Skip to main content

5 razones por las que deberías usar Windows 11 Pro en tu empresa

Windows 11
(Crédito de imagen: Microsoft)

Cualquier hombre o mujer de negocios sabe lo importante que es utilizar la herramienta adecuada para cada trabajo, pero cuando se trata de TI (tecnologías de la información), puede ser tentador tomar el camino más fácil y económico, sobre todo para las pequeñas empresas que suelen tener poco tiempo y recursos. 

Si bien la implementación de software especializado en empresas aporta muchos beneficios, a menudo es más barato para una pyme comprar dispositivos enfocados a los consumidores, en vez de hacerse con equipos y software dedicados específicamente para negocios.

En muchos sentidos, esta es una opción perfectamente válida; en la mayoría de los casos, las capacidades de esos dispositivos serán suficientes para las necesidades de una pequeña organización (sobre todo para las que no están centradas en la tecnología), y la idea de pagar un extra por características avanzadas, que es posible que no sean necesarias, puede echar para atrás a algunas pequeñas empresas. Sin embargo, hay una excepción evidente, y es el sistema operativo.

Windows es el sistema operativo que ejecutan la gran mayoría de los portátiles y ordenadores, pero las distintas versiones disponibles ofrecen cosas ligeramente distintas. Las dos versiones de Windows más importantes para las pymes son "Home", que es la que viene preinstalada en la mayoría de los portátiles de consumo, y "Pro". A primera vista, los dos SO parecen idénticos, pero lo cierto es que si te fijas bien, la cosa cambia.

A continuación, hemos reunido los distintos motivos más destacables por los que deberías plantearte implantar Windows 11 Pro en tu negocio, en vez de la versión Home, ya que como verás, es algo que facilitará la vida de tus informáticos y ayudará a que tu empresa crezca.

1. Políticas de grupo

Las políticas de grupo son una de las herramientas de Windows más potentes para los administradores de sistemas de TI. Básicamente, permiten definir un único conjunto de reglas para todos los dispositivos de la red de una empresa, y lo regulan todo, desde medidas de seguridad informática sencillas, como el bloqueo del acceso a escritorios remotos, hasta usos más creativos, como establecer el mismo fondo de pantalla personalizado para todos los ordenadores de los empleados. 

Lo mejor de las políticas de grupo es su flexibilidad. Los administradores pueden empezar con unas pocas configuraciones de políticas básicas para controlar los aspectos fundamentales de su entorno, pero posteriormente, cuando quieran ampliarlo, tienen a su disposición una amplia gama de funciones granulares que pueden gestionar. Aunque son más útiles para temas relacionados con la seguridad, haciendo cosas como bloquear las memorias USB o restringir el acceso a la configuración del panel de control, lo cierto es que pueden utilizarse para controlar casi todos los aspectos del funcionamiento de Windows.

2. Aprovisionamiento automático

Configurar nuevos equipos para nuevos empleados puede ser una tarea muy tediosa; hay que instalar todos los programas típicos, asegurarse de que el ordenador tiene instaladas todas las actualizaciones de software, y hacer las configuraciones específicas de cada negocio para adaptar el nuevo dispositivo al entorno empresarial concreto.

Por ejemplo, el informático tendrá que asegurarse de instalar los controladores necesarios para que el ordenador sea compatible con los dispositivos compartidos, como las impresoras de la oficina, también deben descargarse aplicaciones empresariales como el paquete de Microsoft Office o el antivirus elegido, configurar las copias de seguridad, y deben aplicar los ajustes de la política de grupo de la organización para garantizar que la configuración del software todos los equipos siga el mismo estándar. 

Todas estas tareas son muchísimo más fáciles, y se hacen mucho más rápido, gracias a las capacidades de aprovisionamiento dinámico de Windows 11 Pro. En lugar de hacer todos estos cambios manualmente, o de crear una imagen personalizada del sistema operativo y reinstalarla en cada nueva máquina, el personal informático de las pymes puede crear un único y ligero archivo de paquete de aprovisionamiento (opens in new tab), que puede enviarse como archivo adjunto en un correo electrónico, descargarse de una unidad compartida o pasar al nuevo equipo con una memoria USB. 

