Skip to main content

Nunca me voy a comprar otro teléfono Samsung, pero tú sí deberías

Samsung Galaxy S21 Ultra
A Samsung Galaxy S21 Ultra (Crédito de imagen: Aakash Jhaveri)

Samsung me ha roto el corazón. A lo largo de los años he tenido tres móviles de esa compañía (y he probado muchos más) y durante mucho tiempo he hablado maravillas de ellos. Aunque tengo recelos con la decisión de la compañía de ofrecer diferentes chips en diferentes países para la línea Galaxy S, en su mayor parte considero que sus mejores teléfonos son los mejores, y punto.

Por eso ahora mismo mi teléfono principal es un Samsung Galaxy S21 Ultra, comprado (a plazos) con mi propio dinero. Pero puede que sea el último teléfono Samsung que compre, porque por mucho que intente quererlo, no me siento correspondido.

Mi relación comenzó con el Samsung Galaxy S2, un fantástico teléfono Android del 2011, y del que no era el único que admiraba, ya que tuvo una crítica de cinco estrellas en TechRadar.

Tuvimos muchos días felices juntos, hasta que una fatídica tarde derramé una pequeña cantidad de agua sobre él. Por supuesto, fue culpa mía, y fue en los días anteriores a que la resistencia al agua fuera una característica común.

Teniendo esto en cuenta, no puedo ser demasiado duro con mi Galaxy S2 por haber hecho de las suyas desde entonces, aunque la cantidad de agua fue tan pequeña que su impacto me hizo pensar dos veces en los teléfonos Samsung durante un tiempo.

Segundas oportunidades

Samsung Galaxy S7 Edge

El Samsung Galaxy S7 Edge era un clásico de los smartphones... pero me decepcionó (Image credit: TechRadar)

Tuve un breve romance con el Nexus 4 y me fui con HTC, pero luego llegó el Samsung Galaxy S7 Edge, y me resultó irresistible.

Pero ese Edge me hizo más daño que el Galaxy S2, porque al año de vida dejó de funcionar por completo. Después de enviarlo a reparar las cosas parecían estar bien de nuevo, por un tiempo, pero luego desarrolló una gran área negra en la esquina superior derecha de la pantalla, que era difícil de ignorar.

Al final se lo pasé a un conocido y, por lo que sé, tuvo una larga vida con él, sin desarrollar ningún otro problema. Pero para entonces ya me había pasado a Honor, y luego por un tiempo pensé que podría haber encontrado el definitivo con OnePlus, pero una vez más me encontré volviendo a los brazos de Samsung,

Strike tres: eliminado

Samsung Galaxy S21 Ultra

El Samsung Galaxy S21 Ultra me ha resultado ultra problemático (Image credit: Aakash Jhaveri)

Esta vez fue el Samsung Galaxy S21 Ultra. El teléfono más caro que había comprado, y el más lleno de problemas.

Primero, a los seis meses más o menos, empezó a ralentizarse. Cerrando todas las aplicaciones en segundo plano se resolvía el problema, pero inevitablemente volvía a aparecer uno o dos días después. Esto continuó durante semanas hasta que finalmente se detuvo, quizás a causa de una aplicación maliciosa que recibió en una actualización, no estoy seguro, pero las cosas volvieron brevemente a la normalidad después de eso.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que mi Samsung Galaxy S21 Ultra empezara a ser exigente con la carga. A veces se cargaba bien, otras veces lo hacía a paso de tortuga, dejaba de cargarse a pesar de estar enchufado, o simplemente se negaba a arrancar. Me preocupaba que el puerto estuviera dañado, pero este problema también se resolvió por sí solo después de un tiempo.

Luego, más recientemente, la cámara empezó a funcionar mal. Ahora, si utilizo el objetivo principal para fotografiar algo a más de un metro de distancia, suele salir borroso. Una búsqueda en los foros de problemas similares reveló que golpear el lateral del teléfono una o dos veces suele resolver el problema, pero sólo temporalmente.

Este problema es continuo, y sucede en un teléfono por el que pagué cuatro cifras y que sólo he tenido durante unos 18 meses. Y aunque adoro los teléfonos de Samsung por sus especificaciones y características, ninguno de los teléfonos que he tenido de otras marcas ha desarrollado problemas significativos.

Así que mi historia de amor con los teléfonos Samsung ha terminado, y por mucho que me gustaría (y echaré de menos el zoom óptico 10x) no creo que pueda comprarme otro.

No es Samsung, soy yo

Google Pixel 6

El Pixel 6 es uno de los muchos teléfonos que no son de Samsung que desarrollan problemas (Image credit: Future)

Pero aun así, tú deberías hacerlo: todos estos problemas son anecdóticos, y una rápida búsqueda en Google revelará muchas personas que informan de problemas con cualquier teléfono.

Puede que muchos de estos problemas no sean generalizados, pero de vez en cuando se producen controversias como el bendgate, el batterygate y el antennagate del iPhone.

O en la tierra de Android está la tonelada de problemas a los que se enfrentó el Google Pixel 6 más recientemente. Así que Samsung no es el único que vende smartphones que a veces flaquean.

También conozco a un montón de felices propietarios de Samsung Galaxy que nunca han experimentado ni un fallo, así que quizás el problema no sea Samsung, sino yo.

Puedes tener mala suerte con cualquier marca, y lo más probable es que te vaya bien con Samsung; después de todo, el Samsung Galaxy S22 Ultra no está entre los mejores teléfonos (opens in new tab) porque sí. Pero Samsung y yo no estamos hechos el uno para el otro.

Antonio Romero
Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de