Skip to main content

Varios nuevos teléfonos Android de 2021 vendrán con innovadoras cámaras bajo pantalla

Samsung Galaxy S21
Puede que el notch esté llegando a su fin (Crédito de imagen: Future)

El próximo gran paso para las pantallas de los móviles es deshacerse de los notch y los huecos en pantalla para albergar las cámaras selfie; ahí es donde entran las cámaras bajo pantalla y en eso están trabajando los fabricantes. Según un filtrador, en la segunda mitad de 2021 esto será bastante más común de lo que pensábamos.

Una fuente que suele ser fiable, UniverseIce, ha tuiteado que teléfonos de Samsung, Xiaomi, Oppo, Vivo y ZTE van a dar el paso y van a lanzarse con esta nueva tecnología que permite situar las cámaras frontales bajo la pantalla, por lo que veremos muchos móviles innovadores en 2021, y eso nos emociona.

En esta filtración no se ha hablado de los iPhone; es muy probable que Apple se espere a que esta tecnología esté refinada antes de usarla, por lo que el iPhone 13 seguramente vendrá todavía con un notch (aunque más pequeño, según los rumores).

Uno de los móviles de los que se habla en la filtración es el Xiaomi Mi Mix 4, del que ya hubo rumores de que contaría con una cámara bajo pantalla, lo que nos hace pensar que esta información es verídica, aunque no lo sabremos seguro hasta que no se lancen los teléfonos que se mencionan.

También vale la pena comentar que @UniverseIce afirma que los teléfonos con cámara bajo pantalla de Samsung y Oppo serán plegables, por lo que el esperado Samsung Galaxy Z Fold 3 podría ser uno de ellos.

El ZTE Axon 20 5G fue el primer teléfono en contar con esta tecnología para su cámara delantera, aunque cuando lo pusimos a prueba no nos pareció que la calidad de las fotos fuera lo suficientemente buena. Según esta última filtración, el próximo intento de ZTE podría ser mucho mejor.

Esta claro que tener una cámara que sea capaz de hacer buenas fotos incluso atravesando el cristal de la pantalla táctil no es fácil, y al parecer, la mayoría de los fabricantes se está planteando usar una segunda pantalla incrustada en la principal para solventar este problema (contaría con otras características que facilitarían el proceso).

La ventaja de la idea de tener la cámara frontal debajo de la pantalla está clara: podríamos tener un panel sin interrupciones y un marco super-fino, ambas cosas en el mismo teléfono. Una vez que todos esos próximos teléfonos vean la luz, no dudéis que pondremos a prueba sus cámaras selfie.