Skip to main content

Exclusiva: somos mucho más dependientes de Teams y Zoom de lo que queremos admitir

colaboración
(Crédito de imagen: Shutterstock / Visual Generation)

La dependencia general de los servicios de colaboración y videollamada provocada por la pandemia ha introducido un riesgo empresarial importante, según sugiere una nueva investigación.

Según los datos recogidos por la empresa de software StarLeaf, facilitados en exclusiva a TechRadar, casi todas las empresas (97%) reconocen que herramientas como Zoom, Webex y Teams son ahora esenciales para sus operaciones.

Más de la mitad (57%) de los 2.000 encuestados con sede en el Reino Unido afirman que su empresa no podría funcionar durante más de una hora sin acceso a sus herramientas de comunicación, mientras que el 27% admite que tendría problemas para funcionar incluso durante 30 minutos.

¿Y cuál es el plan B?

Con una gran número de trabajadores todavía confinados en sus despachos en casa por la pandemia, no es difícil predecir una dependencia continua del software de colaboración basado en la nube. Sin embargo, lo que sorprende es la falta de planes de contingencia entre las compañías y empresas, la mayoría de las cuales dependen ahora totalmente de este tipo de servicios para la continuidad de su negocio.

A pesar de esta "dependencia extrema", solo el 32% de las empresas ha establecido un plan de apoyo contra las caídas del servicio, que han sido más o menos comunes en las últimas semanas. Entre este grupo, una cuarta parte dijo que su plan de contingencia implicaría recurrir a aplicaciones de consumo como WhatsApp, que no se adaptan a los casos de uso profesional.

StarLeaf afirma que las consecuencias del tiempo de inactividad serían especialmente graves en sectores como la atención al cliente y las ventas, ya que el personal no podría desempeñar su trabajo sin acceso a las herramientas de comunicación. 

Los encuestados registraron una gran preocupación por las consecuencias de quedarse sin servicio por una caída. La mitad de los encuestados sospecha que un incidente de este tipo tendría un grave impacto en la reputación de su empresa, con repercusiones directas en los beneficios.

"La forma de hacer negocios ahora tiene lugar predominantemente mediante plataformas de comunicación. Y aunque esto tiene muchas ventajas, como la posibilidad de trabajar desde cualquier lugar y contratar a personal de todo el mundo, también está dejando a las empresas vulnerables a grandes trastornos. El enorme ritmo de la transformación digital en los últimos dos años es la razón de este descuido de la responsabilidad", dijo Mark Richer, CEO de StarLeaf.

"De cara al 2022, las empresas necesitan asegurarse de que cuentan con un sistema de recuperación de fallos para poder seguir operando, independientemente de lo que ocurra con su plataforma de comunicaciones."

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?