Skip to main content

16K explicado: ¿qué viene después de la resolución 4K y 8K?

Sony TV de 16K
(Crédito de imagen: Sony)

¿Es hora de empezar a pensar en los televisores de 16K? En la continua carrera entre los fabricantes de televisores por superar a sus competidores, los estándares tecnológicos siempre apuntan a nuevas cotas, y eso significa que la resolución 16K (el siguiente paso tras el 4K y el 8K) ha llegado.

Para la mayoría de los hogares, 4K es la resolución estándar de las mejores smart TVs. Es raro comprar un nuevo televisor sin que el 4K forme parte del mínimo que esperamos. Pero no es, ni mucho menos, la mejor opción de resolución que hay ahora en el mercado. De hecho, ni siquiera los televisores de 8K son los mejores disponibles, dada la llegada de las pantallas ultra-avanzadas de 16K.

Esta tecnología, que promete una claridad, nitidez y nivel de detalle inigualables, es sin duda el santo grial de la experiencia cinematográfica. Sin embargo, la tecnología es todavía bastante nueva y tiene un precio elevado, lo que hace que nos preguntemos en qué se diferencia del 4K y el 8K, y si se convertirá en una opción de resolución básica. 

Sony fue la primera gran marca en presentar un televisor 16K en el 2019. Su pantalla Crystal LED de 16K era (y sigue siendo) toda una belleza. Su brillo de 1.000 nits, su número de píxeles de 15360 x 8640 y su configuración modular permiten a esta tecnología crear una realidad "casi virtual" que ofrece una visión inmersiva.

Aunque todas las características anteriores hacen que sea demasiado tentador decir adiós al 4K para siempre, pasando por alto el 8K por completo, no podemos. Esto se debe a que el 16K como estándar doméstico está muy lejos. La mayor parte del entretenimiento no está disponible actualmente en 16K. A decir verdad, todavía hay muchos canales que no ofrecen el verdadero 4K, y esa resolución está disponible desde el 2012.

Aun así, aunque no todos podamos comprar una de esas teles ahora, esta guía puede llevarte a través de lo que significa realmente la televisión en 16K, lo que sabemos de esta tecnología hasta ahora y, en última instancia, si llegará a dominar nuestros salones.

¿Qué es 16K?

Básicamente, el término 16K se refiere al número de píxeles de una imagen. Pero para poner en perspectiva los 15360 x 8640 píxeles de 16K, tenemos que ver lo que ofrecen las resoluciones 4K y 8K. Normalmente, 4K se define por 3840 x 2160 píxeles, mientras que 8K es 7680 × 4320. Esto significa que los televisores 16K tienen una densidad de píxeles 16 veces superior a la del 4K, y ocho veces superior a la del 8K. Es una gran mejora. 

Como los píxeles tienen que ser más pequeños para que quepan tantos en una pantalla, los píxeles individuales tampoco pueden emitir tanta luz, por lo que es fundamental que los televisores de 16K ofrezcan un brillo de referencia. Por eso el marcador de 1.000 nits es una característica tan importante de las resoluciones 16K.

Suponiendo que los televisores 16K mantengan la configuración modular que presentó Sony, el televisor entero estaría formado por pantallas cuadradas de 16x18 pulgadas con una resolución de 360x360 en cada una. De este modo, se conseguirían frecuencias de actualización de 120Hz, una escala de grises de 10 bits y un 99% de superficie negra, lo que permitiría obtener negros profundos y un excelente contraste. Una vez más, esto supone que otras marcas opten por especificaciones similares.

El nuevo televisor TCL Serie 6 8K con Mini LED

(Image credit: TCL)

¿Son las pantallas de 16K mejores que las de 8K?

Puede sonar escandaloso preguntarlo, pero ¿realmente las pantallas de 16K suponen una gran diferencia? Es importante preguntárselo antes de empezar a soñar con la llegada de pantallas tan avanzadas a nuestros hogares, ya que aún queda un buen tiempo.

La verdad es que todo depende del tamaño del televisor, del contenido que se vaya a ver (¿se va a ver contenido en 16K?) y de lo cerca que se esté de la pantalla. 

