El Google Pixel 7 Pro podría ser tan difícil de arreglar como el 6 Pro, según un desmontaje del dispositivo

Google Pixel 7 Pro
(Crédito de imagen: Google)

Los principales fabricantes de móviles han hecho un esfuerzo común para que sus teléfonos sean más fáciles de reparar, pero parece que el nuevo Pixel 7 Pro (opens in new tab) de Google podría ir en contra de esa tendencia.

El YouTuber PBKreviews (opens in new tab) consiguió hacerse con un Pixel 7 Pro antes de su fecha de lanzamiento, el 13 de octubre, y con un set de herramientas de reparación de teléfonos, desmontó el dispositivo hasta sus partes individuales. Es conocido por hacer esto a otros smartphones como una forma de revisar su facilidad de reparación. El proceso consiste en abrir la pantalla con un pico y utilizar alcohol isopropílico para eliminar el pegamento que sujeta la batería. Hay que admitir que es bastante fascinante ver el funcionamiento interno del teléfono a plena vista. 

Después de destripar el Pixel 7 Pro, PBKreviews le dio una puntuación de 5,5 sobre 10 en términos de 'reparabilidad'. Esta puntuación está en consonancia con sus otros vídeos en los que analiza los teléfonos Pixel Pro, concretamente el Pixel 6 Pro, que obtuvo la misma puntuación.

Tiene mal arreglo...

Concretamente, señala diversas partes del Pixel 7 Pro que son las más difíciles de reparar. El vídeo no enumera todas las piezas problemáticas, pero menciona el puerto de carga y la pantalla trasera. Según el vídeo, el puerto de carga está soldado directamente a la placa principal, lo que dificulta su sustitución si se daña. PBKreviews continúa diciendo que no pudo arrancar la pantalla trasera, por lo que supone que está pegada al marco del Pixel 7 Pro. 

Para el resto de las partes, PBKreviews indica que son más fáciles de reemplazar, aunque son un poco complicadas. Retirar la batería fue difícil porque la fuerza del adhesivo le hizo casi imposible quitarla, incluso con las lengüetas de extracción. Además, parece que la organización interna de las piezas le pareció bastante compleja, ya que PBKreviews dio a ese aspecto del teléfono una puntuación media.

La historia se repite

Si hay dos cosas que sacar de este desmontaje es que A) podría ser bastante difícil reparar el Pixel 7 Pro, al menos para los aficionados y B) no ha cambiado mucho desde el 6 Pro. Mirando el catálogo de PBKreviews, el Pixel 6 Pro estaba construido de una manera muy similar a partir de una batería difícil de quitar y un fuerte adhesivo que mantiene todo unido. La única diferencia es que PBKreviews pudo retirar el cristal trasero del 6 Pro. 

Vale la pena señalar que el desmontaje del Pixel 6a reveló un dispositivo que era mucho más fácil de arreglar, ya que no es tan seguro físicamente como el 6 Pro. Si la historia se repite, el potencial Pixel 7a podría ser igual de fácil de arreglar si Google decide alguna vez crear esa versión de gama media.

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de