El nuevo Mac Pro podría seguir siendo una bestia con motor M2

Tim Cook
(Crédito de imagen: Future / Lance Ulanoff)

Parece cada vez más probable que Apple no cumpla el plazo previsto de 2022 para completar la transición al uso de sus propios procesadores de silicio en toda la línea de productos Mac, siendo el Mac Pro para empresas el último en llegar.

Como señala Mark Gurman (opens in new tab), de Bloomberg, el camino hacia los Mac Pro equipados con el chip personalizado de la serie M de Apple, que permitiría que las aplicaciones de iOS se ejecutaran de forma nativa en macOS y, por lo demás, aumentaría el rendimiento y reduciría el consumo de energía, ha sido difícil.

Las razones citadas para el retraso incluyen la reubicación de la fabricación para evitar aranceles adicionales sobre los productos fabricados en China, los continuos rediseños de los chips M para incluir una variante "Extreme", y los temores de que se disparen los costes para los clientes.

El retraso del Mac Pro M2

Según aborda Gurman, los planes de Apple para trasladar su línea de estaciones de trabajo de gama alta al silicio de Apple comenzaron con la introducción de su chip M1 en el 2020. 

Se planificó un procesador único que, en dos configuraciones del producto Mac Pro, combinaría la potencia de dos o cuatro chips M1 Max, el chip más potente disponible en la línea Macbook Pro en ese momento.

Sin embargo, la línea de ordenadores Mac no se ha beneficiado de la simplicidad, y el doble chip M1 Max, que pasó a conocerse como M1 Ultra, acabó lanzándose con el Mac Studio, una línea comercializada para creativos y otras personas que dependen de procesos que consumen muchos recursos.

Al parecer, se está desarrollando un chip M2 Ultra que promete un mayor rendimiento, pero las esperanzas de un nuevo chip M2 Extreme, que según Gurman probablemente ofrecería "hasta 48 núcleos de CPU y 152 núcleos gráficos" al ser cuatro chips M2 Max pegados, parecen, según él, no tener futuro.

Los mayores obstáculos para que esos Mac Pro funcionen parece ser el coste de producción, lo que repercutiría en los clientes. 

La compleja naturaleza de la arquitectura del silicio más potente de Apple, que daría a los Mac Pros su punto de venta único, es lo suficientemente cara como para que la producción se haya trasladado a Texas durante la presidencia de Trump.

Las dos razones principales para el traslado fueron que Apple eludiera el aumento de los aranceles sobre las importaciones chinas y mantuviera un compromiso público para hacer crecer la economía de Estados Unidos. Ambos apuntan a un ejercicio de relaciones públicas, y uno que les está costando la capacidad de un cambio indoloro a su propio chip.

Gurman afirma que una versión M2 Extreme de un Mac Pro costaría "probablemente" "al menos" 10.000 dólares por unidad, lo que no sería rentable ni siquiera a pesar de una recesión en curso.

Dejando a un lado las conjeturas, el Mac Pro se encuentra en un lugar difícil como producto. Tiene que ofrecer mejor rendimiento que todos los demás Mac, lo que se complica por la existencia del Mac Studio, pero es una oferta de nicho, sólo especialmente relevante para los clientes empresariales que necesitan la potencia extra.

Por el momento, sólo siguen estando disponibles los Mac Pro con procesador Intel. Probablemente habrá otra entrada en la línea, pero puede que no aparezca hasta dentro de algún tiempo, y que siga sin estar alimentado exclusivamente por el propio procesador de Apple.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de