Este paquete hará rápidamente, y de forma automática, todos los cambios necesarios en el sistema operativo del nuevo equipo, lo que incluye aplicar las políticas de grupo, la inclusión de los ordenadores en Active Directory y la instalación de aplicaciones, ahorrando así al personal informático de la empresa un tiempo y un esfuerzo considerables.

3. Inicio de sesión simplificado y más seguro

Azure Active Directory (opens in new tab) le ahorra mucho tiempo a las empresas que utilizan varias herramientas de Microsoft, y es algo que debería ser fundamental para los flujos de trabajo de TI. Azure AD, una extensión basada en la nube del respetado sistema Active Directory que ha formado parte de Windows durante más de veinte años, es un sistema de inicio de sesión único que permite a los empleados acceder a una serie de aplicaciones y servicios con un solo inicio de sesión. 

Esto incluye los programas de correo electrónico Outlook y Exchange, todo el paquete Microsoft 365, e incluso aplicaciones internas personalizadas, así como software de varios proveedores de terceros compatibles. Esto ofrece a los empleados una experiencia más fluida y sin problemas, pero también facilita la gestión.

Con una consola centralizada, las organizaciones pueden controlar fácilmente el acceso a las aplicaciones, dando rápidamente acceso masivo a todos los empleados o restringiendo ciertos programas o datos a usuarios específicos autorizados. También ofrece una forma sencilla de solucionar los problemas de inicio de sesión, sin tener que pasar por el lío de probar varios conjuntos distintos de credenciales o restablecer las contraseñas. 

La plataforma también ofrece un enfoque de la seguridad basado en el riesgo, utilizando la autenticación de múltiples factores y el modelado del comportamiento para garantizar que los usuarios sean quienes dicen ser. Las capacidades básicas de Azure AD vienen incluidas de forma gratuita con las suscripciones a Office 365, pero es posible que sea necesario actualizar el sistema operativo para poder aprovecharlas, ya que los dispositivos que ejecutan Windows 11 Home no pueden inscribirse en el sistema.

4. Modo Quiosco

Windows es una plataforma excelente para ejecutar programas o sistemas de cara al cliente, y una buena interfaz para cosas como un sistema de reservas automatizado, por ejemplo. Sin embargo, si se ofrece a los clientes la posibilidad de usar un dispositivo conectado a la red principal de la empresa, no es aconsejable que tengan libre acceso a todo.

El "Modo Quiosco" de Windows 11 Pro es una función diseñada para resolver este problema. Bloquea casi todas las funciones del sistema operativo, restringiendo a los usuarios a una única aplicación predeterminada. Además de bloquear todo lo que no sea la aplicación específica a la que quieres que tus clientes tengan acceso, puedes incluso bloquear funciones básicas como el menú de Inicio. 

Los dispositivos en modo quiosco pueden gestionarse de forma centralizada a través de las herramientas de gestión de Microsoft, y pueden configurarse y personalizarse mediante paquetes de aprovisionamiento, lo que facilita su despliegue a gran escala.

5. Actualizar de forma más sencilla y controlada

A todos nos ha pasado que de repente nos hemos visto forzados a hacer una actualización importante justo cuando estamos en medio de hacer algo, y eso es algo que puede influir de forma negativa en la productividad de una empresa. Windows 11 Pro permite evitar este problema proporcionando más control sobre cuándo y cómo se realizan las actualizaciones en un conjunto de dispositivos. 

Se puede programar de forma que solo se instalen en momentos específicos, cuando los empleados estén menos ocupados, o también se pueden aplazar las actualizaciones a una fecha posterior o incluso omitirlas por completo, lo cual puede resultar especialmente útil si sospecha que una determinada actualización puede afectar a la compatibilidad con un periférico o con una aplicación clave de la que depende la empresa.

Soy ingeniera informática y editora del equipo de TechRadar España. Me gusta todo tipo de tecnología, pero los ordenadores son mis dispositivos preferidos. Además de escribir sobre ellos me encanta arreglarlos, al fin y al cabo, pueden llegar a estar tan locos como yo.

Aportaciones de