Skip to main content

Aquí tienes tres razones más para retrasar tu actualización a Windows 11

Windows 11
(Crédito de imagen: Microsoft)

Los primeros que actualicen a Windows 11 deben estar preparados para una serie de desafíos que tanto los usuarios en casa como las empresas deben tener en cuenta antes de hacer el cambio. Así lo ha advirtió la firma de analistas Gartner.

Hablando con TechRadar, el analista Stephen Klenynhans explicó que el nivel de riesgo asociado con una actualización prematura de Windows 11 es "relativamente moderado", pero suficiente para pensarlo un poco. 

Según Klenyhans, los posibles problemas se pueden dividir en tres categorías amplias: experiencia del usuario, compatibilidad de software y soporte de hardware.

Durante el próximo año, es probable que Microsoft realice una serie de ajustes en la experiencia de usuario de Windows 11 basándose en los comentarios del público, comenta Klenyhans. Por lo tanto, sumergirse directamente en el nuevo sistema operativo significará "probablemente experimentar dos curvas de aprendizaje". 

Una gran parte de la experiencia del usuario también estará definida por software. Aunque hasta ahora se han informado de pocos problemas de compatibilidad, muchas aplicaciones aún no se han optimizado por completo para el nuevo sistema operativo. 

"Esto podría significar que algunas aplicaciones recibirán actualizaciones durante el próximo año para adaptarse más a la apariencia de Windows 11 y aprovechar las nuevas capacidades. De nuevo, esto podría significar una molestia adicional para los usuarios". 

Finalmente, Klenyhans dice que es probable que los primeros usuarios se enfrenten a problemas inesperados relacionados con la compatibilidad del hardware, incluso si sus dispositivos se ajustan a los estrictos nuevos requisitos de Windows 11

No importa cuántas pruebas se hayan realizado entre bastidores, cuando se lanza y se implementa un nuevo sistema operativo, "es probable que haya casos extremos de varias configuraciones de hardware que experimentarán problemas inesperados", explicó Klenyhans.

¿Cuándo debería actualizar a Windows 11?

Aunque será muy tentador para las empresas y los usuarios avanzados lanzarse directamente a Windows 11 para aprovechar las nuevas funciones y las mejoras de rendimiento, todas las señales indican que la paciencia será una ventaja en este caso. 

Dejando de lado los riesgos potenciales citados por Klenyhans, hay otros problemas que ya han comenzado a manifestarse. Por ejemplo, los errores ya están empezando a aparecer poco después del lanzamiento; algunos usuarios dicen que están experimentando un rendimiento deficiente del Wi-Fi, algunos se han dado cuenta que la función de búsqueda del menú Inicio está rota y otros están experimentando una ralentización causada por problemas de memoria. 

La semana pasada, el fabricante de chips AMD también anunció que Windows 11 está provocando caídas notables en el rendimiento (de hasta un 15%) en una variedad de CPUs. Según los informes, Microsoft está trabajando con la compañía para desarrollar una solución. 

Los tipos de problemas que describe Kleynhans solo se suman a la solidez del caso en contra de un cambio inmediato a Windows 11, especialmente para las empresas que no quieren correr riesgos. 

"En general, los riesgos de un cambio prematuro son pequeños y probablemente solucionables", reconoció Kleynhans. "Sin embargo, creo que la mayoría de las empresas no tienen una razón de peso para acelerar esta transición". 

"Es mejor dejar que el sistema operativo madure un poco y dejar que se pulan la mayoría de las asperezas antes de invertir demasiado esfuerzo en la implementación".

Joel Khalili

Joel Khalili is a Staff Writer working across both TechRadar Pro and ITProPortal. He's interested in receiving pitches around cybersecurity, data privacy, cloud, storage, internet infrastructure, mobile, 5G and blockchain.