Skip to main content

Por qué voy a esperar a que salga la PS5 Slim antes de comprarme una consola next-gen

PS5
(Crédito de imagen: Sony)

Con la PS5, una nueva generación gaming ha llegado, con un enorme salto en potencia y funciones de nueva generación como SSDs súper rápidos, el increíble mando DualSense, y el comienzo de la lista de juegos de PS5 para jugar.

Pero para aquellos que esperen jugar largo y tendido, hay otra consola a tener en cuenta: la PS5 Slim.

Las ediciones Slim de PlayStation han rondado el mercado casi desde que lo hizo la misma PlayStation. Hubo una versión slim de la primera PlayStation, a la que le siguieron las versiones de PS2 Slim, PS3 Slim y PS4 Slim.

En cada caso, la estrategia era la misma: una vez que una consola está en el mercado varios años, Sony se plantea cómo ofrecer las mismas especificaciones en un tamaño más compacto, incluso con un ligero recorte en el precio, con todos los beneficios que tiene poseer una consola que sea algo más novedosa (tener una biblioteca de juegos completa, por ejemplo).

Aunque el lanzamiento de la PS5 está muy fresco para anunciar ya una PS5 Slim (los modelos Slim suelen salir tres años después de la nueva consola), su existencia parece muy creíble dado el historial que la precede. Y hay muchas razones para esperar hasta que salga esta nueva versión.

No es ningún secreto que las PS5 sean difíciles de comprar estos días, y si no le has echado el guante a una PS5 o PS5 Digital Edition, es posible que no lo vayas a hacer hasta finales de 2021 por el escaso stock.

Mientras esperas, vale la pena pensar en los beneficios de no comprarse una PS5 ahora mismo, especialmente si esperas tres años antes de que (probablemente) salga la PS5 Slim. Empezamos con la más obvia: el tamaño.

El tamaño importa

PS5

(Image credit: Future)

El diseño de la PS5 ha sido muy controvertido desde el principio. A algunos les encantó, y otros intentaban apartar la vista de algo que tachan de monstruosidad que no cabe en ninguna estantería estándar sin que haya que cortar la consola por la mitad.

Me decanto por esa última. Es la misma razón por la que me sigue tentando la Xbox Series S, por su tamaño compacto, que hace de ella la Xbox más pequeña jamás construida. Cuando compras una consola, la tendrás a la vista durante casi todos los días, y nada arruina una decoración tanto como una nave espacial de dos toneladas viajando a la velocidad de la luz.

La PS5 mide 38.8 x 8 x 26 cm, que es más grande que la PS3, aunque la superficie curva hace que medirla sea algo complicado. 

Está hecha para llamar la atención, sí, pero para muchos simplemente no habrá espacio. Una PS5 Slim puede ofrecer un diseño más pulido y compacto que, aunque no lo sea tanto como la Series S, pueda conseguir que sea más jugar y menos mirar.

Jugar de verdad

Puede ser una decisión inteligente esperar a 2023 para entrar en la familia de PS5. Llegados a ese puntos, habremos estado tres años con juegos exclusivos de PS5 y mejorados de PS4, lo cual significa no quedarse corto en grandes títulos para jugar.

Junto con títulos Astro’s Playroom and Spider-Man: Miles Morales, hemos visto God of War: Ragnarok, Horizon Forbidden Dawn, el reboot de Ratchet & Clank, y otros juegos de PS5 de los que ni sabíamos que estaban en fase de creación.

Aloy de Horizon Forbidden West buceando

(Image credit: Sony)

Habrá más juegos 4K para jugar, así que podrás hacer uso de las capacidades de la PS5 para ello, y también les da a los fabricantes más tiempo para optimizar sus TVs para la siguiente generación de consolas. El soporte HDMI 2.1 (que habilita 4K/120Hz con VRR o tasa de refresco variable) sigue siendo una limitación por su precio, y tener buenas funciones gaming en el televisor es algo que será más barato en los próximos años.

Estará más claro si la ganadora en exclusivos es la PS5 o la Xbox Series X. Aunque Sony ganó en la anterior generación, las compras de Microsoft se han centrado en juegos de primera categoría que podrían dar frutos en un par de años.

Es muy difícil saber tan pronto qué consola valdrá la pena, porque las estrategias de software todavía se están definiendo (y juegos de la Xbox Series X como Halo Infinite todavía están por salir).

Limando asperezas

No olvidemos que una consola Slim tiene oportunidades de mejoras la PS5 de muchas maneras. La PS3 Slim, por ejemplo, no fue solo dos tercios el tamaño y peso de la PS3, sino que consumía un 40% menos con un procesador renovado y un sistema de refrigeración rediseñado que hacía que sonara y se calentara menos.

Aunque no esperamos ver nada tan drástico como el 'anillo rojo de la muerte' de la Xbox 360 (que rompió la mía propia y su primer reemplazo), los pequeños errores pueden ser resueltos en el siguiente hardware. Como el DualSense de la PS5 tiene el mismo problema con el joystick que los Joy-Cons de Nintendo, esperamos que este tipo de cosas se solucionen en un futuro.

Está claro que la PS5 ofrece una mejora importante con respecto a la PS4 y la PS4 Pro. Pero para aquellos que quieran la mejor versión de la PS5, en vez escoger el primer modelo que ha lanzado Sony, llegarán mejores cosas más adelante.

¿Y si no? Bueno, la PS5 original desde luego será más barata.