Soy un adicto al móvil, pero estoy recuperando el control con estas tres funciones

Cómo activar y personalizar los modos No molestar y Enfoque del iPhone
(Crédito de imagen: Future)

He de confesar que estoy constantemente pegado algún tipo de dispositivo electrónico. Siempre hay algún tipo de pantalla que reclama mi atención, pero mi móvil en particular es una gran trampa para mí, siempre haciéndome señas para que despeje su interminable avalancha de notificaciones.

Es un tipo de dependencia familiar para mucha gente de mi edad, nacido en ese extraño punto intermedio entre la Generación X y los Millennials, lo que significa que la tecnología siempre ha sido una parte importante de mi vida.

Ahora, mientras llego a los 40 a una velocidad de vértigo he llegado a la incómoda conclusión de que la misma tecnología que creía que me había abierto tantas puertas simplemente me ha llevado a una habitación cerrada un poco más grande. De hecho, incluso he tenido que trabajar en ello con mi terapeuta este año, ya que se hizo evidente que me estaba volviendo dependiente de los rápidos golpes de dopamina que me daban las aplicaciones de mi teléfono y las redes sociales.

Para mí, prescindir de los dispositivos no es necesariamente la solución: muchos de ellos desempeñan un papel importante en mi forma de comunicarme, mis aficiones y, por supuesto, mi trabajo. Pero eso no significa que no pueda hacer que se plieguen más a mi voluntad.

(Image credit: Jamie Grill / Getty Images)

Una jaula de oro sigue siendo una jaula

Desde que tuve mi primer móvil, he tenido comportamientos poco saludables con éste. Desarrollo pequeñas rutinas con mis aplicaciones favoritas, pasando en orden de los juegos a las aplicaciones de redes sociales y plataformas para compartir vídeos. Puedo tardar hasta 30 minutos en completar mi ruta, y luego vuelvo a empezar todo el ciclo sin pensar si no tengo una mentalidad lo bastante fuerte como para romperlo.

La pandemia tuvo un impacto absoluto en el empeoramiento de estos comportamientos. En los últimos años, he llegado a un punto muerto, dejo a la gente en "Leído" y me resulta casi imposible mantener algunas amistades, lo que perjudica mi salud mental, ya que poco a poco voy perdiendo cualquier atisbo de horario saludable.

Hace unos meses, estaba actualizando nuestra guía sobre 10 trucos para el iPhone y, mientras los repasaba, me di cuenta de que éste y muchos de los mejores teléfonos admiten algunas funciones muy interesantes en las que no había pensado antes. Los engranajes de mi mente empezaron a girar: ¿cómo sería la vida si simplemente no pudiera ver las partes de mi teléfono que tanto me tientan?

Si no lo veo, no existe

Así es, estoy aplicando un "argumento desde la ignorancia" a mi dependencia de los móviles, ¿y sabes qué? Ha funcionado. He utilizado tres funciones diferentes para romper el canto de sirena de la pantalla de mi teléfono, y cada una de ellas me ha dado ese pequeño respiro que necesitaba para abandonar mis malos hábitos, y seguro que no te esperas ninguna de ellas.

El primero de ellos fue, como era de esperar, No Molestar. He programado horas de Concentración para cuando duermo y trabajo, así como una para cuando estoy en modo creativo, todas ellas personalizadas para darme acceso inmediato a las aplicaciones y contactos que realmente necesito. 

Durante las horas de trabajo, por ejemplo, mis seres queridos más cercanos pueden ponerse en contacto conmigo en caso de emergencia, y mis aplicaciones relacionadas con el trabajo pueden enviarme notificaciones. Personalicé mi pantalla de bloqueo y de inicio con un fondo más oscuro, y mi iPhone me sugirió un diseño de pantalla de inicio que solo incluía las aplicaciones que necesitaría mientras trabajaba. Por supuesto, siempre puedes desactivar el modo Enfoque o buscar aplicaciones y contactos fuera de los filtros, pero ese paso añadido me da tiempo suficiente para cuestionarme a mí mismo antes de actuar en contra de mis intereses.

(Image credit: Future)

La siguiente función que me ha ayudado enormemente es otra vieja conocida: los límites de tiempo de pantalla, que he establecido para limitar mis aplicaciones sociales y de juegos a solo una hora al día. De nuevo, puedes saltártelos con relativa facilidad, pero añadir fricción a una espiral de perdición y recordarme que llevo una hora usando la aplicación ya me ayuda a dar un paso atrás.

Sin embargo, ¿la función más eficaz para sacarme del trance del iPhone? Las notificaciones de distancia de pantalla. 

Cuando están activadas, estas notificaciones aparecen en tu pantalla y no desaparecen hasta que alejas el teléfono de tu cara a una distancia segura. Teniendo en cuenta que mucha gente se acerca cada vez más a su teléfono cuanto más se involucra en la acción de la pantalla, diría que esto es una genialidad. Vuelve loca a mi pareja cuando pide comida en mi teléfono, pero no sólo me ha animado a alejarme más de mi teléfono, sino que también está protegiendo mi vista.

Las cosas sólo pueden mejorar

Poco a poco, a lo largo de unos meses, he notado algunos pequeños cambios en mi comportamiento. Soy más propenso a dejar el teléfono en otra habitación durante periodos prolongados. Elimino las aplicaciones con más rapidez y dedico menos tiempo a los juegos; incluso me resultan menos gratificantes ahora que no están tan imbuidos en mi rutina.

Pero, sobre todo, me complace ver un cambio positivo en mi forma de comunicarme con amigos y familiares. No me malinterpreten, sigo siendo muy poco fiable y paso días sin enviar mensajes, pero antes tardaba semanas en responder.

Nuestros dispositivos son intrínsecamente adictivos, sobre todo si eres de los que disfrutan con un buen scroll o una aplicación ociosa. Pero es importante recordar que tienes que programar tu teléfono para que sea tan poco atractivo como atractivo es el software que utilizas.

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de