Skip to main content

Análisis: iPhone X

El iPhone que todos estábamos esperando

  • Necesitaremos algo de tiempo para acostumbrarnos a los nuevos gestos
  • Sorprendentemente fácil de usar con una mano
  • Uno de los teléfonos más potentes del mercado

Si bien el iPhone X se lanzó con iOS 11, ahora se ha actualizado a iOS 12 (o iOS 12.1.4 para ser exactos). Con esto se añadieron cosas como notificaciones agrupadas, Memojis personalizados, Animoji y emojis adicionales, atajos de Siri, FaceTime grupales, informes de tiempo de uso de pantalla y mucho más.

A finales de 2019 se actualizará nuevamente a iOS 13, y traerá consigo características como un modo oscuro y una nueva aplicación de ‘Encuentra mi dispositivo’. Pero por ahora, si usas un iPhone X, usarás iOS 12.

Pero, para obtener un resumen del software con el que se lanzó el iPhone X (el cual sigue aplicado en la mayoría de casos), y de cómo resulta navegar por el teléfono móvil sin botón de inicio, entonces sigue leyendo.

Si estás utilizando un iPhone reciente, quizás a partir de un iPhone 6, entonces probablemente ya hayas probado el iOS 11... pero es bastante diferente en el iPhone X.

La principal diferencia es el botón de inicio, o la falta de él, como probablemente ya hayas notado. Este ha sido reemplazado por gestos y, de repente, el deseo de Apple de poder deslizarnos por completo por la pantalla en versiones anteriores de iOS tiene ahora sentido.

Deslizar el dedo hacia arriba desde la parte inferior de la pantalla ya no inicia el Centro de Control, sino que sirve como botón para regresar al inicio. Esto requiere cierto tiempo hasta que te acostumbras, pero se integra rápidamente en la memoria de tus músculos.

Pocos días después, estábamos repitiendo los gestos en otros teléfonos por inercia, y sin duda esto nos recuerda a la forma en la que se abre el menú en un teléfono Samsung: parece que está en el lugar adecuado.

Sin embargo, más allá de eso, Apple ha complicado un poco las cosas. Para abrir la plataforma de aplicaciones en ejecución, por ejemplo, necesitas un "semi-deslizamiento" hacia arriba... pero si vas demasiado lejos, simplemente accederás a la pantalla de inicio.

El "semi-deslizamiento" para activar aplicaciones en uso resulta difícil de utilizar.

El "semi-deslizamiento" para activar aplicaciones en uso resulta difícil de utilizar.

Para cerrar dichas aplicaciones, ya no basta con deslizar el dedo, sino que debes presionar y luego deslizar. Esto no da la sensación de ser intuitivo en absoluto y demuestra que Apple tuvo que llegar demasiado lejos para poder integrar toda la funcionalidad en gestos.

Debemos reconocer que, aunque el día de su lanzamiento no nos gustó el gesto en el que tenemos que deslizar el dedo hacia la derecha en la parte inferior de la pantalla para poder movernos entre las aplicaciones utilizadas recientemente, todo esto nos ha ido ganando y de repente tiene más sentido usarlo. Y aparentemente, también tiene sentido para Google, ya que ahora Android Pie usa el mismo tipo de función.

El Centro de Control ahora se sitúa a la derecha del corte en la parte superior del teléfono, y el panel de notificaciones a la izquierda. Esto tiene sentido, y en realidad preferimos esta nueva ubicación para ambos: tener el Centro de Control en la parte inferior se interpuso en el camino de demasiadas aplicaciones en el pasado.

Tardas un poco en acostumbrarte a la nueva forma de interactuar con gestos (y el Centro de Control cambiado de sitio), pero a nosotros nos pareció adaptarnos rápido.

Tardas un poco en acostumbrarte a la nueva forma de interactuar con gestos (y el Centro de Control cambiado de sitio), pero a nosotros nos pareció adaptarnos rápido.

Sin embargo, si estás usando el iPhone X en modo horizontal, podrán surgir problemas. Al parecer, sin el corte allí para separarlos, el panel de notificaciones ocupa la mayor parte del espacio sin dejar hueco para el Centro de Control, que sería más útil; así que tendrás que deslizar el dedo exactamente desde la esquina superior derecha para obtener acceso a este último.

No obstante, mediante el uso diario del iPhone X, este gesto se vuelve muy suave, sin causar ningún inconveniente (aparte de Animoji, que seguía haciéndose de rogar). Este es el beneficio de sacar al mercado un teléfono con la nueva versión de iOS: se han solucionado muchos de los antiguos problemas.

El Centro de Control se sitúa ahora en la esquina superior derecha.

El Centro de Control se sitúa ahora en la esquina superior derecha.

Existe un motor potente en el corazón de este iPhone, con el chip A11 Biónico funcionando en conjunto con 3GB de RAM (según documentos chinos). Eso no suena a mucha RAM, pero es la mayor cantidad que Apple ha introducido en un teléfono móvil, y se nota, sobre todo, en la velocidad en uso.  

Si observamos las puntuaciones de Geekbench, que evalúan la potencia bruta del procesador, el iPhone X es uno de los teléfonos más potentes del mercado, cuyo único rival solo podría ser el iPhone 8 Plus. 

Y aunque en realidad no se puede decir cómo de bueno es un smartphone en función de su puntuación, no hemos visto nada durante nuestras pruebas que nos haga cambiar de idea ante el hecho de que se trata de un teléfono increíblemente potente. 

Hay muy poca vibración en cualquier sitio (aunque en el modo de bajo consumo de energía todo se ralentiza mucho, o demasiado para un simple ahorro de energía cuando hay tanta potencia en el iPhone X), y eso es señal de un teléfono bien optimizado. 

 

Jugar con RA es increíble, pero sigue necesitando títulos mejores.

Jugar con RA es increíble, pero sigue necesitando títulos mejores.

También podíamos decir que los juegos del iPhone X son muy potentes: ahora estamos en un punto en el que apenas hay títulos que no funcionen bien en estos dispositivos, dada la cantidad de energía que hay debajo del capó. 

La nueva tendencia por los juegos de realidad aumentada, donde jugamos dentro de un plano superpuesto a nuestro entorno del mundo real, es parte clave de la nueva estrategia de Apple, así que nosotros probamos un juego de The Machines con decisión (y este título ya había sido optimizado para la pantalla del iPhone X, satisfactoriamente). 

Las notificaciones de la pantalla de bloqueo están ocultas de forma predeterminada hasta que lo desbloquees, pero eso lo puedes cambiar.

Las notificaciones de la pantalla de bloqueo están ocultas de forma predeterminada hasta que lo desbloquees, pero eso lo puedes cambiar.

Otro tema es que los mejores títulos de juegos lucen de forma brillante y colorida en la pantalla OLED, por lo que, en general, el iPhone X es la mejor opción para juegos. El único inconveniente es que los juegos parecen agotar la batería con bastante rapidez, pero eso no es nada nuevo en Apple. 

Y no te olvides del excelente Taptic Engine (el motor vibratorio) que se encuentra en el interior; es posible que ya haya aparecido en teléfonos iPhone anteriores, pero es que esto realmente mejora los juegos. 

Obtendrás una sensación real de disparo de una ametralladora, de recibir golpes tú mismo o de hojear una lista con una sensación de clic real en la mano.