Una filtración del Samsung Galaxy S23 desvela más especificaciones para el 2023

Samsung Galaxy S22 Bora Purple
Samsung Galaxy S22 Bora Purple (Crédito de imagen: Future / Lance Ulanoff)

Han sido unos días muy ajetreados en cuanto a filtraciones sobre el Samsung Galaxy S23, pero aún no hemos terminado: lo último en rumores es que los tres modelos de la gama vendrán con opciones de almacenamiento interno a partir de 256GB, frente a los 128GB del año pasado.

Nos lo cuenta Ahmed Qwalder (opens in new tab) (según SamMobile (opens in new tab)), que también predice que el modelo Ultra estará disponible con 512GB y 1TB de almacenamiento. Al menos esta fuente no menciona opciones superiores en los modelos estándar y Plus.

También se mencionan 8GB de RAM para el Galaxy S23 y el Galaxy S23 Plus, y 12GB de RAM para el Galaxy S23 Ultra, aunque filtraciones anteriores apuntaban a una versión del teléfono Ultra con 8GB de RAM.

Opciones de configuración

El Galaxy S22 está disponible con 128GB o 256GB de almacenamiento interno, al igual que el Galaxy S22 Plus. En cuanto al Galaxy S22 Ultra, está disponible con 128GB, 256GB, 512GB o 1TB de almacenamiento, lo que supone la mayor cantidad de opciones de configuración.

Según esta última filtración, parece que la opción inicial de 128GB se elimina para los tres teléfonos, sin que se añadan otras opciones. Los 8GB de RAM (con 12GB como opción en el Ultra) también coincidirían con los teléfonos del 2022.

Así que, aunque técnicamente se trata de una actualización (que puede salir gratis, si los precios de partida de los teléfonos Galaxy S23 son los mismos que los de sus predecesores), Samsung está reduciendo el número de versiones que estarán disponibles para la serie este año.


El almacenamiento interno aún importa

Ahora que tantas aplicaciones utilizan la tecnología de streaming, las opciones de almacenamiento interno quizá no sean tan importantes como antes, ya que Netflix, Spotify y el resto extraen todo su contenido de la nube y no del propio smartphone.

Sin embargo, cuanto más espacio de almacenamiento, mejor, sobre todo para que aplicaciones como Netflix y Spotify puedan almacenar en caché vídeo y audio sin conexión para cuando no tengas Wi-Fi. Luego están los podcasts, las fotos y los vídeos que uno mismo captura, y las aplicaciones y los juegos, que cada vez son más grandes y complejos.

En resumen, 128GB empiezan a parecer pocos para la configuración inicial de un teléfono moderno, aunque muchos de ellos sigan partiendo de ahí. Este año podría ser el año en que los 256GB y más se conviertan en la norma, aunque teniendo en cuenta que Apple todavía ofrecía 64GB hasta el iPhone 12, podría llevar un tiempo ponerse al día.

Todavía añoramos los días en que los teléfonos venían con una ranura para tarjetas de memoria, que permitía a los usuarios añadir más almacenamiento cuando fuera necesario. Esa opción ha desaparecido en gran medida, pero un aumento a 256GB para el Galaxy S23 será bienvenido, siempre y cuando el precio sea correcto.

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de