Skip to main content

La magia del DLSS de Nvidia permite jugar al Red Dead Redemption 2 en 8K de forma satisfactoria con una RTX 3090

Captura de pantalla del Red Dead Redemption 2 que muestra a un hombre lanzando un cuchillo
(Crédito de imagen: Rockstar)
Nuestro equipo para jugar en 8K:

Placa Base: Asus ROG STRIX Z390-E GAMING
Refrigeración CPU: Noctua NH-U14S
Ventiladores: Noctua NF-A14 PWM Chromax 140mm
Procesador: Intel Core i9-9900K, 8 núcleos / 16 hilos
GPU: Nvidia GeForce RTX 3090
Almacenamiento: 500GB Samsung 970 EVO Plus M.2 PCIe
Almacenamiento secundario: 2TB Samsung 860 QVO
Fuente de alimentación: Corsair RM850x 80 PLUS Gold 850W
Caja/Torre: Fractal Design Vector RS Tempered Glass
RAM: Corsair Vengeance LPX 32GB DDR4 3600MHz
Monitor: Dell UltraSharp UP3218K

Incluso habiendo pasando unos años desde su lanzamiento, el Red Dead Redemption 2 sigue siendo uno de los juegos con mejor aspecto que existe, y con la última actualización, que lo hace compatible con la tecnología DLSS de Nvidia, hemos querido volver a jugar para ver si por fin podíamos jugar en 8K.

En 2019, probamos a jugar al Red Dead Redemption 2 en 8K con la gráfica Nvidia Titan RTX, que en ese momento era la GPU de consumo más potente que había creado Nvidia.

Los resultados no fueron precisamente satisfactorios: con las configuraciones gráficas al máximo, el Red Dead Redemption bajaba a 18.65 fps de media con esa exigente resolución de 7680 × 4320.

Sin embargo, cuando hemos vuelto a probar el juego ahora teníamos esperanzas de que conseguiríamos mejores resultados. Para empezar, en los dos años que han pasado desde que hicimos la primera prueba, el juego ha recibido muchas actualizaciones, muchas de ellas dirigidas a mejorar el rendimiento; como es el caso de esta última que ha introducido la compatibilidad con el DLSS.

Por otro lado, hemos cambiado la gráfica Nvidia Titan RTX por la nueva Nvidia GeForce RTX 3090, y aunque esta segunda GPU cuesta menos que la Titan RTX, lo cierto es que rinde mucho mejor, gracias a las mejoras que ha implementado Nvidia en sus gráficas de la serie RTX 3000.

Hemos hecho ya varias pruebas de juegos que ya habíamos jugado con la Titan para volver a analizar el rendimiento con la RTX 3090, y siempre alcanzamos tasas de fps mejores.

En Red Dead Redemption 2, por ejemplo, la Titan RTX alcanza 18.65 fps con todos los ajustes al máximo, lo cual difiere mucho de los 60 fps que creemos que sería lo ideal para disfrutar de una buena experiencia de juego, sobre todo con gráficas de tan alta gama.

Por su lado, la RTX 3090, alcanzó 19.02 fps, lo cual está mejor, aunque sigue sin ser lo ideal. 

Cuando volvimos a hacer esta prueba, con las últimas actualizaciones instaladas pero con el DLSS desactivado, pudimos alcanzar una media de 25.3 fps.

Viendo como la cosa iba mejorando, aumentó nuestra esperanza de que en algún momento realmente pudiéramos disfrutar de Red Dead Redemption 2 en 8K.

Red Dead Redemption 2 PC

(Image credit: Rockstar)

El DLSS entra en juego

La razón por la que hemos vuelto a probar ahora el Red Dead Redemption 2 en 8K, es que, tal y como hemos dicho, ahora es compatible con DLSS (Supermuestreo de Aprendizaje Profundo). Lo que hace esta tecnología es que usa los núcleos Tensor de las gráficas GeForce RTX de Nvidia para realizar un escalado de la resolución del juego.

Gracias al Aprendizaje Profundo y a la inteligencia artificial, este proceso es capaz de hacer, por ejemplo, que un juego se ejecute a 1440p y que luego sea escalado a 4K (o más). La idea es que un juego escalado se vea visualmente con una resolución mucho más alta, pero como en realidad se está procesando a una resolución menor, exige menos a la GPU.

