La próxima actualización de iOS 17 permitirá a los iPhones de la UE descargar apps directamente desde la web

Browsing the App Store on an iPhone.
(Crédito de imagen: Jaap Arriens/NurPhoto via Getty Images)

Ahora mismo, la atención de todo el mundo se centra en iOS 18 y todas las actualizaciones de inteligencia artificial (IA) que se rumorea que traerá. Pero en medio de toda esa atención, Apple ha traído silenciosamente un cambio igualmente trascendental a iOS 17 - y usted podría ser capaz de tomar ventaja de ella en este momento.

Y es que Apple va a permitir a los usuarios de la Unión Europea empezar a descargar aplicaciones de sitios web externos en iOS 17.5. Se trata de la última novedad en el largo y tortuoso camino que Apple ha recorrido en los últimos meses, y podría cambiar radicalmente la forma de añadir aplicaciones a tu iPhone si vives en la UE.

Esa función ha aparecido en la primera beta para desarrolladores de iOS 17.5, que ya está disponible (no se sabe cuándo estará disponible para el resto de usuarios). Anteriormente, Apple había anunciado que permitiría a los desarrolladores ofrecer aplicaciones en tiendas de aplicaciones alternativas, y esa funcionalidad hizo su aparición en iOS 17.4. Ahora, sin embargo, Apple ha relajado aún más sus normas sobre aplicaciones y, si resides en la UE, te permite obtener aplicaciones de los sitios web de los desarrolladores, no sólo de tiendas de aplicaciones externas.

Esto podría dar a los usuarios muchas más opciones a la hora de obtener sus aplicaciones, y acerca mucho más iOS a macOS, donde los usuarios pueden descargar e instalar aplicaciones desde sitios web desde hace años. Dicho esto, los cambios aún no han llegado al iPad, lo que significa que los usuarios de la UE solo pueden descargar aplicaciones de sitios web de terceros en sus iPhones.

Jugando según las reglas

(Image credit: Brett Jordan / Pexels)

A pesar de la relajación de sus políticas sobre aplicaciones, Apple no está dispuesta a abrir las compuertas a todas y cada una de las aplicaciones sospechosas que puedan causar daños a los dispositivos iOS. Para poder ofrecer aplicaciones desde sus propios sitios web en la UE, los desarrolladores deben cumplir una serie de estrictos criterios establecidos por Apple.

Esto incluye ser miembro del Programa de Desarrolladores de Apple durante al menos dos años ininterrumpidos y tener una aplicación con al menos un millón de primeras instalaciones en iOS en la UE en el año anterior. Las aplicaciones también deben someterse al proceso de notarización de Apple (que comprueba que no haya elementos maliciosos) y el desarrollador debe publicar políticas de recopilación de datos claras y transparentes para que las vean los usuarios.

Si los desarrolladores cumplen esos criterios, Apple les proporcionará una API que permitirá a los usuarios descargar aplicaciones desde sus sitios web. Estas aplicaciones podrán ser copiadas, actualizadas y restauradas, al igual que las obtenidas de la App Store oficial.

La idea es que estas políticas dificulten que las aplicaciones peligrosas y los desarrolladores malintencionados causen estragos en iOS. Apple se ha opuesto durante mucho tiempo a la apertura de su ecosistema de aplicaciones por considerar que podría dar lugar a una avalancha de malware y aplicaciones fraudulentas que inundarían los dispositivos de los usuarios. Con estas estrictas políticas, la empresa espera sin duda evitar ese resultado sin dejar de cumplir las normas de la UE sobre la apertura de su famoso jardín amurallado.

Nadie sabe hasta qué punto tendrá éxito esta medida, pero con la UE pisándole los talones, está claro que Apple se ha visto obligada a actuar. Sea cual sea el resultado, es probable que iOS no vuelva a ser el mismo.

Antonio Romero

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?


Aportaciones de