Skip to main content

Olvídate de los portátiles gaming, cómprate la Steam Deck

Un portátil averiado echando humo
(Crédito de imagen: Labutin.Art / Shutterstock)

Hay gente a la que simplemente no terminan de convencerles los portátiles gaming, por muy increíbles que sean y lo prácticos que puedan resultar en ciertas ocasiones.

Estos gamers son fieles a su PC gaming, ya que es cierto que los sobremesa son mucho más cómodos de usar, y aunque los componentes de los portátiles son cada vez más y más potentes, es posible que ni el portátil gaming más potente del mundo pueda competir con un buen PC gaming cuando se trata de rendimiento puro y duro.

Por otro lado, el hecho de que un sobremesa sea fácilmente actualizable es realmente práctico, ya que puedes reemplazar las distintas piezas, ya sea porque se hayan averiado o por cambiarlas por otras más nuevas. Todo esto hace que el ciclo de vida de un PC gaming sea mucho más largo que el de un portátil. Es cierto que probablemente llegue un punto en el que ya no se pueda considerar ni que sea el mismo dispositivo, cuando hayas cambiado todas las piezas, pero sea como sea, siempre te costará menos dinero que comprarte un portátil gaming nuevo cada ciertos años.

Claro que no tener un portátil gaming hace que tengas que renunciar a la capacidad de desplazarte con tu equipo gaming, ya que pierdes la portabilidad que te ofrecen este tipo de dispositivos: por mucho que a esos usuarios les guste más usar un PC gaming, no van a poder llevárselos consigo allá donde vayan.

También es cierto que algunos portátiles gaming pesan tanto que se te quitan las ganas de transportarlo, y a esto hay que sumar que hay modelos de todos los tipos, y a algunos les falla la duración de la batería, por lo que al final siempre dependes de tener un enchufe cerca para poder cargarlo si quieres disfrutar de una larga sesión con tus videojuegos.

Por lo tanto, para toda la gente que esté leyendo esto y se sienta identificada con este pensamiento, estamos aquí para comentar una novedad que ha llegado al mercado, y que posiblemente les ofrezca exactamente aquello que buscaban.

Poder jugar a sus videojuegos de PC vayan a donde vayan, y estén donde estén, sin tener que preocuparse por la batería o tener que cargar con un peso importante.

Un gamer jugando online en su plataforma de juegos con luces RGB incluidas.

(Image credit: DisobeyArt / Shutterstock)

La Steam Deck es la solución

Hablemos de la nueva Steam Deck.

Para empezar, para los pocos no hayan escuchado hablar de este nuevo producto, la Steam Deck es un mini-PC gaming, con forma de consola portátil de mano, y que te permite jugar sobre todo a los juegos que formen parte de la plataforma Steam. También cabe señalar que hay un listado para averiguar qué videojuegos han sido optimizados para poder jugarse de forma óptima en este dispositivo, mientras que en otros tendrás que hacer algunos ajustes manuales para disfrutar de la mejor experiencia posible.

Hemos probado la Steam Deck, y nos ha encantado: es la solución a todos los problemas. Te ofrecerá todo aquello que sentías que no llegaba a convencerte de los portátiles gaming. Su tamaño es tan compacto que te lo podrás llevar fácilmente a donde quieras, y lo podrás sacar en cualquier sitio, incluso cuando viajes en autobús, cosa que no harías con un portátil gaming.

Podrás jugar a muchos de tus videojuegos de ordenador sin ningún problema, y aunque es cierto que el proceso es un pelín más complicado para los juegos que no estén en Steam, hay soluciones alternativas.

En nuestro caso, también hemos vuelto a jugar a algunos juegos que no pensábamos que volveríamos a jugar, como Hotline Miami, y cuando lo probamos en la Steam Deck no pudimos parar.

Tunic

(Image credit: Tunic)

También hay juegos nuevos para la Steam Deck, como Tunic, que parece estar hecho a medida para esta consola. Es un RPG inspirado en el Zelda, y la experiencia es realmente perfecta.

El diseño compacto de la Steam Deck es súper práctico, pero hay otra cosa que supone una mejora increíble en la experiencia, ya que hará que el proceso para poder empezar a jugar sea mucho más rápido y sencillo: este dispositivo no ejecuta Windows 10 u 11.

