL, que es más asequible para el consumidor, no es tan fácil para el presupuesto. Hasta ahora hemos visto que el televisor QLED R754 de 98 pulgadas cuesta unos 7.000€, y eso antes de tener en cuenta la garantía y la instalación.

Se mire como se mire, estos televisores van a ser caros, al menos en el futuro inmediato.

El proyector Premiere de Samsung

(Image credit: Samsung)

Los proyectores de tiro ultra corto podrían ser la mejor solución, sinceramente 

Vale, seguramente los televisores de 100 pulgadas no sean la solución ideal para la mayoría de la gente debido a las restricciones de precio y tamaño, pero ¿sabes qué podría funcionar? Los proyectores de tiro ultra corto o los televisores láser.

Los proyectores de tiro ultra corto ofrecen el mismo rendimiento de imagen que los proyectores tradicionales y pueden colocarse justo contra la pared en lugar de requerir un incómodo sistema de montaje en el techo. 

Modelos como The Premiere de Samsung ofrecen todas las especificaciones y comodidades modernas de un televisor inteligente 4K. Por menos de 3.000€ tienes un tamaño de pantalla máximo de 120 pulgadas y un sistema de altavoces de 2,2 canales. Se perderán los colores vivos de un televisor QLED equivalente, pero no hay manera de poder acercarse a este tamaño de pantalla por ese precio.

Es cierto que hay algunos diseños conceptuales que deberían resolver el problema de espacio que hemos señalado, como el nuevo televisor OLED enrollable de LG, pero aún no están listos para el gran público.

Al final, siempre hay que hacer algún sacrificio al comprar una nueva tecnología. Puedes tener algo vanguardista y caro, o algo más antiguo y barato. Se puede pagar un televisor de pantalla grande o ahorrar dinero comprando algo más razonable. Sin embargo, no puedes cambiar de repente el lugar donde vives para acomodar un televisor de 100 pulgadas, ni tampoco es fácil cambiar repentinamente tu presupuesto de dos mil a casi diez mil euros. 

Si tienes estabilidad en tu vivienda, el espacio y el presupuesto necesarios para estas nuevas pantallas de gran tamaño, es maravilloso. Pero, para el resto de nosotros, los televisores de 100 pulgadas no son un futuro para el que estemos preparados todavía.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?