Cambié mi tele OLED de 65 pulgadas por un proyector y te cuento cómo me fue

Samsung The Freestyle
Samsung The Freestyle (Crédito de imagen: Amanda Westberg)

¿Puede existir una pantalla demasiado grande? Hoy en día, los televisores de 55 pulgadas se han convertido en el tamaño medio y a partir de 65 pulgadas hablamos de televisores grandes. Hay gente que prefiere un televisor más pequeño de 42 pulgadas porque cabe mejor en su salón, pero también gente que quiere ir a lo grande. Los que quieren una imagen lo más grande posible sin tener un televisor gigantesco en casa acaban pronto con los proyectores domésticos. Hay numerosos proyectores con resolución 4K que pueden proyectar una imagen de 120 pulgadas.

Mi preferencia personal es sin duda un televisor OLED de 65 pulgadas, preferiblemente con Ambilight. Por eso no es de extrañar que en nuestro salón haya un Philips OLED807. Aun así, no digo que no cuando tengo la oportunidad de probar un proyector y ese fue el caso a principios de este año. Después de aproximadamente un año viendo la tele en ese televisor de 65 pulgadas, me pasé hace unas semanas al The Freestyle (2ª gen.) de Samsung, que puede proyectar una imagen de hasta 100 pulgadas.

El Freestyle (2ª generación) sólo tiene resolución Full HD, mientras que nosotros recomendamos 4K para proyecciones más grandes. Hay que reconocer que se trata de un proyector portátil de poco menos de 1kg que cabe fácilmente en la mochila y no se puede comparar con un proyector 4K gigante que probablemente nunca moverás. Sin embargo, el principio general sigue siendo el mismo: puedes ver la tele en una imagen gigantesca de 100 pulgadas sin gastarte miles de euros en (o hacer sitio para) un televisor gigante.

La resolución no es lo único que hay que tener en cuenta. El campo de visión también es importante e indica la información visual que pueden absorber tus ojos. Para una experiencia óptima al ver películas, THX recomienda un campo de visión de 40 grados. Por ejemplo, si te sientas a unos tres metros de la imagen, el tamaño óptimo es de 100 pulgadas. Así que, aunque se puede obtener una experiencia visual óptima sentándose más cerca de televisores más pequeños, no todo el mundo puede mover su sofá unos metros.

@techradarnl

♬ origineel geluid - TechRadarNL

Un lujo proyectado en pared

Hay algunas diferencias entre televisores y proyectores que no se pueden ignorar. Además, mi Philips OLED808 tiene un precio de venta recomendado de 2.499€, mientras que el Freestyle (2ª generación) tiene un precio de venta recomendado de 999€. Así que no había forma de que este proyector superara a mi televisor OLED en términos de rendimiento. Ni siquiera un proyector de ultracorta distancia con resolución 4K puede igualar la reproducción cromática de OLED, y un proyector tradicional, desde luego, tampoco.

Tras la primera hora con el Freestyle (2ª generación), noté inmediatamente las mayores diferencias. Tanto la reproducción del color como el contraste no pueden igualar a los televisores OLED. Esto no se notaba tanto en las series y películas de animación, pero sí en los contenidos con personas reales. Los colores de estudio en The Circle, por ejemplo, eran demasiado brillantes y coloridos, incluso después de unos cuantos ajustes en la configuración. Incluso durante una demostración de The Premiere, el proyector de ultracorta distancia de Samsung de 3.499€, noté que esa calidad de imagen tenía que estar por debajo de los televisores OLED.

A continuación, algo que resulta menos obvio con los proyectores más caros que con los televisores más caros es la frecuencia de refresco. Desde la introducción de la PS5 y la Xbox Serie X, ambas compatibles con juegos en 4K a 120fps, han aparecido más televisores con frecuencias de refresco de 120 Hz. Con los proyectores, la transición de 60Hz a 120Hz es ligeramente más lenta. Por tanto, fíjate siempre bien en las especificaciones de los proyectores y, si es necesario, consulta con el servicio de atención al cliente cuál es la frecuencia de refresco, sobre todo si quieres darle al gaming.