La Steam Deck tienen un sistema operativo que se llama Steam OS 3.0 y está basado en Linux, y lo cierto es que nos parece un golpe maestro. Este sistema hace que el proceso de iniciar la consola tarde tan solo unos segundos, y Valve (que es la compañía propietaria del producto) ha implementado funciones que no vienen en Windows 10 u 11, como la capacidad de apagar la consola y que el juego se suspenda, pero entonces, cuando vuelves a encender la Steam Deck, tu juego se está ejecutando y puedes seguir por donde lo dejaste, lo que lo hace que sea un dispositivo perfecto para una partida rápida cuando te apetezca.

Foto de una persona usando la consola portátil Steam Deck para jugar al God of War

(Image credit: Future)

En comparación, el proceso para comenzar a jugar en un portátil gaming parece muy lento. Primero hay que esperar a que se inicie Windows, luego abrir el launcher del juego en cuestión, y después iniciar el juego. Si tienes que hacer todo eso, como no estés en un viaje de larga duración, para cuando te pongas a jugar ya casi que te tocará bajarte del tren (por ejemplo).

Por supuesto, también hay cosas que un portátil te aporta y que suponen un beneficio adicional, ya que es un equipo más versátil. Por ejemplo, puedes usar el mismo dispositivo para jugar y para el trabajo. Sin embargo, cabe señalar que la Steam Deck tiene un modo de escritorio que te permite ejecutar ciertas aplicaciones, y si conectas un hub USB-C, puedes usar un teclado, un ratón y un monitor con la consola. Si bien no es tan útil como un portátil, te apañará como un ordenador para varias tareas. También tienes la posibilidad de instalar Windows en Steam Deck.

En términos de potencia, es cierto que un portátil gaming supera a la Steam Deck, aunque la verdad es que esta consola portátil tiene potencia suficiente para ejecutar juegos como God of War o Elden Ring con un nivel de rendimiento más que decente, y aunque la Steam Deck es perfecta sobre todo para juegos indie inspirados en arcade, eso no quita que si quieres jugar a alguno de tus videojuegos AAA cuando estés fuera de casa, podrás hacerlo.

A nosotros, por ejemplo, nos pareció muy práctico poder entrar rápidamente en Elden Ring desde la Steam Deck para poder farmear algunas runas y subir de nivel. Lo cierto es que gracias al duro trabajo de Valve, Elden Ring funciona incluso mejor en algunos aspectos en Steam Deck que en un PC gaming.

El broche de oro para optar por la Steam Deck es su precio. Ya que todo esto te lo ofrece sin costarte tanto como un buen portátil gaming. En España, el precio de la Steam Deck parte de 419€ si optas por la configuración con 64GB de almacenamiento eMMC, o te costará 549€ si prefieres 256GB de SSD NVMe, y por último, la versión superior, con 512GB SSD NVMe, cuesta 679€.

Por lo tanto, está muy claro que la Steam Deck te costará mucho menos que un portátil gaming. Claro que es un producto muy demandado que acaba de salir a la venta, por lo que tendrás que reservar la Steam Deck que quieras en la web oficial, y te enviarán la consola en cuanto tengan unidades disponibles. Sea como sea, esto irá mejorando con el paso del tiempo.

Se ha hablado además de que habrá más modelos de Steam Deck, y que este es tan solo el primero, pero también los fabricantes de terceros pueden hacer sus propios dispositivos basados en este mini-PC portátil. Esto podría generar una nueva categoría de dispositivos portátiles para juegos de PC basados ​​en Steam Deck, y si consiguen encontrar su sitio en el mercado y triunfar, es muy posible que las ventas de portátiles gaming se vean afectadas en un futuro.

Consigue la mejor experiencia gaming con los mejores accesorios del mercado. ¡Te ayudamos a elegir!

Soy ingeniera informática y editora del equipo de TechRadar España. Me gusta todo tipo de tecnología, pero los ordenadores son mis dispositivos preferidos. Además de escribir sobre ellos me encanta arreglarlos, al fin y al cabo, pueden llegar a estar tan locos como yo.

With contributions from