El Mac Pro no es el gran rival de los demás equipos de productividad... pero el Mac Studio sí

Mac Pro and Mac Studio on a pink background
(Crédito de imagen: Apple)

Desde sus inicios hasta el lanzamiento de su propio Silicon, el Mac Pro fue el ordenador más rápido de Apple y continúa con un aura de grandeza hasta ahora. Hay más gente interesada en el producto más caro de Apple que en su hermano pequeño, el Mac Studio. Esto podría cambiar tras la última actualización, en la que el Mac Pro y el Mac Studio recibieron exactamente los mismos componentes, con la única diferencia significativa de la capacidad de expansión del Mac Pro (junto con una fuente de alimentación mucho más potente) y un precio mucho más elevado.

El futuro del Mac Pro, como una de las mejores estaciones de trabajo, depende de lo que se haga con esta característica; el Mac Pro es el único producto de Apple que se puede modificar después de la compra, pero en comparación con las generaciones anteriores, en las que se podía cambiar la GPU, la SSD, los módulos de memoria, etc., el nuevo Apple Silicon Mac Pro está seriamente limitado.

No puedes conectar una GPU (o una GPU externa) y Apple parece estar contenta de que no necesites conectar su propia tarjeta aceleradora de 2.000 dólares. Su comunicado de prensa incluso lo promociona como un regalo, diciendo que ahora todos los Mac Pro tienen el rendimiento de no sólo una, sino siete tarjetas Afterburner integradas. Es de suponer que esto también se aplica al Mac Studio.

Los casos de uso de Apple incluyen tarjetas DSP, tarjetas de E/S SDI, así como almacenamiento y redes: un vistazo a las tarjetas enumeradas en la keynote lo confirma.

De izquierda a derecha: hay una Sonnet Fusion Dual U.2 (almacenamiento), la OWC Accelsior 8M2 (almacenamiento), la tarjeta AVID HDX PCIe, una tarjeta AJA Kona 5, una tarjeta Lynx Studio Technology E22 PCI Express, una tarjeta de captura Blackmagic Decklink 8K Pro y dos tarjetas ATTO NIC.

De izquierda a derecha: hay una Sonnet Fusion Dual U.2 (almacenamiento), la OWC Accelsior 8M2 (almacenamiento), la tarjeta AVID HDX PCIe, una tarjeta AJA Kona 5, una tarjeta Lynx Studio Technology E22 PCI Express, una tarjeta de captura Blackmagic Decklink 8K Pro y dos tarjetas ATTO NIC. (Image credit: Apple)

¿El Mac Pro morirá lentamente?

Me he puesto en contacto con dos expertos de Puget Systems, una tienda de estaciones de trabajo para PC, para obtener declaraciones sobre la presentación del Mac Pro. Aunque compiten con Apple por una parte del pastel de las estaciones de trabajo y sus opiniones pueden reflejar cierta parcialidad, ambos señalan lo que parecen deficiencias obvias.

Apple destaca específicamente el rendimiento de renderizado en Octane, Redshift y Blender en la keynote y, según Kelly Shipman, experta en hardware residente de la compañía, la falta de soporte de GPU es muy limitante para el renderizado.

"La memoria compartida de 192GB está muy bien para escenas muy grandes, pero si la escena es tan grande, también necesitará una cantidad significativa de potencia de cálculo para renderizar con rapidez. Dado que la nueva M2 Ultra es esencialmente dos M2 Max trabajando como una sola, podemos mirar los resultados públicos de Blender y Redshift para hacernos una idea de cómo se comparan". Y añadió.

"En Blender, una M2 Max de 38 núcleos tiene una puntuación de 1900, por lo que la M2 Ultra debería rondar los 4000. Esto la sitúa en el rango de una NVIDIA GeForce RTX 3070 Ti, mientras que una RTX 4090 está a 13.000". Algo similar ocurre en Redshift, donde el tiempo de renderizado previsto es de 4 minutos, aproximadamente el mismo que el de una 3070, mientras que el de una 4090 es de tan solo 1 minuto.

Las aplicaciones 3D se han esforzado mucho por introducir sus renderizadores en OSX, pero Apple ha optado por alejarse de la compatibilidad con la GPU

Matt Back, Puget Systems

Sin embargo, dado que el Mac Pro no admite GPU adicionales, el sistema no puede actualizarse para obtener un renderizado más rápido y no puede beneficiarse de tener varias GPU en el mismo sistema. Los Mac Pro anteriores permitían varias GPU, lo que ofrecía a los artistas formas de mejorar sus tiempos de renderizado. Es una lástima, ya que muchas de estas aplicaciones 3D se han esforzado mucho por introducir sus renderizadores en OSX, pero Apple ha optado por prescindir de la compatibilidad con GPU".

Y este es un aspecto en el que merece la pena detenerse: El último Mac Pro basado en Intel se lanzó hace cuatro años y no podemos predecir cuándo se presentará el próximo. Al parecer, el Mac Studio ha adoptado una cadencia de actualización anual. Así que, ¿deberían los profesionales creativos quedarse con el Mac Pro actual, sabiendo que pueden o no estar en posición de actualizarlo el año que viene, o simplemente morder la bala y pasarse al Mac Studio, mucho más barato, y cambiar cada año?

Creo (y es un sentimiento compartido con otros en la industria) que el Mac Studio va a ser más popular a medida que Apple elimine cualquier diferenciación de componentes básicos. Como dice Matt Bach, de Puget Systems: "Sin soporte para GPU, sinceramente no sé para qué se utilizarían todas las ranuras PCIe del Mac Pro".

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de