Skip to main content

Los españoles temen por igual ser hackeados que perder su empleo

Mujeres mirando un Macbook
(Crédito de imagen: NordVPN)

Uno de los grandes inconvenientes del mundo virtual en el 2021 es la cantidad de malware, phishing y hackeos de los que se tienen noticias diariamente en prácticamente todos los países desarrollados. Generalmente, este tipo de malas prácticas y ataques tienen como objetivo grandes empresas y otros organismos públicos, con los que los artífices de estos delitos se pueden lucrar, ya sea económicamente o bien mediante el robo de datos, los cuales pueden ser utilizados en posteriores abusos. Sin embargo, no podemos ignorar el hecho de que una parte de estos ataques va dirigida a usuarios particulares, los cuales cuentan con menos protección, información y capacidad para lidiar con este tipo de actos.

Hoy en día, casi todo el que tiene un ordenador o móvil con acceso a internet es consciente de que existen ciertas amenazas en la red con las que nos podemos encontrar, aunque la posibilidad sea baja, y la mera existencia de ese riesgo genera una preocupación en nosotros equiparable a otros problemas imprevistos que nos pueden suceder cotidianamente, como perder repentinamente nuestro trabajo.

Nuestros temores en Internet

Daniel Markuson, experto en privacidad digital del proveedor de redes privadas virtuales NordVPN, nos cuenta lo siguiente: “Estamos en un momento muy preocupante para la seguridad informática o ciberseguridad. Hay auténticas minas de oro de datos online, de forma que cada hacker se autoimpone la misión de buscar hasta las fisuras más pequeñas en las redes, sistemas y dispositivos de la gente”.

Una nueva encuesta, realizada recientemente por NordVPN a todo tipo de usuarios de internet en nuestro país, ha revelado algunos hábitos de seguridad que vale la pena tener en cuenta. Además del miedo a ser observados online (45%) o de sufrir un robo de contraseñas de sus correos electrónicos, redes sociales y otros servicios (66%), a los españoles les preocupa sobre todo que hackeen sus ordenadores personales, y exponer así tanto sus datos como sus archivos privados al uso que los ciberdelincuentes les quieran dar.

Aunque la ciberseguridad normalmente se asocia con los antivirus, firewalls, bloqueadores de publicidad o gestores de contraseñas, los españoles buscan sobre todo protección para su privacidad online y frente a las amenazas en internet (68%), así como conectarse a redes Wi-Fi con seguridad (72%), algo que se consigue con una VPN, las cuales siguen sin estar implementadas de forma generalizada en los equipos privados de los hogares de nuestro país.

¿Qué puedo hacer para que mis dispositivos sean seguros?

representación artística de un hacker

(Image credit: Shutterstock)

Según el Instituto Nacional de Estadística, el 91% de los hogares españoles tiene acceso a internet, bien sea con un ordenador o con un dispositivo móvil. Queda claro, pues, que la inmensa mayoría de las personas en nuestro país es capaz de navegar por la red, aunque otra cuestión diferente es cuántos de nosotros sabemos qué hacer para evitar cruzarnos con otros barcos con bandera negra. ¿Y tú? ¿Cómo puedes protegerte frente a los piratas informáticos? Daniel Markuson comparte una lista de consejos sobre cómo mejorar la protección de tu ordenador: 

1. Instala y utiliza un software antivirus. Usar un programa antivirus de confianza es una buena forma de protegerse frente a ciberamenazas procedentes de la web. Instala también sus actualizaciones, y nunca las pospongas.

2. Usa un firewall para crear una barrera entre tu red interna o tu dispositivo y el tráfico externo proveniente de internet. Un firewall, a veces llamado firewall de red, es una herramienta de ciberseguridad que filtra el tráfico entrante y saliente.

3. Usa contraseñas únicas y complejas para tus distintas cuentas. Si te hackean una cuenta, contrastarán tus credenciales con otros servicios como tu correo electrónico o tu banca online. Para ayudarte a gestionar un océano de contraseñas, utiliza un gestor de contraseñas como NordPass, que genera claves seguras y las almacena en una bóveda protegida. Esto también es aplicable a tu Wi-Fi.

4. Utiliza la verificación en dos pasos. Esto hará que no baste con hackear una contraseña: para acceder a tus cuentas, los hackers también tendrían que tener acceso a tu teléfono o tu correo electrónico. El proceso 2FA añade una capa de seguridad extra a tu cuenta, haciendo que sea mucho más difícil para los actores maliciosos atacar y robar tus datos.

5. Evita navegar en redes Wi-Fi desprotegidas. Si tienes que acceder a tus cuentas online desde una red en la que no puedes confiar completamente, utiliza una VPN como NordVPN para hacer que tu conexión sea privada. Una VPN encripta todas las comunicaciones que pasen entre tu dispositivo e internet, de forma que nadie externo pueda interceptarlas.

6. Según el experto, la mejor forma de mantener a salvo tus datos más valiosos es encriptarlos y hacerles un respaldo en la nube, para que los hackers no puedan impedirte acceder a ellos ni amenazarte con eliminarlos. NordLocker, una solución de encriptación de archivos sencilla de usar, también ofrece una nube privada encriptada para almacenar tus datos de forma segura y acceder a ellos fácilmente.

7. Cubre tu webcam. En la era del chat de vídeo, las cámaras de los ordenadores no podrían ser más relevantes. Siempre existe la posibilidad de acceder a una reunión por accidente o de ser espiados por terceros. Como ocurre con cualquier otro dispositivo electrónico, las webcams son susceptibles de ser hackeadas, lo que puede conducir a serias filtraciones de privacidad.

Robo de ID

(Image credit: Google)

Aunque estos consejos pueden parecer obvios y redundantes desde el punto de vista de un nativo digital o de una persona formada en la informática básica y acostumbrada a utilizar estas herramientas y precauciones, aún hay muchas personas que, por circunstancias de edad, recursos o aptitudes, no tienen todavía asimilados los peligros que pueden encontrar haciendo clic alegremente por las webs, ni las precauciones que deben tomar. Por ello Markuson insiste: “repetimos las mismas normas de precaución: usar contraseñas únicas y complejas, almacenarlas en un gestor de contraseñas, y nunca hacer clic en enlaces sospechosos. También es muy recomendable utilizar software de protección como una VPN para navegar de forma segura y evitar los virus. Y, por último, aunque no menos importante, no debemos compartir nuestros datos privados con nadie”.