Skip to main content

Los ordenadores de sobremesa son más populares que nunca

Hombre usando un PC de sobremesa
(Crédito de imagen: Gorodenkoff / Shutterstock)

La pandemia de Covid-19 está haciendo maravillas para la industria de los ordenadores de sobremesa. Los PCs se están vendiendo más que nunca, según muestran las estadísticas.

Según la compañía analista IDC, las ventas de ordenadores en Europa, Oriente Próximo y África registraron un fuerte crecimiento en el primer trimestre del año, tanto en portátiles como en PCs de sobremesa, y tanto a nivel de empresas como a nivel privado. Las mayores causas de este crecimiento son claramente el teletrabajo y la educación a distancia.

En la región denominada EMEA (formada por Europa, Oriente Próximo y África), un total de 23,9 millones de ordenadores fueron vendidos, lo que supone un aumento del 44,1% respecto al año pasado.

Crecimiento continuo

En general, las ventas de ordenadores en Europa Occidental creció un 42% respecto al año pasado, a pesar de que en el ámbito empresarial las ventas de los de sobremesa se redujeron un 21%. En total, se vendieron 6,3 millones de unidades durante el primer trimestre de 2021, e incluso los de sobremesa aumentaron un 46,6% en comparación al año pasado a nivel privado. La compañía IDC cree que el aumento en la demanda de los ordenadores de sobremesa es debido a que los usuarios privados los usan mucho más para el entretenimiento y los juegos.

La Comunidad Económica Europea (CEE) en concreto, tuvo un incremento de un 53,1% de ventas de ordenadores, tanto a nivel empresarial (33,3% interanual) como privado (69,1% interanual), lo que supone un gran éxito.

Según IDC, al igual que en Europa occidental, la demanda en la Comunidad Económica Europea fue impulsada por la educación y teletrabajo, así como el entretenimiento.

¿Qué fabricantes encabezan las ventas?

Si bien el top 5 de las marcas que más venden es el mismo que de costumbre: HP, Lenovo, Dell, Acer y Asus, lo cierto es que han tenido menos protagonismo que el año pasado. En conjunto, han acaparado un 80,5% de las ventas mundiales, mientras que el año pasado alcanzaron un 82,4%.

El mayor problema al que se enfrenta esta industria es la falta de stock de componentes, esto ha pasado porque cuando se produjo la pandemia, las empresas empezaron a reducir sus pedidos de chips, ya que esperaban una menor demanda. Eso hizo que los proveedores también redujeran su producción. Pero en lugar de verse reducida, resultó que la demanda de productos electrónicos se disparó durante la pandemia, y ahora nos encontramos con esta escasez mundial.