Cuanto mayor sea la resolución de una pantalla, más cerca tendrás que estar para ver los detalles. Así, si estás sentado a 3 metros de la pantalla de un televisor, es probable que no puedas ver la diferencia entre 4K y 8K, y mucho menos entre 16K.

Si estás sentado lo suficientemente cerca, querrás contenido nativo en 16K (vídeo grabado o creado en 16K) para ver lo bueno que puede ser. Los fabricantes de televisores de 8K aún no han encontrado la manera de aumentar la escala de los contenidos de baja resolución de forma eficaz, y esto es cada vez más difícil para un procesador de televisión cuanto mayor es la disparidad entre la resolución del contenido y la resolución de la pantalla.

Así que habrá una notable diferencia de calidad si se compara con el 4K o incluso con el 8K, pero esa diferencia será mínima a menos que se cumplan ciertas condiciones. 

Las desventajas de los 16K en este momento

El tamaño de los archivos de los contenidos 4K es mucho mayor que el de los contenidos de menor resolución. El streaming de ese tipo de contenidos a través de Internet o datos en casa es difícil, y eso sin incluir resoluciones más altas. Sencillamente, el ancho de banda aún no está disponible, no solo para las emisoras, sino también para los espectadores, ya que la mayoría de la gente no dispone de banda ancha de alta velocidad, especialmente en las zonas más rurales, donde no hay casi Internet.

Cuando se añaden estas variables, las ventajas de la nitidez de las imágenes y la fluidez del movimiento empiezan a palidecer en comparación con todos los posibles inconvenientes actuales.

PS5 plantada

La PS5 es técnicamente capaz de ofrecer juegos en 8K, pero en realidad faltan años, y los juegos en 16K pueden estar a décadas de distancia (Image credit: Sony)

¿Y los juegos de 16K?

Es posible, pero no es una opción fácilmente accesible, lo cual es un tema recurrente con el 16K. Algunos gamers ya han jugado en 16K, como demostró el YouTuber Linus Sebastian (opens in new tab) tras configurar 16 pantallas 4K para jugar. Sus resultados fueron impresionantes, pero podría decirse que no eran verdaderos 16K, ni ofrecían los gráficos fluidos que hemos visto producir a los 16K de verdad. 

También hay que tener en cuenta que las últimas consolas PS5 y Xbox Series X acaban de introducirse en las opciones 4K, por lo que esperar 16K es exigir demasiado en este momento. Los gamers de PC, como siempre, se encuentran en mejor situación que sus colegas de consola, pero es el coste lo que seguirá poniendo difícil jugar en 16K. 

¿Estamos preparados para la resolución 16K?

Comercialmente, sí. En la práctica, no. En este momento, el 16K es un lujo que poca gente podrá permitirse y/o disfrutar adecuadamente. Si nos centramos solo en Sony por el momento, se especula que el precio es de unos 8.000€ por módulo, a lo que hay que añadir la logística de hacer funcionar esta tecnología excepcional en su estado óptimo.

Como consumidores, estamos deseosos de las últimas y mejores tecnologías, y está claro que los fabricantes son capaces de hacer que el 16K funcione, pero una casa normal y corriente aún no está preparada. Ni lo estará en los próximos dos o tres años. Para que el 16K llegue a todo el mundo, será un proceso constante y gradual, en el que los televisores 8K tendrán que estar tan extendidos como lo están ahora los 4K.

¿Qué es lo siguiente para los televisores de 16K?

A pesar de ser una perspectiva apasionante para los amantes del cine en casa, la televisión en 16K aún está en pañales. La innovación de la que ya hemos sido testigos está abriendo muchas posibilidades, pero pasará tiempo antes de que el 16K ofrezca los altos estándares que exigimos a esta tecnología, con la asequibilidad necesaria para su aceptación generalizada.

También hay que tener en cuenta que la resolución 8K aún no ha llegado a su fin, aunque la forma en que está ganando impulso rápidamente significa que el momento podría estar por llegar. El número de unidades 8K vendidas se ha triplicado en el último año. En cuanto a los siguientes pasos naturales, parece obvio que las cadenas de televisión y los espectadores querrán pasar al 8K antes de dar el salto al 16K.