Tu nuevo televisor o monitor pronto podría fabricarse con arroz

Samsung QLED TV
(Crédito de imagen: Samsung / Future)

La tecnología LED de punto cuántico puede ser más conocida como QLED, el nombre que Samsung y TCL utilizan en el marketing, pero puede que no sepas que su producción requiere algunos componentes bastante tóxicos.  Por suerte, científicos de Japón han encontrado una forma no solo de reducir estas sustancias nocivas, sino también de dar un buen uso a algunos residuos de alimentos.

Según informa Tom's Hardware (opens in new tab), se ha descubierto que la cáscara de arroz puede emplearse como una buena fuente de silicio poroso (Si) y de óxido de silicio (SiO2) que, al igual que el silicio tradicional, tiene una amplia gama de aplicaciones en el mundo de la tecnología. 

Ken-ichi Saitow, autor principal del estudio y profesor de química de la Universidad de Hiroshima, habló con Tech Xplore sobre el asunto y afirmó: "Dado que los QD típicos suelen incluir materiales tóxicos, como el cadmio, el plomo u otros metales pesados, se ha deliberado con frecuencia sobre los problemas medioambientales al usar nanomateriales. Nuestro proceso y método de fabricación de QDs propuesto minimiza estas preocupaciones".

Este proceso dista mucho de estar perfeccionado, pero es realmente prometedor. Actualmente, los científicos que desarrollan el innovador método de reciclaje no están lo suficientemente satisfechos como para implementarlo en las líneas de producción comercial. Pero afirman que quieren seguir desarrollando la eficiencia de la luminiscencia y cuestiones más complejas como las respuestas del espectro de luz fuera de la zona naranja-roja.

Aun así, es posible que no estemos tan lejos de ver este método aplicado a las pantallas que tenemos en nuestros hogares, lo cual es una noticia fantástica, ya que los televisores y monitores que usan la tecnología de puntos cuánticos pueden lograr mejores niveles de brillo, contraste y esperanza de vida que las pantallas OLED. El hecho de que no haya riesgo de quemado es también una ventaja que ofrece a los consumidores cierta tranquilidad.

Por no hablar de que esto podría ayudar a reducir el desperdicio de alimentos en el mundo. Se calcula que se producen unos 100 millones de toneladas de residuos de cáscara de arroz en todo el mundo, y las investigaciones sugieren que podríamos buscar otras áreas de residuos agrícolas para producir silicio, ya que cultivos como la cebada, el trigo e incluso la hierba son ricos en este elemento.


Inesperados beneficios cuánticos

En TechRadar hablamos con franqueza sobre el conflicto entre nuestra responsabilidad ecológica y nuestro amor por la tecnología, así que, aunque al principio pensamos que esta novedad podría ser de nicho o un mero reclamo, estamos realmente entusiasmados con las posibilidades. 

Cuando hablamos de "escasez de chips" o "escasez de silicio", no nos referimos exactamente a la falta del elemento en sí, sino a los retrasos en el proceso de producción de la tecnología, al fin y al cabo, constituye el 27,7% de toda la corteza terrestre, lo que lo sitúa como el segundo elemento más abundante en la Tierra, por detrás del oxígeno, pero eso no significa que su recolección y posterior ingeniería para satisfacer nuestras necesidades no conlleve sus propios problemas, que son intrínsecamente perjudiciales.

El desperdicio de alimentos es, sin embargo, un problema que contribuye a los gases de efecto invernadero y al aumento de la temperatura global, y aunque parte de esto se destina a la alimentación animal en la industria agrícola, utilizar parte de ella como una alternativa sostenible en nuestra producción actual suena ciertamente como algo positivo.

Por ahora, los debates se centran en la tecnología de las pantallas, pero quizá dentro de unos años podamos ver algunos de estos métodos aplicados también a la producción de placas de silicio tradicionales.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de