He decidido que voy a comprarme una barra de sonido, y va a ser la Sonos Ray

La Sonos Ray en un salón con luz ambiente
(Crédito de imagen: Sonos)

En un tiempo en el que los precios parecen no parar de subir, y no solo en la tecnología, sino en la vida misma, un nuevo producto de una marca conocida de audio quiere entrar en nuestros hogares con todo su esplendor y un precio más bajo, y casi parece como encontrar un Picasso en un mercadillo.

Hablamos de la Sonos Ray. Siguiendo la estela del éxito de la Sonos Arc y la Sonos Beam (Gen 2), puede que pienses que la Sonos iría a por todas en su próximo movimiento, capitalizando su éxito con una barra de sonido más grande, potente, con Dolby Atmos y conexión eARC, además de control por voz y más altavoces que en el Coachella.

Aunque la nueva Beam de segunda generación se lanzó desde 499€ (mucho menos que la Arc, que parte de 999€), ahora ya sabemos que Sonos lanzará su propio asistente de voz, ¿seguro que vale la pena llegar a las cuatro cifras en precio?

Pues no. Según Sonos, la modesta Ray está 'diseñada para estar escondida, poner el cable, conectarla a la TV y abrir la app de Sonos. Hace todo el trabajo por ti.' Sácala de la caja, dale vatios y deja que tu tele se acostumbre a ese fantástico sonido. ¿Cómo no te va a gustar?

La Sonos Ray estará disponible en España el 7 de junio. Aunque todavía tengo que escucharla en persona, sobre el papel hay un montón de cosas que me encantan.

Sonos siempre ha sido flexibilidad. Ahora, añade un precio asequible

Sonos Ray en negro

(Image credit: Sonos )

Con un precio de 299€, el precio de la Sonos Ray se sitúa justo en la gama media de las barras de sonido. Un precio que, en estos tiempos que corren y, tratándose de Sonos, se agradece.

La marca siempre lo ha apostado todo a la flexibilidad, así que además de streaming multiroom, la nueva Ray te permite crear un sistema de sonido multicanal que, con el tiempo, se puede ampliar, y hacerlo tampoco costará un dineral. La opción barata de Sonos encajará perfectamente con la gama Symphonisk de IKEA, por ejemplo.

Siempre que no te importe la ausencia del eARC (no hay HDMI 2.1) y Dolby Atmos (que por lo que vale, tampoco esperábamos esas cosas), es complicado sacarle alguna pega a la calidad de sonido de Sonos.

Hace poco, por fin me tocó a mí ese momento especial con Sonos. El apartamento en el que tuve el placer de estar esta pasada Semana Santa de vacaciones tenía un Sonos Play:1 en la cocina; unos altavoces KEF en el techo y, lo mejor, uno sobre la enorme ducha de cascada. No hay nada parecido a poner una canción de David Bowie con TiDAL y cantar Heroes en la ducha como si no hubiera un mañana.

No se le pueden pedir peras al olmo, y por 299€, con la Ray, Sonos ofrece una puerta a un mundo que, de primeras, no había contemplado, principalmente por precio. Y es algo por lo que merece la pena cantar en la ducha.

Avgeek.
Pruebo toda la tecnología que puedo para decirte si vale la pena o no, pero lo que más me gusta analizar son los móviles.
Siempre estoy en Twitter (opens in new tab) o Instagram (opens in new tab), si necesitas cualquier cosa o tienes alguna duda tecnológica, ¡mándame un mensaje, no te cortes!

Aportaciones de