De Philips OLED808

(Image credit: Future)

Otra diferencia, por supuesto, es el entorno en el que se ve. Mi Philips OLED808 tiene un brillo máximo inferior al de los mejores televisores OLED que saldrán a la venta en 2023, y a veces ocurre que a plena luz del sol tenemos que cerrar las cortinas. Si no lo hacemos, sufrimos los reflejos. Con la imagen proyectada de un proyector, no hay reflejos, pero te encuentras con otro problema típico.

El Freestyle (2ª generación) tiene una luminosidad limitada de 550 ANSI lúmenes e incluso en un día de otoño no tan luminoso, siempre teníamos que cerrar las cortinas para verlo todo bien. Los proyectores con mayor luminosidad, como el BenQ V5000i con 2.500 ANSI lúmenes, tienen menos probabilidades de sufrir este problema, pero sigue siendo recomendable verlo en una habitación a oscuras. Incluso la más mínima luz puede arruinar rápidamente la experiencia de visualización con un proyector.

La calidad de imagen de un proyector puede ser peor, pero en términos de tamaño, le gana a mi televisor OLED. Nuestro piso tiene techos bastante altos y blancos, ideales para un proyector. Montar un televisor de 65 pulgadas encima de nuestra cama no es precisamente cómodo, pero con el Freestyle (2ª generación) pude proyectar una imagen grande (de unas 77 pulgadas) en el techo sin esfuerzo. Esta imagen más grande hizo que ciertos detalles resaltaran mejor y me permitió leer texto en periódicos e incluso en etiquetas que de otro modo nunca habría notado. Sobre todo cuando tienes espacio para proyectar la imagen completa de 100 pulgadas en la pared, se produce una sensación de inmersión que ningún televisor tradicional puede darte.

Panorama completo

Samsung The Freestyle 2e generatie

(Image credit: Future)

No existe una respuesta universal a la pregunta de si un proyector es mejor que un televisor. Todo depende de tu casa, tu presupuesto, tus necesidades y lo que quieras hacer. Pasar de un televisor OLED de 65 pulgadas y 2.499€ a un proyector de 999€ me hizo reflexionar sobre qué hacer si quieres la máxima imagen posible por tu dinero.

Si tienes espacio suficiente para proyectar la imagen completa de 100 o 120 pulgadas, la elección de un proyector se hace rápidamente. Al fin y al cabo, no hay televisores OLED de ese tamaño y otros televisores de ese tamaño cuestan una fortuna. Incluso si "sólo" puede proyectar 77 o 65 pulgadas, hay pocos televisores de ese precio. En cambio, si sólo puedes proyectar una imagen de 55 pulgadas o menos en tu pared o techo, entonces la relación calidad-precio de un televisor es más interesante. Con un poco de suerte, puedes encontrar un televisor OLED de 55 pulgadas por 1.000€, y si no tienes suerte con los descuentos, siempre hay una amplia gama de televisores QLED.

Samsung The Freestyle

(Image credit: TechRadar)

Sin embargo, el tamaño no es lo único que importa. A menudo nos quejamos de la espectacular calidad de algunos altavoces integrados en los televisores, pero con un proyector esto es aún peor. El Freestyle (2ª generación) sonaba sorprendentemente bien para este tamaño, y "sorprendentemente bien" significa en realidad que suena como el altavoz Bluetooth medio. Por lo tanto, necesitas conectar una barra de sonido (u otro sistema de audio) si quieres un sonido decente. El problema es que un proyector tradicional está bastante lejos de la imagen real, lo que puede suponer un lío de cables. Con un proyector de ultracorta distancia, esto ya es mucho más fácil.

Por último, la portabilidad es un factor importante. El Freestyle (2ª generación) se encuentra en la categoría de proyectores portátiles que están destinados a ser movidos todo el tiempo. Si tienes una batería lo suficientemente potente, ni siquiera necesitas enchufarlo y puedes usarlo en cualquier sitio. Un proyector tradicional sigue siendo más ligero que un televisor. Puede que no quepa tan fácilmente en la mochila, pero sí en el maletero del coche o en una bolsa grande de la compra.

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de