¿Importan los megapíxeles en las cámaras de los móviles? La respuesta te sorprenderá

Samsung Galaxy S23 Ultra review camera
(Crédito de imagen: Future | Alex Walker-Todd)

En los viejos tiempos de los smartphones, solía decirse que cuanto mayor era el número de megapíxeles de la cámara principal de un teléfono, mejor era su rendimiento fotográfico. 

Más megapíxeles tendían a dar como resultado fotos de mayor resolución y también daban a entender un mejor hardware de cámara en general, lo que normalmente significaba mejores resultados. Pero a medida que los teléfonos avanzaban y llegaban al periodo 2015-2016, los megapíxeles dejaron de importar tanto.

Los teléfonos Pixel de Google y los iPhone de Apple descubrieron que se podía conseguir una fotografía de primera clase con cámaras principales de 12MP, a menudo complementadas con cámaras ultra gran angular y teleobjetivo de resoluciones similares o inferiores. 

Esto fue posible gracias a la mejora del procesamiento de imágenes, que comenzó con la fotografía HDR (en la que varias tomas se combinan en una sola para crear lo que el cerebro del teléfono considera la mejor imagen) y ha culminado en la fotografía impulsada por IA, en la que algoritmos y unidades de procesamiento neuronal analizan masas de información en una toma para producir una foto que se supone que es la más agradable.

Ponle más megapíxeles

Apple iPhone 15 Pro

(Image credit: Future / Lance Ulanoff)

Pero entonces vimos cómo los teléfonos Galaxy Ultra de Samsung volvían al juego de los megapíxeles, con modelos como el Galaxy S21 Ultra con un sensor principal de 100MP y los Galaxy S22 Ultra y Galaxy S23 Ultra con cámaras principales de 200MP. Y otros siguieron.

Vimos cómo los teléfonos Pixel aumentaban su cámara principal hasta los 50MP, con el Pixel 8 Pro ofreciendo una cámara principal de 50MP, una ultra gran angular de 48MP y un teleobjetivo trasero de 48MP. 

Con el iPhone 14 Pro, Apple finalmente se deshizo de la cámara principal de 12MP por un sensor de 48MP, que se filtró en el iPhone 15 este año, con el iPhone 15 Pro y el iPhone 15 Pro Max también luciendo cámaras mejoradas de 48MP. 

Así que parece que el aumento del número de megapíxeles ha vuelto a ser relevante, a pesar de que las fotos a menudo se resuelven en imágenes de 12MP o 24MP. 

Esto se debe a los datos.

Al fin y al cabo, una cámara de 12 megapíxeles sólo puede capturar una cantidad limitada de datos de imagen y, por tanto, alimentar el procesamiento inteligente con una cantidad limitada de información. Por tanto, las técnicas de fotografía computacional y el procesamiento de la señal de imagen no iban a poder hacerse sin depender de las minúsculas mejoras incrementales de una generación a otra.

Pero más megapíxeles significan una imagen de mayor resolución y más datos que los algoritmos pueden masticar y, por tanto, procesar mejor, lo que teóricamente se traduce en una foto mejor. Puede haber más procesamiento de bordes nítidos, selección de pequeños detalles en primer plano, como mechones de pelo de un fondo artísticamente borroso (los teléfonos Galaxy de Samsung son buenos en esto), o hacer que las fotos nocturnas parezcan claras sin exagerar el brillo. 

A medida que avanzan el procesamiento de inteligencia artificial y la fotografía computacional basada en algoritmos inteligentes, yo diría que el número de megapíxeles ya no importa. Pero hay un problema.

Cuestión de procesamiento

Google Pixel 8 Pro

(Image credit: Future / Philip Berne)

Incluso con sensores enormes, los sensores de las cámaras de los teléfonos tienen sus límites. Nunca serán tan grandes como los de las cámaras de verdad ni tendrán los objetivos necesarios para competir con las cámaras sin espejo o DSLR; aunque los mejores teléfonos pueden pisar los talones a algunas de las mejores cámaras baratas. En mi experiencia personal, mi Nikon D3300 DLSR, algo antigua y para principiantes, con un sensor de 24,4 megapíxeles, saca mejores fotos que cualquier smartphone que haya utilizado; lo que ocurre es que el proceso de capturar una gran foto requiere más esfuerzo que apuntar y hacer clic. 

A menos que los smartphones adopten la modularidad o aumenten de tamaño, en un futuro próximo habrá limitaciones de hardware que el aumento del número de megapíxeles no podrá mitigar. Por lo tanto, la capacidad fotográfica de un smartphone depende de su inteligencia artificial y del procesamiento de la señal de imagen.

Por eso, el Galaxy S23 Ultra, con su cámara principal de 200 MP, puede verse superado por las fotos de los sensores de 48 MP del iPhone 15 Pro Max. El procesado de Samsung puede hacer que algunas fotos tengan colores demasiado vivos, mientras que el iPhone de gama alta tiende a ofrecer fotos más naturales.

Si comparamos un iPhone con un teléfono Pixel, y a pesar de que los dos teléfonos tienden a tener sensores de cámara principales similares de una generación a otra, el procesamiento aplicado puede producir fotos bastante diferentes. Los teléfonos Pixel tienden a iluminar las sombras y controlar las altas luces para producir una imagen que tiene más rango dinámico, pero puede parecer un poco plana, mientras que los iPhones son más felices manteniendo las sombras oscuras y las zonas brillantes para dar una foto con más contraste. Lo que más te guste depende de tus gustos.

Para responder a la pregunta, ¿importan los megapíxeles? Pues sí y no.

El procesamiento inteligente de imágenes necesita datos, por lo que seguro que en el futuro veremos más teléfonos con sensores de mayor número de megapíxeles en sus cámaras principales. Pero lo que realmente importa son los resultados de ese procesamiento de datos y de los fotogramas múltiples del teléfono. Y eso depende más del software de la cámara y del procesamiento neutro que del hardware. 

Si quieres elegir un teléfono por sus capacidades de cámara, te sugiero que eches un vistazo a nuestra lista de los mejores teléfonos con cámara, ya que los hemos puesto a prueba y creemos que cualquiera de ellos te proporcionará una gran experiencia fotográfica, independientemente de los megapíxeles.

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de