Por lo tanto, esto ayuda a gráficas de gamas inferiores a conseguir resoluciones más altas, y a las GPU de alta gama a alcanzar mayores tasas de fps de forma estable.

Hemos probado bastantes juegos con el DLSS y los resultados siempre nos sorprenden. Aunque a veces se puede llegar a notar la diferencia entre un juego que ha sido escalado y uno que realmente se está ejecutando en esa alta resolución, lo cierto es que normalmente no se puede apreciar, y más importante aún: te permite disfrutar de un mayor rendimiento sin afectar demasiado a la calidad gráfica. También significa que podrás activar exigentes efectos visuales, como el trazado de rayos, que de otra manera tu equipo no hubiera podido procesar.

Bueno, llegados a este punto ya hemos explicado cómo funciona la tecnología DLSS, e imaginamos que queréis saber qué resultados obtuvimos en esta última prueba.

Pues bien, nosotros también estábamos ansiosos por analizar la diferencia, sobre todo al hacer la prueba en 8K. Como hemos dicho antes, veníamos de haber alcanzado una media de 25.3 fps con las últimas actualizaciones instaladas y todos los ajustes gráficos al máximo, pero con el DLSS desactivado.

Entonces lo que hicimos fue hacer la prueba con las mismas condiciones, pero poniendo el DLSS en automático.... ¡Los resultados mostraron un cambio impresionante! Doblaron la tasa y pudimos alcanzar ahora una media de 50 fps.

Es cierto, siguen sin ser los 60 fps ideales, pero sí que significa que por fin el Red Dead Redemption 2 es jugable a 8K, algo que sin el DLSS era imposible.

Este es un ejemplo clarísimo del potencial y la utilidad del DLSS.

Como hemos dicho, los 50 fps eran de media. Si nos fijamos solo en la tasa mínima, esta aumentó de 21.5 a 29.7 fps, mientras que la tasa máxima paso de 31.3 a 62.2 fps. Esto demostró que estábamos muy, muy cerca de poder disfrutar de una media de 60 fps en 8K, algo que hasta ahora era impensable. 

Visualmente el aspecto era fantástico, aunque tal vez algo suavizado en los detalles más lejanos. También hay que tener en cuenta que el Red Dead Redemption 2, al igual que pasa con mucho juegos, no se diseñó para 8K, por lo que las texturas no se verán beneficiadas de la mayor resolución. Pero eso no quita que el DLSS haya demostrado su valía.

Hay varias opciones para el DLSS en Red Dead Redemption 2. En la prueba que acabamos de describir hemos dicho que habíamos puesto el DLSS en automático. Pues bien, en esta otra prueba escogimos el modo "calidad", que prioriza los gráficos por encima del rendimiento, para que el impacto visual sea el menor posible, pero claro, esto también significa que el rendimiento se ve afectado. Esto es debido a que la resolución que se ejecuta, y que es el origen del escalado, es mayor. Aun así, alcanzamos una media de 34.4 fps de media, lo cual está bien, se puede jugar, pero no creemos que la mejora en los gráficos merezca la pena; preferimos más rendimiento.

Luego está el modo "balanceado" del DLSS, que trata de buscar el equilibrio entre el rendimiento y los gráficos, y el resultado fue una media de 38.4 fps.

Por último, hay un modo "rendimiento Ultra", que alcanzó una media de 50.3 fps. 

Finalmente, ya que estábamos tan cerca de los 60 fps, retocamos algunos de los ajustes gráficos, con lo que por fin pudimos jugar al Red Dead Redemption 2 a 60 fps de media en 8K, lo cual fue maravilloso.

La conclusión de todo esto es bastante emocionante, y demuestra todo el potencial que tiene la tecnología DLSS de Nvidia a la hora de permitir a los gamers jugar en 8K. Esto significa que podremos jugar a esta impresionante resolución de 7680 × 4320 sin necesidad de comprar el PC gaming más caro del mundo.

Consigue la mejor experiencia de juego con los mejores periféricos y accesorios gaming: