La UE planea oficialmente un euro digital

Unión Europea
(Crédito de imagen: Shutterstock.com)

El siguiente escenario importante en el espacio de la moneda digital parece ser la Unión Europea, que ha anunciado sus planes (opens in new tab) de introducir un proyecto de ley a principios del 2023, estableciendo la base legal para el trabajo en curso (opens in new tab) del Banco Central Europeo. 

El valor de las criptodivisas ha crecido enormemente en los últimos dos o tres años (con algunos descensos notables por el camino) y parece que los gobiernos y los órganos de gobierno de todo el mundo están tomando nota y tratando de adelantarse a los ciudadanos que experimentan con monedas y sistemas de pago alternativos. 

"Si no satisfacemos esta demanda, lo harán otros", dijo Fabio Panetta, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, a mediados de noviembre. "Como colegisladores, ustedes desempeñarán un papel fundamental en cualquier cambio del marco legislativo de la UE que sea necesario para introducir un euro digital".

¿Es una buena idea?

Los planes fueron anunciados originalmente por la responsable de finanzas de la UE, Mairead McGuinness, en una conferencia sobre tecnología financiera.  

Habrá que ver el plan exacto que propone la UE para saberlo con certeza, pero hay algunas ventajas claras a medida que avanzamos hacia un mundo cada vez más digitalizado. 

Según el BCE, el euro digital sería exactamente eso: "El euro digital seguiría siendo un euro: como los billetes, pero en digital", dice el banco (opens in new tab). "Sería una forma electrónica de dinero emitida por el Eurosistema (el BCE y los bancos centrales nacionales) y accesible a todos los ciudadanos y empresas". 

"Un euro digital no sustituiría al efectivo, sino que lo complementaría. El Eurosistema seguirá garantizando el acceso al efectivo en toda la zona del euro. Un euro digital le daría una opción adicional sobre cómo pagar y haría más fácil hacerlo, contribuyendo a la accesibilidad y la inclusión." 

Son objetivos complejos, por supuesto, y hacerlos realidad será difícil. El hecho de que la UE espere hasta el año que viene para introducir la base jurídica del euro digital demuestra la metódica con la que el bloque y el BCE están llevando a cabo su trabajo.

Tras la irrupción masiva de las criptomonedas en la economía actual, los gobiernos de todo el mundo están estudiando seriamente cómo integrar las tecnologías digitales en sus propios marcos monetarios. 

China, por ejemplo, ha estado probando el e-CNY en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022 (a expensas del socio de pagos oficial Visa), a pesar de las preocupaciones sobre las tecnologías blockchain y la prohibición general de las actividades relacionadas con las criptomonedas en el país. 

Editor en TechRadar España de día, guitarrista de blues y friki de los cómics de noche. ¿O era al revés?