¿Te han traído los Reyes una TV nueva? Te explicamos por qué necesitas una barra de sonido

Sonos Ray
(Crédito de imagen: Sonos)

Pocas cosas hay más dulces que el momento de encender un televisor nuevo. Montado en la pared o en equilibrio sobre un mueble multimedia, cuando se enciende la luz y (tras un ratito de conexión a todos tus muchos servicios de streaming) empiezan a reproducirse las imágenes.

Es una pena que el televisor medio (incluso los más bonitos) a menudo no pueda competir en lo que a sonido se refiere. Y si estas vacaciones has comprado (o te han regalado) una tele 4K, quizá quieras pensar en añadirle una barra de sonido.

A menudo, las marcas de televisores dejan de lado el sonido, ya que se centran principalmente en el procesamiento de la imagen y la calidad del panel como principales indicadores de éxito. Los televisores baratos pueden venir con 10 W de sonido estéreo de baja calidad, o con unos graves demasiado bajos, por lo que una solución de audio específica puede suponer una gran diferencia en la calidad del sonido ofrecido.

Incluso los modelos de altas prestaciones como el LG C2 OLED, que destacan en el apartado de imagen, no pueden ofrecer la misma experiencia en sus altavoces. El OLED de la serie C tiene una potencia de 40 W, con altavoces de 3.1.2 canales, pero sigue siendo una fracción de lo que se puede conseguir con una configuración de audio ampliada.

Algunos televisores son mejores que otros en este aspecto, por supuesto. Los altavoces OTS (Object Tracking Sound) de Samsung incorporan varios transductores en sus modelos Neo QLED de gama alta, ofreciendo una especie de sonido envolvente integrado adaptado a la acción en pantalla. Y, por lo general, cuanto más elegante sea el televisor que compre, mejor será el sonido integrado.

Pero la mayoría de los compradores de televisores descubrirán que su audio es probablemente escaso, pero no es necesario hacer un gran desembolso para solucionarlo.

Un mundo sonoro

LG SK8

(Image credit: LG)

Es difícil expresar la diferencia que supone un buen sonido en una experiencia visual. Aunque puede que no sea tan crucial para las noticias de las 10, una película de Netflix o un documental sobre la naturaleza pueden elevarse a nuevas cotas con los detalles de audio de los que es capaz una buena barra de sonido: el crujido de una tabla del suelo, el golpeteo de las gotas de lluvia sobre una hoja, el estruendo subyacente de una explosión lejana o el chasquido de la voz de alguien que discute con su amante. 

Todas estas cosas pueden pasar desapercibidas en configuraciones de audio básicas, robándonos el complejo diseño de sonido y la música emocionante que los directores y compositores pensaron para el contenido de la pantalla.

La amplitud y la altura añadidas de las barras de sonido multicanal también pueden ayudar a situar el sonido en su entorno: una de las primeras demostraciones de OTS de Samsung mostraba una salva de flechas descendiendo por un campo de batalla, con el látigo de aire alrededor de cada proyectil cada vez más firme y cercano al espectador.

Pero no hace falta ser un experto audiófilo para obtener este beneficio. Las barras de sonido "plug and play" son fáciles de añadir a una instalación de cine en casa, se conectan a través de un puerto HDMI y proporcionan a las bandas sonoras de películas, programas de televisión, documentales y noticias un impacto sonoro adicional. 

Conexiones flexibles

Sonos Arc og Sonos Sub i en hyggelig stue

(Image credit: Sonos)

El sonido estéreo estándar tiene dos canales: derecho e izquierdo. Pero eso no es nada comparado con los amplios conjuntos de transductores de una barra de sonido, desde las pequeñas configuraciones de 3.1.2 canales hasta el sonido envolvente 7.1.2, que permite escuchar todos los agudos, graves y medios posibles de las bandas sonoras de las películas.

¿Qué significa 7.1.2? El primer número, "7", es el número de altavoces principales, mientras que el segundo, "1", es el número de subwoofers y el último, "2", es el número de altavoces ascendentes. Por lo general, el primer número debe ser lo más alto posible, pero un altavoz de calidad con menos canales también merece la pena, siempre que mejore lo que son capaces de hacer los controladores integrados en la pantalla del televisor.

Una de las grandes ventajas de una barra de sonido es que no está integrada en el televisor, lo que significa que se puede trasladar de una pantalla a otra, en distintas habitaciones o en distintos hogares, además de poseer un equipo de audio que puede sobrevivir a la actualización del televisor. El hecho de que cambie una vieja pantalla LCD por una nueva OLED no significa que tenga que empezar su configuración de audio desde cero.

Una barra de sonido tampoco tiene por qué limitarse a un único dispositivo. Muchos modelos incluyen subwoofers específicos o la posibilidad de conectarse a otros altavoces en tándem, lo que permite experimentar con configuraciones de sonido envolvente en el espacio de cine en casa. También se pueden utilizar fuera del ámbito televisivo, a menudo con conexiones Wi-Fi o Bluetooth para conectarlos al teléfono y utilizarlos como altavoces para fiestas o similares.

Lo que necesitas en una barra de sonido

HDMI cable

(Image credit: iStock)

Es fundamental asegurarse de que la barra de sonido funciona a la perfección con las especificaciones del televisor. Tener una nueva barra de sonido Dolby Atmos está muy bien, hasta que te das cuenta de que tu televisor no es compatible con Atmos passthrough, lo que significa que la banda sonora codificada en Atmos de una película no será recogida por tu hardware.

La mayoría de las barras de sonido se conectan a través de HDMI, aunque por lo general se prefiere la especificación HDMI ARC (canal de retorno de audio), que permite una comunicación bidireccional sencilla entre el televisor y la barra de sonido. HDMI eARC (canal de retorno de audio mejorado) se basa en esta especificación con una transferencia de datos mejorada, lo que permite pasar audio de mayor calidad de un dispositivo al otro.

Algunos modelos, como el económico Sonos Ray, utilizan en su lugar un puerto de conexión digital óptico, una especificación muy utilizada, pero de la que debes asegurarte antes de comprarla. Las conexiones ópticas no pueden transportar la misma carga de información de audio que HDMI ARC o eARC, y no admiten formatos inmersivos como Dolby Atmos. Así que si quieres escuchar bandas sonoras Dolby Atmos o DTS:X, tendrás que optar por uno de los estándares HDMI, concretamente HDMI eARC, para escucharlas en su mejor estado, sin comprimir.

¿Qué barra de sonido debo comprar?

Tu presupuesto para una barra de sonido dependerá de lo importante que sea para ti mejorar el sonido, ya que el precio de una barra de sonido puede ser tan alto o tan bajo como el de casi cualquier televisor del mercado actual.

Para ayudarte a elegir, hemos recopilado las mejores barras de sonido (opens in new tab) que hemos visto para todos los presupuestos.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de